Vi como se cogieron a la mamá de mi amigo…

Luisa es una hermosa abogada de 37, es la mamá de mi amigo, siempre viste muy elegante y provocativa, muchos en mi barrio deseábamos coger con ella. Pensaba en ligármela, y jamás pensé que una riña sería la oportunidad para un canijo menor que yo se la coja una calurosa tarde, pude verlo todo y como se la cogio por el culo, pero no me atrevi a hacer nada!…… Esto pasó hace dos años. Soy el menor de tres hermanos y vivo con mis padres en un edificio que sin ser lujoso es de bastante categoría en un barrio muy cercano al centro de la capital. En el mismo lugar había conocido a Javier un amigo que hace dos meses vino a vivir al edificio. A diferencia de mi, él era hijo único y vivía sólo con su madre, a la que por razones que ustedes saben llamaré Luisa. Ella era una hermosa abogada, con dinero, no abundante pero el suficiente para que vivan bien con su hijo, y tenía suerte en lo suyo, una empresa con sus oficinas en la capital le había ofrecido una excelente remuneración y fue así como vinieron a vivir en el tercer piso del edificio donde vivía.

Así, crecí viendo a Luisa usando ropa muy sugestiva que provocaba más de una mirada en casi todos los hombres. Cuando salía a la calle, su elegante manera de vestir me excitaba y sobre todo su figura que a sus 37 años estaba bien puesta, alta y esbelta como de unos 1.75 m, bien formada blanca de ojos verdes y pelo castaño, sus pechos medianos hacían juego con su cintura estrecha y buenas caderas un poco anchas, pero sobre todo un culo de campeonato que sin ser demasiado grande era redondo y respingón. Javier y yo teníamos 20 e íbamos al instituto, nos habíamos hecho muy amigos, su mamá vivía separada de su esposo, estaba muy apetecible y esa fue una razón porque siempre iba a su casa para ver a Luisa más seguido.

Frente de nosotros había otro edificio, mucho más viejo y bastante descuidado, ellos no tienen balcón, solo ventanas que dan afuera. Frente al mismo piso donde estaba Javier había un departamento que siempre tenía todo cerrado, como si no hubiera nadie.

Una tarde en que hacíamos los trabajos con Javier, se abrieron las ventanas del edificio de enfrente, las del departamento que coincide con ellos.

Estábamos con su mamá en el comedor, ella recién había llegado. Luisa estaba de costado al ventanal sentada con las piernas cruzadas lo que le subió la falda dejándole ver los muslos enfundados en medias transparentes y yo estaba de frente al ventanal. Al principio no me di cuenta pero después miré y vi a un tipo en el dormitorio del otro edificio, me asombró porque era medio enano, y estaba sentado en una silla mirando a nuestro sitio. Luisa siguió haciendo su trabajo, y yo vi que el tipo se asomaba por su ventana pensando que no lo veía, y vi ahora claramente que le miraba las piernas a ella.

Ya era tarde y me iba ir, Luisa se levantó para ir a su cuarto y desde el ventanal miré al departamento del tipo, éste se corrió a la pieza que dormiría para estar justo enfrente de la pieza donde estaba la mamá de Javier.

Con los días supe que allí vivía un tipo al que llamaban Kite que era un macarrilla, delgado, medio enano y cara pálida, siempre vestía informal con unos bermudas, sudadera sin manga y zapatillas. Este canijo, se ganaba la vida vendiendo discos de música en la esquina de nuestra calle. El chico no era un galán, su vocabulario era el de la calle, donde había crecido y aprendido rápido las verdades de la vida para poder sobrevivir, tenía fama de ser chuleador con las mujeres, sus panas lo apodaban el niño pija y había rumores que en su último año en la escuela se había cogido a una maestra. Por más que lo negara, a Luisa el chico le caía simpático, quizás porque le gustaba que se refiriera a ella como “mi reina”.

Las luces del interior donde Kite dormía siempre estaban apagadas y pronto vi que era para espiar a la mamá de Javier, una tarde antes que llegara Luisa vi por su ventanal una luz tenue y a ese tipo cambiándose, lo que vi me impresionó, estaba sobándose su pija que estaba hinchada en su slip, parecía una cosa enorme para su corta edad.

Regresé a estudiar con Javier y al llegar Luisa me volví a asomar cuando ella fue a cambiarse, esta vez Kite estaba con su pija al aire sobándose lentamente una cosa algo deforme, larga y con una cabeza morada, por la excitación que tenía debía estar espiando a la mamá de Javier que seguro estaba en ropa interior.

El canijo se reía mientras se tocaba esos huevos enormes, y después se empezó a vestir con esos calzoncillos anatómicos, que eran para apretar y sujetar a la bestia.

De ahí, todas las mañanas desde mi ventana veía a Kite con sus amigos en la esquina esperando verla pasar para contemplar las curvas de sus carnes macizas y el contoneo provocador de sus nalgas, a esos críos les gustaba chulear a la mamá de Javier. “Esa tía está buena está fuerte”… “si mi pana está buena pa cachar”.. “que rico culo se carga esa tía, para mí que quiere pinga” era lo que siempre solía oir. Yo sabía que Kite la deseaba, mientras le lanzaban silbidos y piropos a Luisa, notaba que Kite en silencio le seguía el sensual contoneo de ese provocador culo, mirándola como quien ve algo que difícilmente lo tendría.

Los fines de semana, cuando Luisa salía a correr con sus provocadores pants o licras Kite no perdía oportunidad de verla muy temprano, el culo de la mamá se veía espectacular, a veces la seguía a correr cuando estaba sola, y siempre le miraba el culo cuando ella se volteaba. Para sus cortos 17 era muy aventajado, siempre trataba de caerle bien le decía cualquier tontería para hacerla reir como si fuera su amiga. Yo también deseaba a la mamá de Javier, pero nunca imaginé que algo podría pasar entre ella y Kite.

Una noche había quedado en reunirme con mis amigos para salir, eran como las 6pm. Aún faltaba una hora para el encuentro cuando mamá me pidió que le comprara un desinflamarte de la farmacia. Mientras iba a la farmacia me crucé con la mamá de Javier, que como siempre estaba provocativa, luego de saludarla no pude evitar voltear a verla, la falda negra que usaba ajustaba su trasero y estaba como a 20 cms. por encima de la rodilla, para mi asombro vi que tenía puesto un calzón semitanga de encaje cuyos bordes se dibujaban completamente en ese soberbio culo.

Regresaba a casa y entrando al edificio vi a Kite sentado en la entrada posterior, conversaba por celular con alguien, desde su posición él no podía verme y no sé por qué me interesó escuchar lo que decía.

-…. si te digo que fue súper arrechante verle el calzón en su falda cuando subía las escaleras. Parece que lo hace a propósito, con esa falda tan ajustada es imposible no adivinarle todo.

-…. sabes creo que le falta un poco de pinga y te aseguro que me la cacho y se lo meto por el culo pa llenarle el tubo, que suerte tiene ese huevón si yo tuviera una madre así me la hubiera tirado mientras duerme.

Me quedé helado, que estaba pasando, recordé rápidamente que la mamá de Javier siempre está usando faldas y vestidos sensuales muy cortos, eso me calentaba. Yo le había podido ver el triángulo cuando se sentaba o la tanga entre las nalgas cuando se agachaba, pero me preguntaba si ella estaba provocando a Kite. Mientras llegaba a mi piso muchas ideas pasaron por mi mente. Apenas llegué a mi cuarto cerré la puerta y sin poder detenerme saqué mi pinga y comencé a sobarla con movimientos rápidos mientras a mi mente venían imágenes de la mamá de Javier subiendo las escaleras y agachándose dejando ver a Kite el calzón semitanga que se dibujaba en su falda. No pude más y el chorro de semen salió disparado una y otra vez mientras que mi pinga seguía roja y dura.

Después de calmarme, Me propuse saber que estaba pasando con Luisa, ver si todo era mi imaginación y la arrechura de ese macarra o había algo más. Al siguiente día fui a casa de Javier y cuando entraba su mamá me dijo:

-Hola Jorge, Javier no está, tengo que salir, si deseas espéralo.

-Está bien señora

Estaba viendo la tele cuando en eso Luisa me llama

-¿Jorge estas ocupado?

-No señora, ya voy, -dije.

Me disponía a entrar en su cuarto cuando escuché una risa mientras ella se cambiaba. Decidí pegarme a la puerta y escuchar.

– … eres una terrible, pobrecito… Como dices que se llama? … oí en el altavoz del celular

-Mujer te dije que se llama Kite y no sabes como se puso, lo vi de reojo mientras él tenía los ojos clavados en mi culo por el espectáculo que le di al agacharme.

– Por eso digo que eres terrible.

Al sentir que salía de la habitación, corrí a sala.

-Jorge ya me voy, salí a su encuentro.

-Cuando llegue Javier le entregas estas llaves

-sí señora

Después de escuchar a su madre me sentí muy confundido y con una excitación como nunca antes. Realmente había muchas cosas raras y si no fuera por la conversación que escuché no lo hubiese prestado mucha atención. Me encontraba ahora deseando a Luisa como un objeto sexual y con curiosidad morbosa de saber que hacía para calmar sus necesidades sexuales, así que cuando salió decidí investigar.

Fui a su habitación y empecé a buscar entre sus cosas para ver si había algo, mi sorpresa fue al encontrar escondidas lencería y faldas súper sexys y muchas de ellas nunca las había visto puestas, lo mas caliente fueron dos paquetes, por las envolturas podía ver que eran una faja body y un traje de baño enterizo de marca.

La pija se me puso dura de solo imaginar cómo se le verían puestas, me excitaba mucho y temía que Javier pudiera llegar en cualquier momento, cogiendo la envoltura de la faja fui al baño y me volví a pajear muerto de celos de imaginar para quien se podría estar vistiendo así y sobre todo quien gozaría del culazo que tenía.

Pensaba en Luisa y lo delicioso que sería cogérsela con esa faja puesta, imaginé haciéndole un pete en medio de sus nalgas, estaba tan caliente que apretando mi pija largué varios chorros.

Rápidamente volví a la habitación y guardé todo como estaba sin antes limpiar uno de mis chorros que había salpicado en la envoltura de la faja.

Después de eso un sábado a las 10am encontré en la esquina a Kite junto a Javier y su mamá Luisa que llegaba del gimnasio, ella tenía puesta un leggings negro enterizo, podía adivinar bajo la tela un leotardo del mismo color, sin dudas estaba buenísima. Vi que Luisa hablaba con Kite, mientras Javier revisaba los discos del mostrador, me acerqué a saludarlos y ver con él los discos cuando escucho un sonido a bofetada:

– Oye idiota que te pasa… Javier estaba furioso

– Kite: tranquilo weon que tienes??

– Chicos por favor, ya paren no quiero problemas

– Señora dígale a su hijo que se calme

– Que me calme??? Javier estaba a punto de golpear a Kite

– Déjalo tío ya pasó, dije separándolos

– Miserable, eres un…

– Javier!! basta!

Ambos se separaron, mientras nos íbamos escuché a Kite murmurar “espérate weon esto no va quedar así, tu mamá va probar pija y le voy a sacar pedos a ese culote hasta emputecerla, ya veras ya…”

Fuimos a su casa, traté de calmar el ambiente mientras hablábamos:

– Javier porqué te metes en líos??

– Pero mamá es que no vistes..

– Que no? casi me armas un alboroto!

– Tú no entiendes mamá

– Seguro que no… dijo mientras iba a su cuarto

En eso Maria Luisa regresa de su cuarto y se dispone a salir, “lo siento hijo si no te disculpas hablaré con ese chico”… “pero mamá!”… “basta!”. La vi salir con el mismo leggings pero esta vez llevaba unos zapatos de tacon. Mientras conversaba con Javier, muchas ideas pasaron por mi mente, venían imágenes de Luisa y Kite mirándole el culo, y fue cuando quería saber a donde iba, la vi por la ventana cruzando la avenida para entrar al viejo edificio de enfrente.

“No puede ser, creo que lo va buscar…” pensé, “Oye Javier, te dejo un rato para que estés tranquilo, mejor olvídalo tío”… sabía que Kite podía estar dentro, bajé corriendo y la seguí al viejo edificio, al llegar al cuarto piso y ya frente a la puerta de Kite me pegué para escuchar:

– … no se preocupe señora…

– Porqué mi hijo te quiso pegar?

– Mejor olvídalo mi reina… le dijo intentando chulearla

– No hijo, mejor dime que pasó

– Es que me da verguenza…

– Verguenza de qué hijo? si eres buen chico

– Si mi reina, pero prométame que no se m*****ará

– Vamos dilo las cosas como son, no me m*****o te lo prometo

– Esta bien, cuando usted se volteó a ver su celular yo le miré el culo

– Y??

– Te veías riquísima con ese pants…

– Nada más??

– La pija se me puso dura y me mordí los labios mirando tus nalgas

De pronto silencio… “por lo que veo eres un tanto fijado y aún más en mis nalgas, verdad?, te gustan mis nalgas?” A lo cual Kite le contestó que la verdad sí y bastante. “y eso que tienes ahí no es tu mano verdad?” “No mi reina, es por ti que estás muy hermosa” Entonces escuché que ella se levanto del sillón donde se encontraba y dando unos pasos le dijo: Quieres tocarlas?, en ese momento me di cuenta de que era verdad lo que decían de Kite y que por fin había llegado su oportunidad. “Voltéese señora” dijo el Kite, sobre el piso de madera con el lento sonido de los tacones, imaginaba a Luisa dándole la espalda levantando un poco su trasero. Podía escuchar el sonido de sobeteo.. mmggf plaff!! ambos jadeaban, hasta que Luisa le dijo: te gusta? , a lo cual contestó: Sí bastante. La verdad me encontraba idiotizado escuchando semejante guarrada, entonces Luisa le lanzo otra pregunta: y que? sólo quieres tocarlo o hacer algo más?, a lo que Kite le dice: “la verdad señora, quiero entubarla por el culo…”, de pronto silencio, pensé que ahí iban a parar, pero no, en eso oí besos y jadeos, los sonidos de tacón me hicieron presentir que iban a su cuarto, sabía lo que iba pasar allí dentro, no podía creerlo, estaba muy excitado después de eso, y arriesgándome decidí entrar en silencio para ver lo que pasaba.

Al entrar los ví magreándose, especialmente a Kite que estaba hecho un idiota amasando por encima del pants el culo más deseado por sus panas, por mi y seguro por muchos tipos que la conocían:

-mmm que dura la tienes nene ¿Siempre haces lo mismo?

-No, solo cuando te vi me dejé llevar.

-Te ibas a ganar unas cachetadas bien fuertes

-Te digo la verdad: te he estado viendo todo el tiempo y tienes un cuerpo maravilloso…un cu…

-Anda dilo, qué palabra ibas a pronunciar… Luisa quería escuchar que la tratara así.

-Tienes un culo riquísimo

-¿Sí, y qué más?

-Tienes buenos pechos, tu culo está para romperlo… Kite le arrimaba la pija que estaba hinchada en su bermudas

-Así que eso piensas… sabes que soy abogada y mayor que tú ¿Dime, tú quieres romperme el culo?-Luisa estaba excitada por estar hablando esas cosas… “quieres romperme el culo”, se le notaba algo mareada… No podía creer que yo acababa de oir esas cosas a la mamá de Javier.

– Kite le miró a la cara de nuevo… Sí… mientras le calzaba la pija en una de sus nalgas

-Pues es una pena porque ya me voy, piensa en mí por ahora bebé.

-Pero yo quiero hacerlo ya.

-¿Me quieres romper el culo ahora? a Luisa le excitaba escucharlo y decirlo.

-Si mamacita, estamos solos mi reina.

– Niño insolente, tendrías que ser muy hombre para hacerme sentir mujer.

-Que buen culo tienes seguro que te gustaría que te lo rompa, le dijo ya sin ningún respeto.

Sin decir nada él se dio cuenta y la abrazó de la cintura, se le pegó como chicle y otra vez la tenía con su bulto pegado a su culo. El ambiente estaba muy caliente, en un acto reflejo saqué mi pinga y me comencé a pajear mientras seguía escuchando las obscenidades que Kite le decía al oído y viendo a Luisa ponerse cachonda, él era un poco bajo pero aún así su enorme pija le daba oportunidad de sentir las nalgas de ella en cada arrimada…

– quiere verlo?

– no Kite tengo que irme, mi hijo puede sospechar (pero no le quitaba los ojos de encima)

– Kite se le empezo a acercar mas y le dijo:anímese solo sera un rato

– esta bien solo lo veré

– Luisa se sento en el camastro y el se paro frente a ella,cuando en eso se baja el bermudas y cae un tremendo trozon, Kite lo tenía grande para su edad. Luisa puso una cara de sorprendida…

– wao no pensé que era tan grande

– claro ya ve le dije que valdría la pena

Los dos se hecharon a reir, pero el seguía en frente a ella que miraba su pieza con asombro

– toquelo

– no insolente que hablas soy tu mayor respetame (pero se notaba que queria hacerlo)

– vamos animese no sera mucho tiempo… la pija apuntaba al rostro de Luisa como una serpiente que hipnotiza a su presa

– esta bien pero de alli te levantas la trusa.

En eso ella lo agarro y empezo a jugar como una niña con el pene de Kite, lo movia de un lado a otro y se reia

– metaselo en la boca

– no te pases niño! Le estas pidiendo una mamada a una abogada!

– niño? Jaaa vamos! de todas formas ya lo está tocando es igual

– no Kite esto ya es mucho

– ya empezamos con esto y tenemos que terminarlo

– esta bien pero ni una palabra de esto a mi hijo

En eso Luisa se arrodillo dejándome ver todo su culo ,y se metió a la boca esa pieza , no lo pude creer la mamá de Javier arrodillada y chupandole a ese canijo!, aproveche que los dos cerraban los ojos y entre para ponerme detrás de un sofa y tener mejor vista. Luisa le comia la pija a Kite, por momentos parecia como si se atragantara ya que él le tomaba de la cabeza.

– espera ya no aguanto yo tambien quiero chuparte el culo

Luisa no dijo nada y Kite la levanto, la beso apretando esas nalgas tan deseadas por muchos, ver las manos de Kite agarrandole el culo a semejante hembra me cortaba el aliento, lentamente le bajo el licra a Luisa y mi sorpresa fue que ella llevaba un leotardo de satín, toda mi vista estaba en ese culo y con esas telas tapándole la mitad de sus cachetes se veía mejor, no podia hacer nada solo pajearme y ver. Kite se tomo un momento para observar el cuerpo de su sensual vecina y acto seguido se quito la playera y el bermuda quedando solo con su pija al aire… hincándose trás de ella empezó a chuparle ese culo tan deseado por todos, sin sacarle el leotardo y con mucha habilidad Kite le pasaba sus labios por las nalgas las mordiscaba y mamaba, acto seguido comenzó a lamerle la raya del culo para luego abrir esas perfectas nalgas y chuparle el ano…

Se echaron en la cama y Luisa se le monto encima, empezó a cabalgar, Kite le bajo los breteles del leotardo y para agarrarle las tetas a Luisa. No lo podia creer la madre de Javier haciendo eso y peor aun con ese menudo macarra.

– salta salta puta

– ayyy Kite hace tiempo que no hacia esto aayy

– Kite la volteo y la obligo a cabalgar de espalda, ella accedio, todo el culo rebotaba enfrente de el , el se excito aun mas.

Se le veia la cara de placer y a quien no … ver rebotar un culo asi. Luisa saltaba y saltaba dando sentones, en eso le dijo a kite que se ponga encima (los dos mirandose)

– si si sigue sigue mas fuerte.. los chirridos del camastro se hacían más fuertes y eso excitaba a Luisa

– toma toma puta culona…

Yo solo me hacia una buena paja viendo todo. Estaba realmente en shock, ver a esa abogada seria y educada, coger de esa manera y con ese vagabundo clavándosela, no lo podia creer, los gritos y fuertes chirridos del camastro seguian, hasta que en eso pararon de gritar, pense que ya habian acabado asi que fui a la puerta, pero noo después de 3 minutos Luisa volvio a gemir, no aguante las ganas de ver y regrese, lo que vi se quedo en mi mente hasta ahora, la escena era muy morbosa: un chico de 16, flaco y de aspecto mundano, apuntando con su verga bien erecta al culazo redondo de una hermosa señora de 37 para hacerle un anal… ambos estaban de pie frente al espejo grande que tenía ese cuartucho, Luisa se babeaba del placer, como si fuera una tanga tenía metido la tela de su leotardo en medio de sus cachetes, Kite hizo la tirilla a un costado empezó a rozarle el ojete a la hermosa madura, ella gemía con sólo sentir la cabeza rozar la entrada, y con ambas manos separó sus blancas nalgas invitando a la penetración. Entonces Kite se puso detrás de ella y abriéndole un poco sus carnosas nalgas colocó su pene en la entrada del ano y le empujó primero la cabeza, a lo cual Luisa sólo pego un pequeño grito o gemido, entonces empezó a empujar lentamente y su verga empezó a entrar con esfuerzo en el soberbio culo de la joven mamá, haciéndola lanzar un chillido que primero fue dolor, luego inercia, finalmente placer. La sujetaba de la cintura, la jalaba hacia él y le empujaba su pija para que pueda entrar toda. Luisa sólo se agarraba de los bordes del espejo y gemía un poco.

Cuando se la enterró toda, Kite se la dejó metida un momento. “mmmgff que culazo tiene señora, te voy a cachar rico mamacita… siempre quise tenerte así, tan seria y tan puta calienta pijas” En el espejo podía ver el reflejo de sus rostros excitados sobre todo del Kite al sentir su pene dentro de ella y como era oprimido. No lo podia creer eso ya era mucho. Ver a la mamá de Javier ensartada por el culo impresionaría a cualquiera.

“Ahora vas a ver como culea este niño!” Kite comenzó un mete y saca que fue aumentando en un ritmo desenfrenado hasta hacerse una bomba dentro del culo de la bella señora Luisa, que gimiendo de placer llegó al orgasmo con facilidad mientras lo atraía hacia sí a Kite, el macarra observaba con deleite la culeada que le estaba dando.

-¡Ahh ahh ahh mi niño sigue así que rico oh oh ahh ahn aaahh !

-¡Si tragatelo todo que rico culo tienes oh ahh !

Casi no reconocía su voz en medio de gemidos, definitivamente era Kite que se estaba tirando a la hermosa mamá de Javier. Ese flaco pendejo la culeaba bien aferrado a su cintura dándole unos terribles embates que hacían temblar las redondas y deliciosas nalgas, sus delgados dedos estrujaban ese par de carnes macizas. Era delicioso, las manos de Kite subían acariciando la tersa piel de Luisa, por debajo del leotardo la tomaba de las tetas fuertemente y la jalaba hacia él. Y así se la seguía culeando, ella no hacía mas que jadear y gemir.

– ¡Aaaah, que rica eres, mamacitaa! plaf plaf plaf plafff… sonaba cuando chocaba con sus nalgas, el sonido de las carnes era enloquecedor

– aah aaahh! sus gemidos eran gritos ahogados por sus dientes mordiendo su labio inferior… mmmgghh mmggghfff ahhhhh que rica verga tienes mi niño!!

– ploff plofff plaff plash plafff plafff plafff!!! ahh mmgh aahh tiene un delicioso culo señoraa!!… esto es por la bofetada de tu hijo puta! plaasssh!! sonó al darle un manotazo en su nalga derecha.

Entonces Luisa lanzó un alarido “Así! ¡aaaaaaaaahhhh! ¡aaaaaaaaahhhhh!”y comenzó a moverse como loca atrás y adelante, recibiendo la pija que la pistoneaba sin cesar. “te gustan los pendejos mamacitaaaa..” decía Kite

-Sí! ¡Eso, pendejito! ¡Hazme tuya! ¡Párteme bebé!- vociferaba. El macarrilla la estuvo empalando un largo rato haciéndola acabar un par de veces.

– Aahh me corroo me coorrooo!!! Dijo esto el pendex, cuando su cuerpo comenzó a moverse frenéticamente de atras hacia adelante embistiendo su pelvis contra las carnosas nalgas de Luisa. “mmmg Te lleno el tubooo con mecos, mamacitaaa¡ aaaaahh!!” Esa escena, digna de una película porno, se quedó grabada en mi mente e hizo que no pueda más y mi chorro de semen salió disparado una y otra vez… frente al espejo sus rostros pálidos y excitados reflejaban el momento en que la pija de Kite llenaba los intestinos de Luisa escupiendo semen a borbotones, y así vi como se vino inundándole el recto totalmente de semen caliente y espeso…

– ayy aayyy asiii, toda la leche, asiiiiii en el culo, toda, que rico, por favor llenaaamee oooohhhh!!!

– uuf que culo mas rico señoraaa¡¡…

Se quedaron pegados frente al espejo y luego se tumbaron al camastro, después de eso Kite la beso en los labios y Luisa le pidio que de lo sucedido no quería que se enterara NADIE, ni su mejor amigo, que si lo contaba ella lo negaría y él jamás tendría oportunidad de más de esto… él se quedó mirándola y le aseguró que nadie lo sabría, que guardaría su secreto.

Sali rápidamente, me fui a un Parque a pensar de lo sucedido, espere una hora y regrese a mi piso. No pude decirle nada a Javier, pero hize como si no pasara nada y hasta hoy hago como si nada hubiese pasado, pero ya no la veo igual, me la imagino con ese leotardo puesto y al macarra detrás de ella con su delgado cuerpo embistiendo frenéticamente el voluptuoso cuerpo de Luisa, follándosela en el gimnasio, en un baño público o en los pasadisos del viejo edificio. Cuando usa falda tengo unas ganas de subirle, ver como usa sus calzones y alli decirle todo. Pero no deja de ser la mamá de mi amigo, y por más que tenga ese culo cerca por ahora no me atrevo, tal ves pronto lo haga. Y por lo de su próximo encuentro de Luisa y Kite supongo que fue en un hotel porque iba a su depa mas seguido y no note nada extraño.
(cazando relatos de la red autor maxmass90)
Dedicado a wnk, milord y anom.

Comments

  1. By ronald

    Responder

  2. By Erick

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.