Verano 2004

El tema es que en el Sur de la provincia de BsAs, mi Mama tiene una hermana que vive en el campo, es un campo hermoso, que tiene todas construcciones antiguas, una casa muy grande, dos casas más, dos galpones para guardar cosechadoras, unos galpones inmensos!
Hasta hay una escuela, que funciono en un tiempo y ahora no, pero reitero, es un lugar hermoso de una gran arboleda etc. etc.
La parte donde se encuentra el “casco” tiene 6 manzanas, para que se dé una idea lo grande del lugar.
Para fin de año, se junta toda la familia de mi Mama, entre 80 a 100 personas entre grandes y chicos. Mi familia es de seis integrantes, mis padres, tengo una hermana más grande, dos años más que yo, ella se llama Valentina, tengo una gemela que se llama Constanza y otra que tiene cuatro años menos que yo, que se llama Jessica.
Después de esa fiesta, que dura tres días para la mayor parte de los que van, pero luego, al comenzar a irse cada cual a sus respectivas ciudades, hay algunos que se quedan, algunos a pasar todo el verano, otros todo Enero, otros solo Febrero, pero no más de tres o cuatro… o cinco como máximo.
Además de los que se quedan, viven en el campo, mi tío, mi tía y dos hijas, una que se llama Graciela que tiene 7 años más que yo, y la otra que tiene como 20 más que yo, las dos son solteras. También vive un varón, casado con un bebe, en otra de las casas del casco que les contaba antes.
Ese era el primer año que me quedaba, ninguna de mis hermanas síquiso quedar, mi familia completa se fue a Miramar a pasar todo Enero, al finalizar el mes, me pasarían a buscar, para volver a Buenos Aires que es donde vivimos.
Entre los que se quedaron ese verano del año 2004, estaban, Héctor e Hilda, tíos de mi Mama y de la dueña del campo y otra tía que se llama María Eugenia.
Todos habitamos la casa grande, que tiene como 6 habitaciones, una cocina muy grande, un comedor con una mesa larga y bancos a sus costados para todos, nunca éramos menos de 10 personas en cada comida. A mí me toco compartir el cuarto con la tíaMaría Eugenia, nuestra habitacióntenía dos camas individuales.
Me acuerdo que un día, hacía mucho calor, era la siesta, no recuerdo muy bien cómo, pero estaba jugando con el tíoHéctor, este señor, es de La Plata, vive en una casa muy grande y antigua solamente con su esposa. Tenía en ese momento 73 años, es un tipo pelado, con panza, no muy alto, farmacéutico, bastante antipático.
Como decía, estaba jugando con él a hacernos cosquillas, hasta que en un momento, él estaba con un pantalón de vestir gris clarito y una camiseta musculosa blanca, yo estaba con una maya enteriza. Decía que en un momento, veo que su pantalón estaba mojado!! Realmentepensé que se había hecho pis por las cosquillas que yo le había hecho! La cosa fue que él se levantó apurado de la cama, y se metiórápidamente en el baño que quedaba justo al lado de la habitación, dejando la puerta sin cerrar completamente.
Entonces yo desde afuera, le pregunte si se había hecho pis! y él me dijo que no, me dijo, quieres entrar? veni… pasa! entonces entre, y él estaba sentado en el inodoro, le dije te paso algo?? y me dijo que si, que le había pasado algo, y me miro y me dijo que si quería ver lo que teníaahí.
Entonces me acerque y el saco el pene para que yo lo viera!!! cosa que nunca me hubiera imaginado, sabía que algo raro pasaba, pero no sabía que! después de que el me mostrara su pene, comencé a entender más. Me dijo que saliera del baño, que no le contara a nadie lo que había visto, que ya me iba a explicar lo que le había pasado.
Luego de aquello, quiero ser súper sincera, quede impactada! nunca había visto un pene en mi vida.. Además, el de este “Tío” era muy grande, para ser más clara, diría que algo así como 20 centímetros y gordo, lo que era para mí algo de verdad, pero de verdad… algo increíblemente impresionante y diferente a todo lo conocido.
Deben haber pasado del primer suceso, solo dos o tres días, la cosa es que yo estaba caminando con él, que supuestamente “me cuidaba” ya que recuerdo a los que no leyeron la primera parte, que estaba sola en el campo de mi tía, donde ademáshabía dos o tres visitas más en ese verano del año 2004, también recuerdo, que hoy 11 de Septiembre de 2014 tengo 18 años cumplidos hace un mes.
A unos 200 metros de la casa principal, estaba el criadero de cerdos, todo alambrado, pero se podía ver perfectamente las chanchas con sus lechoncitos, esto quedaba detrás de dos galpones muy grandes, uno que llamaban el “tinglado” o “Tambo” que era justamente lo último, y el otro, muy grande todo cerrado, el máspróximo a los cerdos, con una puerta de dos hojas por un lado, y del otro un portón gigante. Allíhabía guardadas adentro, dos cosechadores muy muy grandes.
Luego de ver los cerditos, fuimos a ver las cosechadoras, estaba viendo lo grandes que era, cuando el TíoHéctor me dice… te acordas lo que viste el otro día?? Esa pregunta me impacto en mi cabecita! y le respondí que sí, que me acordaba. El estaba con el mismo pantalón gris de verano, una remera. Yo tenía un vestidito floreado. Entonces me dijo que si tenía ganas de volver a verlo! y mi curiosidad superaba mi recato y le dije que sí, que quería verlo de vuelta.
Entonces el bajo su bragueta, y saco su miembro que no estaba erecto, pero era igualmente grande y BELLO para mí! Te gusta?? Me dijo, yo que comenzaba a sentirme “asustada” y avergonzada, no sabía en quépodía terminar esta situación nueva para mí, le dije que sí.
Entonces me dijo que éltenía que tocárselo haciendo movimientos hacia adelante y hacia atrás, para que se le parara, textuales palabras utilizadas por él. Yo solo miraba, no quiero imaginarme mi cara! él se tocaba y poco a poco él se tocaba y se tocaba.
Como deben imaginarse, a los poquitos minutos ya tenía su pene súper erecto, y recuerdo que me decía, que bárbaro! no pensé que se me iba a poner tan duro! a mi edad no es fácil que esto se ponga así… (Recuerdo que éltenía 73 años)
Siguió tocándose acompañando a cada movimiento con un gemido masculino, que notaba su excitación en aumento como el tamaño de su miembro.
Cuando su cara y sus gemidos ya eran importantes, me dijo… ahora… vas a ver cómo sale “lechita” de mi pija (Todo textual) la cosa es que a los pocos instantes comenzó a salirle muchísimo semen de su miembro, jamás en mi vida, había visto semen!! quede muy sorprendida como se imaginaran! Cuando termino de largar su semen al piso, que era de pedregullo, lo limpio bien con un pañuelo y lo volvió a guardar.
Me dijo, que el primer día, cuando yo lo había visto “mojado” a su pantalón, como yo habíacreído que se había hecho pis, en realidad, me dijo, que el hecho que yo le hiciera cosquillas lo había excitado mucho y le había salido semen, como ahora que yo lo estaba viendo.
Me volvió a repetir que no le contara a nadie lo que había visto, que otro día, me iba a dejar que yo se lo tocara si quería, que estaba muy sorprendido, que era muchísimo el semen que había largado! que no lo podía creer.
Salimos del galpón, seguimos caminando un rato más, yo estaba súper impactada, es más, le pregunte si a la tarde lo iba a poder ver de vuelta! y me dijo que no… que él era un hombre viejo, que no podía tan seguido, que no se le ponía duro. Que mañana o pasado lo iba a poder volver a ver, que me quedara tranquila.
Esa noche no podía dormirme, esas imágenes me daban vuelta por mi cabecita, estaba como loca! era impresionante lo que había visto y nunca lo iba a olvidar.
Luego de haber tenido un día sumamente increíble, ver como mi TíoHéctor se masturbara delante de mí, pase los dos días siguientes pensando y recordando lo que había visto.
Al día siguiente, le pregunte si íbamos a ir al galpón y me dijo que no, que no podía.
Espere ansiosa hasta el día siguiente y volví a hacerle la misma pregunta.. me dijo que era un hombre muy mayor, que si o si, debía dejar pasar unos días para poder recuperarse. Que me quedara tranquila, que él me iba a avisar cuando, que mientras, tratara de entretenerme en mis cosas, que iba a llamar la atención de los demás, el verme tan cerca de el en situaciones, digamos… algo sospechosas.
Como a los tres días del ultimo “encuentro” salimos a caminar, supuestamente el me cuidaba, mientras mis primas y tíos hacían las cosas de todos los días en las labores del campo.
Nos mandaron a darles las sobras de verduras a los cerdos, en un cajoncito que llevamos entre los dos.
Ya lo describí, pero lo vuelvo a decir, el “criadero” de los cerdos, estaba detrás del galpón grande, el de las cosechadoras, donde “siempre” pasaron las cosas.
Entramos al galpón, me dijo si tenía ganas de ver como se tocaba, estaba súperansiosa, y le dije que sí, quería volver a ver ese pene tan “hermoso” grande y especial, ya les voy a mostrar una fotografía, para que vean de que hablo.
Como las otras veces, bajo su bragueta, y saco su miembro, que no estaba todavía hinchado como lo había visto antes, comenzó a moverlo, sacudiéndolo… como cuando se quiere despertar a un señor borrachito. Cuando comencé a notar que se comenzaba a agrandar, me miro y me dijo… queres tocarlo vos?? eran tantas las ganas de saber cómosería tocarlo, que mi respuesta fue inmediata y de aprobación. Me explico, como debía hacerlo, agarrarlo con mi mano y recorrer su pene, desde la punta hasta donde pegaba con el resto de su cuerpo. Lo que más me sorprendió entre otras cosas.. fue lo calentito que estaba ese pene! me di cuenta que se iba poniendo más y más grande y más duro, a más duro, más sonidos salían del TíoHéctor, tenía su labio de la boca inferior, grande, y cuando yo le hacía eso, tenía la boca media abierta, se le veía la lengua, saliva, parecía digamos… la cara de un señor tonto, que se babeaba! Seguí haciendo lo que a él y a mí nos gustaba, tocándoselo en la forma que él me había enseñado, hasta que en un momento, me pidió que no se lo haga, que lo deje, que iba a seguir el, y rápidamente, me dijo… mira Magui, mira lo que sale… y salió!! una vez más el TíoHéctor eyaculaba, tirando su semen en el piso de tierra. Luego de eso, lo exprimía como si fuera algo que largara las últimas gotitas. Sin mediar palabras, lo guardo dentro de su pantalón, se asomó a la puerta del galpón, miro que no hubiera nadie, y salimos con el cajoncito vacío rumbo a la casa, que ya era cerca de la hora del almuerzo.
Una vez más, me dijo que no le contara nada a nadie, que él me iba a avisar cuando volveríamos a jugar con su pene.
Como la última vez, pasaron como tres días hasta que volvimos a salir a caminar juntos, ya se acercaba el fin de mes, donde mis padres me pasarían a buscar por el campo. El Tío Héctor en cambio se quedaría hasta mediados de Febrero. Para ubicarlos en el tiempo, este día al que me refiero sería algo así como el 20 de Enero, esta iba a ser la última oportunidad que en ese verano, teníamos este tipo de encuentros, recién para el verano del 2005, volvería a verlo nuevamente.
Paso a contarles lo que ocurría esta última vez. Fuimos a caminar por donde siempre lo hacíamos, pero él no se detuvo cuando pasamos por el galpón de las cosechadoras. Seguimos caminando hasta lo que había sido unos cuantos años atrás una escuela, la construcciónpertenecía al casco, solo que el padre de mi tía, la prestaba para que los niños de la zona pudieran tener clases, dejo de funcionar cuando el estado construyo una nueva a unos 4 kilómetros de aquí. Esta construcción era en forma de “L” la parte larga de esta letra, era la escuelita, que ahora funcionaba como un amplio comedor, donde los fines de año, nos reuníamos en familia más de 80 personas. La parte corta de la “L” eran… en el ángulo de 90ª de la “L” justo ahí, había un gallinero, luego una habitación, luego una herrería y la última era un monturero. Del lado de atrás, era una gran pared muy larga, que daba a un potrero del campo muy grande, como de 80 hectáreas aproximadamente. Bueno justamente ahí, fuimos con el tíoHéctor, apoyados en la pared, mirando el campo, que recuerdo como si fuera hoy, estaba con un sembrado de Lino.
El me dijo que le bajara la bragueta y sacara su pene afuera, y que comenzara a hacerle caricias, entonces fue cuando yo le dije, que porque él no me tocaba a mí nunca! y me dijo que era muy chiquita, que por ahímás adelante. Hice lo que me pidió, y comencé a moverlo hacia adelante y hacia atrás, y su pito comenzó a ponerse más duro, me dijo que quería que yo lo metiera en mi boca y que siguiera tocándolo con mi mano al mismo tiempo, sin mirarlo a la cara, estaba muerta de vergüenza, comencé a besarle su pene, me encantaba hacerlo, la verdad que sentía que se lo hacía muy bien, tan bien que me daba muchísimavergüenza y cada tanto se lo mordía un poquito para que n o pensara que sabía hacerlo desde antes. No demoro mucho para llegar a eyacular, él me dijo que si yo tenía ganas él lo hacía en mi boca y pensé que si le decía que si, iba a pensar que era una prostituta!! le dije que NO! pero en realidad me moría de ganas que lo hubiera hecho dentro de mi boca, pero bueno, no había podido decirle que sí.
Luego de tirar todo el semen en el pasto, lo sacudió hasta que no le salió ni una gotita más y lo guardo dentro de su pantalón.
Como dije, esta fue la última vez que hicimos algo ese verano, para mí fue inolvidable, todo el año recordé lo que habíamos vivido. Sobretodo esta última ves que fue la más linda de todas, nunca hubiera imaginado estar haciéndole sexo oral a un señor de 73 años!!
Después de un año volvimos a la fiesta de fin de año al campo de la tía. La verdad sensacional, más de 30 primos, más de 80 personas, algunos llegaron el 30 de Diciembre y la mayoría el 31, con el ingrediente de la lluvia del día 30, en un difícil camino de barro, de 20 kilómetros, varios autos en fila y alguno que se encaja! todos a embarrarse y ayudar.
Luego de esta gran fiesta, algunos.. los más ocupados comenzaron a irse el mismo primero a la noche, la gran mayoría el día 2 y los más rezagados el día 3 de Enero.
Mi familia como siempre se fue a la costa atlántica, la única que se quedó hasta mediados o fines de Enero era yo, dependiendo de cuando me iban a venir a buscar.
Entre los que se quedaron estaban, el TíoHéctor y su esposa Hilda, los que Vivian en el campo, mi tío y mi tía, mis dos primas, y en otra casa del campo un primo con su esposa e hijito.
Este año quedaron una prima, Lía de 19 años, y otra tía, hermana de mi Mama y de la dueña del campo, esta última se iría en pocos días. La prima que se quedó, era de la misma edad y muy compañeras con la más chica de las que vivían en el campo. La esposa de Héctor era una pesada, la mayor de las hermanas, tanto es así que a mi Mama le llevaba 20 años de diferencia, tenía 65 años más o menos en ese momento, y el TíoHéctor ya tenía 74 años. En este año 2005 en Agosto yo cumpliría los 10 añitos, para este momento tenía nueve.
Lo fui a saludar el mismo día 31 de Diciembre, me saludo apáticamente y me dijo, hasta que no se vayan todos no te acerques, además este Verano está mi señora, y se dio media vuelta y me dejo con mi amplia sonrisa que me había producido verlo. Sabía que el TíoHéctor con su esposa se llevaban muy mal, pero era su señora.
Después de eso, me dedique a compartir con mis primos de mi edad esos hermosos días, jugando hasta cansarnos. Era todo increíble, en lo que había sido la escuela, éramos más de 25 personas durmiendo entre colchonetas y bolsas de dormir, lo que era toda una aventura para nosotras.
Recién el 5 de Enero fuimos al rio, el TíoHéctor, su señora, mis dos primas que vivían en el campo y Lía, mi otra prima que vivía en Neuquén. Fuimos con mi primo Edu, que manejaba la camioneta, y pasamos el día jugando en el agua.
Yo que estaba atenta a todo lo que hacía el Tío, no podía creer lo que veía! estaba desesperado, sin desubicarse, viéndolas a mis primas, que como yo, éramos sobrinas políticas de él, nuestra tía de sangre era su esposa. Decía que estaba re interesado en mirarle los pechos a mi prima Graciela y la súper cola a mi prima Lía, me llevaban ventaja, tenían 17 y 19 años y sus cuerpos era hermosos y al Tío lo tenían loco!
A los dos días se habían ido a la playa, como a 80 kilómetros, mi primo y su señora, y las tres primas, las dos del campo y Lía, a mí no me habían dejado o no me quisieron llevar!
El campo estaba aburrido y tranquilo, en la casona, dormían la siesta, mis tíos (dueños del campo) y en otra habitación la esposa del TíoHéctor. A él y a mí nos habían mandado a un cuarto que estaba a 70 metros de la casa, que estaba repleto de revistas, que denominábamos todos la piecita de Costura, además de esta amplia habitación, estaba al lado el lavadero, en realidad era una casita muy linda. Dentro de este cuarto, había una cama de matrimonio y una de una plaza, y como decía, pilas de revistas de cientos de revistas de cholulismo y farándula.
Yo estaba re nerviosa, estaba sola con él en esa habitación, y la verdad no sabía que podría pasar.
Tenía una maya tipo pantalón, grande, para sus flacas piernitas blancas, y una camiseta de esas que llaman musculosa, de color blanca, que le marcaba su amplia panza. Yo estaba con una maya enteriza, floreada muy linda, hacía calor recuerdo.
Él estaba leyendo una revista y le pregunte si podía verle su pito, me dijo que no, que era muy peligroso, que podía levantarse alguien y entrar, que más tarde íbamos a ir a caminar.
Me quede dormida y cuando me desperté, el ya no estaba, serian como las 5 de la tarde, en la casa estaban los cuatro, ya que mi otra tía visitante, se habíaido con mis primos a la costa lugar donde vivía.
Ya daba todo por perdido, era de noche y no había pasado nada, mis primos no volvería hasta dos díasdespués, la cosa fue, que esa noche, en un cuarto dormía mi tía Hilda, en otro el TíoHéctor, y los dueños de casa en el principal. Desde que había llegado, dormía en otro cuarto con mi prima Lía, pero no estaba! entonces me mandaron a dormir al cuarto que ocupaba el TíoHéctor, ya que su esposa se quedaba hasta tarde jugando cartas con mis tíos.
No podía creer esto! era maravilloso! me fui a acostar antes que todos, les dije que estaba cansada, para ir a esperarlo a la habitación.
Después de las 12 de la noche el motor que generaba la Luz del campo se apagaba y se prendían faroles a kerosene, lo que hacíamás complicado “moverse” se veía una linterna que se acercaba o una luz más importante si venían con un farol. En las habitaciones solo velas, cualquier cosa, se prendía una hasta encontrar lo que se buscaba.
Esperándolo me pasaban por mi cabeza mil cosas, me había acomodado en la cama, de mil formas, sin sabanas ni nada, estaba con un camisón que me llegaba sobre la rodilla, era bien cortito.
Hasta que después de un largo rato, mi TíoRaúl, el dueño de la casa y el TíoHéctor fueron los primeros en ir a sus respectivos cuartos, las tías se quedaban hasta las 3 o 4 de la mañana, entre charlas y juegos de mesa.
Me pregunto si estaba despierta.. le dije que sí!! entonces él se desvistió, quedo en calzoncillo, de esos bóxer que le quedaba muy grande, y parado al lado de mi cama, bajo su prenda íntima y me dijo que lo metiera dentro de mi boca. Ya lo tenía duro cuando me dijo eso, y comencé despacito a meterlo dentro de mi boca, como conté antes, sentía que se lo hacía como deberíahacérselo una mujer grande, y sabía que se lo hacía muy bien, y como la última vez, la del año pasado, volví a mordérselo un par de veces, para que no creyera que sabía hacerlo desde antes!! era imposible!! Tenía solo 9 añitos!!
Me encantaba “chupárselo” muchisimoooo…. realmente tenía un pene re hermoso! estaba súper concentrada haciéndolo sentir todo lo posible, sentía su gemido, sentía su excitación en aumento, hasta que sentí que adentro de mi boca, algo calentito que comenzaba a desbordarla, suavemente me dijo… tragaalaaa….!!! cosa que hice, de gusto amargo, gelatinosa, pero me sentía toda una mujer con el semen dentro de mi boca, también obvio! cayo fuera de mi boca bastante más, era abundante y la sorpresa había impedido que pudiera tragar todo eso.
Después de eso, me dio un beso en mi frente y me dijo… hasta mañana! y yo que no podía creer que todo se cortara así!! Sentía deseos de muchas más cosas, sin saber que! pero algo me decía que necesitaba que él me tocara! me acariciara! y se lo dije… me dijo que hoy no, ya va a llegar… es peligroso acá, dormite! y se acostó!
Estaba contenta y frustrada a la vez, pero mi cabeza funcionaba a mil por hora, tenía mi camisón mojado por su semen, me sentía realizada, después de un año había vuelto a hacerle sexo oral al TíoHéctor!
Con el regreso de mis primos que habían pasado dos días en la playa, la “tranquilidad” en el campo se había visto alterada, la única ausencia era de la tía, que había quedado en su pueblo, luego de viejar con mis primos.
Otra de las cosas que cambio, es que la noche siguiente alúltimo “encuentro” con el TíoHéctor, volví a la habitación que compartía con mi prima Lía.
En el transcurso de ese día siguiente, como cada día posterior a algo entre los dos, me ignoraba! pero de alguna manera, sabía que tenía que ver con eso que el decía.. Que no era conveniente que nos vieran juntos permanentemente, es más! el teatralizaba como una “m*****ia” cuando le decían que debía cuidarme o llevarme a alguna parte. El TíoHéctor era medico clínico, lo que lo “liberaba” de cualquier cuestión dudosa ligada a la pedofilia o pederastia.
Habían pasado dos días, un día de sol que rajaba la tierra, y mis primas, mas mi tía, la esposa de Héctor, mi primo varón y su señora, también mi tía la dueña del campo iba en el grupo,todos se fueron al rio quedaba a unos 10 kilómetros del campo, salieron como a las 9 de la mañana, habían llevado carne para hacerse un asado en el lugar y no regresarían hasta las 5 o 6 de la tarde.
Habíamos quedado mi TíoHéctor a mi cargo, debía “cuidarme” y mi tíoRaúl, que estaba dedicado a las tareas del campo, que se levantaba muy temprano a ordeñar las vacas y almorzaba tipo 11hs de la mañana y hacia una siesta entre las 12 a 15 horas donde nadie podía m*****arlo.
Esperamos hasta después de almorzar, aunque entre Héctor y yo no había habido palabras, y nos fuimos a la conocida “piecita de costura” donde estaba las revistas y estaba alejada de la casa principal. En el campo ante cualquier situación particular, como la llegada de algúnvehículo, algún vecino a caballo, está la alerta de los ladridos de los varios perros del campo, lo que de alguna manera, nos garantizaba “tranquilidad”.
El se tiro en la cama de dos plazas a leer unas revistas, yo me tire en la cama que estaba cerca de una plaza a hacer lo mismo que él.
Tenía una bermuda de verano y la clásica remera musculosa, yo tenía un jardinero de jean, el cual me lo saque, quedando en bombacha y remera.
Paso un largo rato hasta que vi que se paraba y se quitaba la bermuda quedando en un bóxer color celeste, que le quedaba re grande.
Me pase a su cama y me acosté a su lado, el seguía leyendo, como si yo no existiera, cosa que me generaba ansiedad y que de alguna me daba como malestar.
Entonces me puse boca abajo, con la cabeza hacia el lado opuesto a donde estaba el, a la espera que el me diera una señal.
Paso un largo rato, hasta que sentí que por dentro de mi remera acariciaba mi espalda, esos mimos fueron increíbles, sentía un placer inmenso! y cada vez que su mano llegaba a mi cintura, sentía el deseo que siguiera tocándomemás abajo.
Me di vuelta y le dije que me acariciara la cola, bajo la bombacha hasta la altura de la parte de atrás de las rodillas, yo seguía acostada boca abajo.. el seguía acariciando la espalda y cada vez que bajaba ahora incorporaba un poquito de mi colita, cada vezmás abajo, estaba muy excitada… sentía su mano suavecita como dibujaba mi cuerpo, pero si bien acariciaba mi cola, no me tocaba lo que yo deseaba profundamente! me daba terrible vergüenza pedirle que lo haga, entonces… cada vez que bajaba sus caricias por mi cola, yo la levantaba, cada vez más, hasta quedar con mi torso pegado a la cama, pero con las rodillas apoyadas y la cola totalmente levantada! el seguíahaciéndome caricias, hasta que ladraron los perros!! Rápidamenteél se puso la bermuda, me dijo que me pasara a la cama de una plaza, se levantó… salió, miro… y era un ternero que se había escapado buscando a su mama, paso por entre el alambrado y su madre vino corriendo a buscarlo y a protegerlo de los perros. Sería algo así como las 13hs, mi tíoRaúlseguía durmiendo la siesta, el tío Héctor volvió a entrar, volvió a sacarse su bermuda, se dirigió directo a donde estaba yo, se sacó el calzoncillo, yo me arrodille en la cama y comencé a tocarle su pene, me enloquecía hacerlo, además nunca había estado tan excitada en mis 9 años y medio de vida!
Me tomo suavemente de la nuca y me “llevo” hacia su pene, para que yo se lo besara, me dijo que le pasara mi lengua por lo que llamaba “su cabeza” después por debajo hasta la bolsita de sus testículos y después que lo metiera dentro de mi boca y que lo chupara con las mismas ganas que la última vez.
Estaba disfrutando plenamente, me volvía loca hacerle sexo oral, es la sensaciónmás hermosa del mundo tener un pene en la boca. Lo que no tenía en cuenta que acabaría tan rápidamente!! Una parte fue adentro de mi boca, pero su intención era hacerlo en mi cuerpo, que para todo esto ya lo tenía desnudo. Luego de dejarme toda salpicada la cara y mi pecho, todavía mis tetitas eransúper chiquitas, apenas sobresalían de mi pecho, él me dijo que me pasara la mano y que me lo pasara por todo el cuerpo, era como pegajosa, pero era de él y eso me encantaba.
Le pedí que el haga lo mismo que yo le había hecho a él, pero me dijo que no, que ya iba a llegar el tiempo de hacerlo, lo que para mí fue toda una frustración.
Hasta ese momento nunca había tenido un orgasmo, sentía que me gustaba pasarme la mano por mi vagina, pero aun no sabía lo que iba a sentir más adelante.
Inesperadamente, mis padres necesitaban regresar a Buenos Aires antes de lo previsto, reciénhabía pasado la mitad de los días de Enero, pensaba que podía haberme quedado hasta fin de mes, pero no era posible.
Recuerdo perfectamente que me entere un viernes, que creo que era 14 de Enero y el 16, ósea Domingo pasarían por mí.
El día 15 de Enero, era mi última oportunidad para “despedirme” del TíoHéctor, ya me había encargado de contarle a el personalmente que me tenía que ir.
Un día antes el 14, mi prima Líahabía viajado hacia Neuquén, solo quedábamos los locales, mi tíoHéctor y señora y yo.
Como mi prima Lía ya no estaba, me dijo mi tía, la dueña del campo, que si quería dormir esa noche con la esposa de Héctor que dormía sola en una habitación de dos camas. Mi tía la dueña del campo, sabía que no me la aguantaba, entonces cuando le dije que no, no insistió!
Le pidieron a Héctor que si no era m*****ia, si esa noche, yo podía dormir en la cama de al lado, y el naturalmente le dijo que no tenía problemas. Todo ese movimiento, se había acordado minutos antes de irnos a dormir, en plena cena! Yo ya estaba “derrotada” pensando que me iba a ir sin poder despedirme como yo quería.
Las cosas se fueron acomodando, entonces al ratito de cenar, me despedí de todos, mi tía llevo mi bombacha y camisón al baño, para que me diera un baño ya que a la mañana pasarían por mí por el viaje a Capital.
Termine mi baño, me despedí de mis primas y de mi tíoRaúl, salude a Hilda la esposa de Héctor y me fui a la cama. No esperaba encontrarlo a Héctor metido en la suya! pero era obvio que eso me alegraba y aumentaba mi ansiedad.
De nada sirvió acostarnos temprano, ya que cuando me acerque a él me dijo que no iba a ser posible hacer nada hasta que todos estuvieran durmiendo, que durmiera, que él me iba a despertar cuando estuviera seguro de que todos durmieran.
La verdad… no le creí lo que me decía, pensé que se iba a dormir y no me iba a poder despertar. Entonces trate de quedarme despierta, pero no debo haber durado más de media hora despierta.
Ante mi sorpresa total, me vino a despertar, eran como las 3 de la mañana! me dijo que fuera con él a su cama (doble) y que cualquier cosa habíamos escuchado un ruido que me había dado miedo, y por eso me fui con él a su cama.
Apenas subí a su cama, me di cuenta que estaba completamente desnudo, me dijo que si me gustaba que el ya estuviera así.. y mi respuesta pronta fue un siiii…!!!
Le dije que tenía muchas ganas de que el me tocara, pero que me tocara por todas partes! y me dijo que no había nunca que decirle a un hombre lo que el debía hacer…
Me dijo que me acostara boca arriba y que me quedara quieta, que tratara de disfrutar lo que él iba a hacerme.. por un instante un cosquilleo recorrió mi cuerpo entero, pasaron segundos sin que nada ocurriera, no sabía que iba a pasar, hasta que sentí como él estaba sobre mí! con sus rodillas a mis lados, lo sentía, hasta que él se inclinó hasta que se lengua comenzó a pasar por mi panza.. Me daba un cosquilleo y el me decía que tratara de no reírme, que nos iban a escuchar y no íbamos a poder hacer más nada, igual, desde la habitación de mis tíos se escuchaba la radio a todo volumen, podía escuchar todo lo que un locutor Uruguayo decía, ya que se escuchan mejor las radios de ese país que las nuestras.
Siguió entre besos y su lengua y labios húmedos hasta llegar a mis insipientes tetitas, hasta que comenzó a abrir su boca y dejarlas dentro de su boca y a recorrerlas una y otra vez con su lengua.. eso era una sensación tremenda de placer que sentía que me iba a desmayar!!! Creo que estuve desmayada o algo parecido! luego sentí que comenzaba a hacer lo mismo en mi panza, luego tomo mis piernas, las doblo.. Lasabrió, se corrió… y comenzó a besarme mi vagina! la verdad no puedo asegurar haber tenido un orgasmo, pero es posible que sí. Todo lo que hizo fue con su lengua, recorría mi vagina de arriba hacia abajo, me daba un enorme cosquilleo, que hacía que cerrara mis piernas, que el con toda delicadeza volvía abrir. Después de un rato, me dio vuelta, yo estaba completamente relajada y desnuda, me puso boca abajo, paso uno de sus brazos por debajo de mi panza, y con su lengua recorría desde mi vagina hasta mi ano, después era solo mi ano, y me gustaba tambiénmachismo.
En un momento, se detuvo, y sentí como en mi colita, o mejor dicho entre mi colita había puesto su pene, que estaba sumamente hinchado. Sentí como con una se sus manos abría mis cachetitos, y apoyaba fuertemente su pene con toda intención de introducirlo en mi cola, no sentía nada, ni placer ni dolor, hasta que de repente sentí como su pene presionaba con fuerza en mi cola y me producía mucho dolor! entonces en esa posición, lo único que hice fue con mi mano sacar su pene de mi cola y decirle que ahí no, que me dolía.
Me dijo que no pensaba meterlo, solo quería que yo supiera lo que se sentía tener un pene tan a punto de ser penetrada.
Se acostó boca arriba, me dijo que me subiera sobre, pero dándole la espalda, me dijo que le besara su pene, realmente había quedado como muy relajada, comencé a besarle su miembro, y a meterlo dentro de mi boca y a chuparlo como si fuera un riquísimo helado de chocolate granizado!
El seguíapasándome su lengua por mi cola especialmente e intentando meter el dedo gordo dentro de mi cola, hasta que me hizo doler y me corrí a su costado, seguí con mi mano masturbandolo y con mi boca besándolo, dejando que entrara todo lo posible, hasta que llego es momento, su momento sublime! me dijo que quería acabar dentro de mi boca, para no ensuciar la cama, que tratara de que no se cayera nada! Tuve que tragarme todo su semen, era muchisimooo!! Pero lo trague!
Luego busque mi bombacha, logre ponérmela, y así como estaba, me fui a mi cama y me tape mi cuerpo desnudo con una sábana y me dormíinstantáneamente.
Al despertarme él estaba parado en calzoncillos a punto de ponerse su pantalón, era re temprano y no se escuchaba a nadie, sirvió para que lo tuviera un ratito en mi mano y un ratito en mi boca. El salió a darse un baño y yo termine de juntar mis cosas y me fui a la cocina a ver si alguien me preparaba el desayuno, estaba mi tía, que me dijo… te caíste de la cama??? Me dio unos besos y me preparo la lechita calentita con unas galletitas dulces riquísimas.
Aquel 16 de Enero del 2005 había quedado atrás, sabía que volvería a encontrarme con Héctor, para el 31 de Diciembre de 2005, cosa que ocurrió! Pero en esta ocasión, mis padres no dejaron que me quedara en el campo, ya que teníamos vacaciones en Brasil, en un excelente hotel de Angra Do Reis y no había posibilidad que estuviera a tantos kilómetros de mis padres y que me pierda un viaje así.
Compartimos con la familia “grande” es fin de año como siempre, y el 2 de Enero de 2006 viajamos a Buenos Aires y a los dos días a Brasil.
Lo que recuerdo de esos tres días, fue en el lavadero, el que estaba pegado a la “piecita de costura” él estaba lavando su ropa interior, estaba con un bermuda de vestir y una camisa celeste, le dije que no podría quedarme y me dijo que realmente lo lamentaba, nos corrimos detrás de la puerta, que tenía vidrios de esos que no se ve nítidamente, solo algo de la forma de la persona, cerramos la ventana del lavadero, como decía nos corrimos detrás de la puerta, yo estaba con un vestido y el metió su mano por debajo, y por sobre mi bombacha me hizo una hermosa caricia, pero me dijo… no Magui, no se puede, hay más de 80 personas! en cualquier momento aparece alguna.
De ese momento, pensé que no iba a verlo hasta fin de este 2006, pero como otras tantas veces, no fue así.
Ese año 2006 fue complicado para mi familia, se separan mis padres y con mi padre nos fuimos a vivir a una casa quinta pero en la costa atlántica, mi madre en la misma ciudad, pero en una casa en el centro de la ciudad muy próxima a la playa.
Como había ocurrido esto, la separación, ese año no fuimos al campo a la “famosa” fiesta, con ello, no lo volví a ver al TíoHéctor en todo ese 2006.
Por motivos similares ese 31 de Diciembre de 2006 no fuimos participes una vez más de la fiesta de fin de año, con ello, no fui al campo de la tía en el Verano, y seguía pasando el tiempo sin ver al TíoHéctor.
Ya había cumplido los 11 años, con ellos los cambio Hormonales venían llegando, mi cuerpo comenzaba a transformarse, como a todas las niñas de esa edad, lo primero que se notaba a simple vista era el crecimiento de mis tetitas, teníamás cola, ya había comenzado a jugar al Hockey, eso fortalece piernas y glúteos, me sentía mas mujercita que nunca. Todavía no había experimentado mi primera menstruación, tampoco a mi hermana (gemela) pero no demoraría mucho tiempo más en llegar.
Seguíamos viviendo en la misma ciudad balnearia, en una hermosa y amplia casa quinta a 10 kilómetros del centro de la ciudad. Estábamos a cargo de mi padre las tres más grandes, Jesi, la más chica, tenía en ese tiempo, 8 añitos y estaba con Mama.
La profesión de mi padre hacia que durante la semana no estuviera presente casi nunca, solo los fines de semana, la que nos cuidaba era una señora que tenemos desde que nacimos las gemelas, que se llama Josefina, soltera, que en ese momento tenía 54 años.
A la fiesta de fin de año de ese año fue mi Mama y mi hermana más grande Valen y la más chica Jesi, las Gemelas nos habíamos ido con un equipo de Hockey de la ciudad a un torneo en Bahía Blanca que se disputaba entre el 27 de Diciembre y el 5 de Enero del 2008, organizado por un colegio Católico al cual íbamos y que tenía otro colegio en esa ciudad, era una especie de encuentro etc. etc.
Volvía a no estar presente por tercer año consecutivo al querido campo y a estar sin ver al TíoHéctor, que para todo esto seguía cumpliendo años, para estos díastenía unos 76.
Pasaron los meses, seguí creciendo como adolescente, me hice mujer, mi cuerpo seguía revolucionado! más revolucionado que nunca, si bien era flaquita, comenzaban a mirarme mucho los chicos más grandes, a decirme alguna cosa que otra por la calle, a mirarme los hombres grandes! era realmente todo un cambio muy fuerte para mí.
Tenía doce años y sentía que era toda una mujer, ya usa ropa interior de dos piezas, me cuidaba en no usar remeras sin corpiño, comenzamos a comprarnos ropa más de adolescentes y no de nenas, algo recibía de mi hermana más grande… pero éramos dos para ver a quien le tocaba.
Un día… fui a la casa de mi madre, y me dijo que tenía que viajar el Viernes próximo a La Plata, que la Tía Hilda, estaba internada, Hilda era la esposa de Héctor, y que el hijo de ellos, sobrino de Mama, era algo raro, tenia solo 2 años menos que mama su sobrino! es que Hilda le llevaba 19 años a mi Mama. Decía que el primo le dijo que vaya a verla, que era importante.. Entonces me dijo que Jesi mi hermana más chica, tenía un retiro espiritual del colegio, que si quería ir yo o le decía a otra de mis hermanas, le dije que sí, que la acompañaba, volveríamos el Domingo por la noche.
Llego el día, y viajamos a la ciudad de La Plata, no conocía esa ciudad, era muy linda, y el TíoHéctorvivía a dos cuadras de la catedral de La Plata, en una avenida con muchos árboles, en una casa antigua muy grande, de dos pisos, con muchísimas habitaciones desocupadas, ya que solo la habitaban él y la Tía Hilda.
Llegamos al medio día, fuimos solas a almorzar cerca de la casa de los tíos, para no “m*****ar” y después a la casona, nos salió a recibir una empleada, Héctor habitaba la parte superior, para ello había que subir un larguísima escalera de mármol o algo así, increíble que el con 76 años la subiera todos los días!
Cuando nos vio, la saludo primero a Mama y después a mí, me dijo cuál de las dos sos vos? Magui o Coty? Magui!!! le dije! estas hecha una mujer! como creciste!! y rápidamentesiguió la conversación con Mama, le conto que no era nada grave lo de mi tía, que mañana le daban el alta y que era muy oportuna nuestra visita.
Luego de un rato salimos los tres rumbo a la clínica, estuvimos un rato con ella, la habían extirpado un pecho, ya hacía unos días de eso, pero el cuadro en apariencia no revestía mas gravedad que la dura operación que había sido sometida.
Una hora de visita y de vuelta a la casa del Tío, ya eran como las 17hs, fuimos a hacer unas compras con Mama para la cena y regresamos.
Esa noche para mi sorpresa, Mama iba a quedarse en la clínica con su hermana! lo que todavía no sabía si iba Héctortambién o no.. o si iba yo o no…
Después de la cena salieron rumbo a la clínica solo ellos dos, Mama me dijo que me portara bien, que volvería mañana a la mañana, Héctor la acompaño y yo me quede sola con la empleada, una señora mayor que me dijo que ella se iba a acostar, obvio tenía su dependencia en el piso superior, donde estaba la terraza y la decencia de servicio.
Me acosté en la habitación que él nos había dado, había una cama de matrimonio y una de una plaza, me acosté en la de matrimonio, me quite el corpiño, me puse el camisón, que era bien cortito, y me quede boca arriba esperándolo… pero no venía, entonces pensé… mejor… me hago la dormida, me puse boca abajo, con la almohada entre las piernas, lo que levantaba mi cola, la sabana estaba a la altura de mis tobillos, hacía calor… y la bombacha, a propósito, la tenía baja, lo que dejaba ver, la mitad de mi colita.
Sentí ruidos y me desperté! pensé que había llegado! cuando veo que él estaba parado en la puerta de la habitación, vestido, con muchísima claridad detrás suyo, me dijo… levántate nena! son las 10 de la mañana!
No podía creer!! Las 10 de verdad???? Si las 10!! Dalelevántate que vamos para la clínica.
La noticia de que era de día me habíacaído como un yunque en mi cabeza! como no me había despertado! como!! Como me había quedado dormida!! era imperdonable!
Cuando llegue al comedor diario, tenía el desayuno preparado por la señora, él estaba desayunando, me senté, le dijo a la señora que podía retirarse… y cuando quedamos solos la pregunta que tenía atragantada en mi corazónsalió como una necesidad… porque no me despertaste!!!! Me dijo que llego a la una de la mañana, que le había dado lastima, que me vio profundamente dormida.
Que el teniamás ganas que yo seguramente de estar conmigo, que tenga paciencia que ya se daría, que la Tía no vendría hoy, recién el Lunes, que Mama le había dicho que esta noche ella volvería a estar con ella. Que él iba a volver más temprano, porque ya Mama sabía todo lo que debía hacer con la Tía en la clínica.
Habíamos viajado hacia La Plata el 10 de Octubre de 2008, que recuerdo perfectamente era viernes, salimos a las 6 am y estábamos almorzando cómodamente en La Plata. Luego pasó lo de esa noche, que Mama quedo de guardia en la clínica con mi tía y yo que quedaba dormida esperando el regreso del Tío.
El Sábado, almorzamos los tres en la casa de los Tíos, dormimos la siesta, por la tarde fue Héctor a la clínica y con Mama fuimos primero a conocer la Catedral que es muy grande y quedaba a dos cuadras y media, luego tomamos un taxi y fuimos a la casa del primo de Mama, hijo de Héctor, que estaba casado y tenía un hijo y tres hijas, dos de ellas de mi edad. Vivian en un barrio muy lindo, una casa de dos plantas, con un enorme parque en la parte trasera de la casa, con un quincho muy grande bien al fondo, y un par de habitaciones y un lavadero, no se calcular muy bien, pero un parque de no menos de 70 metros de fondo con varios árboles muy lindos.
Nos invitaron a cenar, pero Mama prefirió irnos antes, las chicas querían que me quedara hasta el otro día, pero siempre en mí cabeza estaba Héctor, que era nada menos que su abuelo!
Llegamos para cenar unas empanadas con el Tío, y como el día anterior el la fue a acompañar a Mama.
Esta vez me quede levantada, me puse el camisón y me quede en el comedor viendo la tele.
No quería dormirme de vuelta, además antes de irse, me dijo que no iba a tardar mucho, salieron 22:45hs de una calurosa noche platense.
Como 23:25 estaba de regreso, me dijo que espera un poquito que se moría de ganas de darse un baño, yo seguí viendo una película en el comedor.
Volvió con una bermuda que usaba generalmente, sin nada en su torso, de abultada panza.
Me dijo suavemente que si bien la empleada dormía en el segundo piso, no había que descuidarse de nada, ni hablar fuerte.
Anda para mi habitación, que yo apago todo y le pongo una trabita a la puerta que para para arriba… me dijo.
Me acosté en su cama, solo tenía la sabana de abajo y dos almohadas, deje la luz apagada ya que la luz del pasillo iluminaba bastante la habitación.
El llego, se quitó la bermuda, se tiro a mi lado, boca arriba, y dijo.. Que ganas de estar en la cama que tenía! tengo los pies re cansados e hinchados.
Que linda que estas Magui! toda una mujercita, estas re cambiada, te cambio tu cuerpo, estas hermosa, me decía, siempre acostado boca arriba.
Tenes novio? le dije que no, que había tenido uno pero que me había peleado. Me pregunto si con el había tenido sexo o algo así… y le dije que no, que solo nos habíamos dado algunos besos en la boca y nada más.
Te gustaba mucho ese chico? sí… me gusta! pero por pavadas discutimos y nos peleamos, por ahí volvamos, no puedo saberlo le dije.
Pensaste alguna vez Magui en las cosas que pasaron en el campo?? Si claro! pero paso bastante el tiempo, haciamás de dos años que no te veía.
Decime, no te da asco de haber hecho eso con un viejo como yo??? Le dije que no lo veía como eso, que era un Tío, que me había gustado lo que hacíamos y me había gustado su pene.
El me dijo que iba a conocer muchos chicos lindos y que no me iba a acordar más de este viejo feo, que él no podía creer lo que había pasado conmigo, que era una nena re bonita y que no quería “marcarme” para toda la vida, que él no iba a querer tener sexo conmigo, que me lo sacara de la cabeza, que eso tenía que ser con un chico de mi edad.
Que le costaba realmente muchísimo controlarse conmigo, que era bellísima, y que ahora tenía aparte de mi belleza un cuerpo bellísimo!! Me dijo desnudate!! y párateacá (del lado de él) quiero verte!! Esto puedo hacerlo, no quiero perdérmelo, con mirarte no te hago daño!
Le hice caso, me desnude, me pare muy cerca de él, prendió la luz y me miraba como maravillado, gira despacito que quiero verte completa me decía.
Tenes unas tetitas hermosa nena! no sabes el dolor en mi corazón que me produce ver tanta belleza, me encantaría tener tu edad para enamorarme de vos! pero soy un hombre muy viejo para eso…
Luego apago la luz y me dijo que me acostara a su lado, se desnudó el también, me dijo que me diera vuelta, que le diera la espalda a él, y él se puso detrásmío, sentía su pene a la altura de mi cola, sentía como iba creciendo, me dijo que abriera mis piernas, pero que siguiera en esa posición, entonces entre ellas, puso su miembro y me dijo que las cerrara y que se lo apretara y que nos quedáramosasí!
Yo estaba re excitada con ese entre mis piernas, sentía el deseo más profundo de que me penetrara y se lo dije!! su respuesta fue la misma… no nena! NO!!
Después de un buen rato, me dijo que antes de dormir quería que se la chupara… y que luego quería que me tragara todo su semen.
Me dijo que me sentara en el borde de la cama, el bajo de la cama y comenzó a masturbarse, con la otra mano me tocaba mis tetas, eso me hacía sentir muchísimo placer, cuando lo tuvo bien duro, me pidió que se la chupe, mientras lo hacía… el me tocaba con una mano las tetas y la otra mi vagina! Fue la primera vez que tuve un orgasmo! sentíamuchísimo placer, hasta que me llego el temblor que me volvió loca e hizo que me humedeciera completamente. Seguía con su pene en mi boca, pero él era el que se movía, como si mi boca fuese una vagina más que boca…
Hasta que llegó el momento cúspide que derramo todo su semen dentro de mi boca y cumplí su deseo de que todo fuera directo a mis entrañas!
El se tiro en la cama después de eso y desnudo, quedo dormido a los poquitos minutos, yo, volví a ponerme mi camisón, y dormí toda la noche con su pene en mi mano izquierda.
Antes de dormirse, me dijo que tenía que entender, que se moría de ganas de hacerme el amor, todo! que era realmente un “sacrificio” para el no hacerme nada, que algúndía iba a entender que este viejo feo, no había querido “cagarte” la vida.
Al otro día llego Mama, fuimos después de almorzar a despedirnos de la Tía a la clínica, y luego a la terminal para regresar a nuestra casa.
El ultimo recuerdo que tenia del TíoHéctorhabía sido en Octubre de 2008, ese fin de año el que no fue al campo en este caso fue Héctor, ya que la Tía estaba después de su operación y les era imposible ir, con mi familia fuimos, pero no me quede unos días, me volví con mi familia. Que habíamos ido todos juntos pero mis padres ya estaban separados.
Paso todo el 2009, hasta llegar a la siguiente fiesta de fin de año, lo vi, había ido solo, pero nosotros habíamos ido con Mama y mi hermana Jesica, y el 1º de Enero a la tarde nos pasaba a buscar para irnos de vacaciones con él a Pinamar.
Para todo esto, yo había tenido mi primera vez con mi primer novio serio, ya tenía 14 años cuando paso lo que les voy a contar.
Lo que tiene que ver con mi sexualidad, lo dejare para otro cuento, donde quiero hacer un relato de las buenas y las malas de las relaciones que tuve. Lo único que no voy a poner nombres, ya veré como identifico a mis ex.
Tengo un capítulo de mi vida súper importante, que es el nacimiento de mi hijo, que realmente quisiera contar, es una necesidad, por eso, la próxima vez será un nuevo cuento, será el cuento de mi vida.
Mi Mama nos dijo a las cuatro que estábamos invitadas al cumple de 15 años de Lorena, ella era la nieta de Héctor, que vivía en La Plata. Mi hermana más grande rápidamente dijo que no, mi gemela dijo que si, y la más chica no tenía alternativa, tenía que ir.
La fiesta era el Sábado 20 de Noviembre y la noticia recién nos enterábamos y estábamos en principios de Octubre.
Viajamos el Viernes 19 de Noviembre de 2010 a La Plata, llegamos al medio día a la casa del TíoHéctor, ya comente que era una casona de dos plantas grandísima de muchas habitaciones, pero debido a la fiesta estaba súper poblada, entre la familia del padre de la cumpleañera y la de la madre, éramos un montón de personas.
Nos había tocado a mi hermana Constanza y a mí, una habitación en planta baja, Mama y Jesi arriba.
Esa noche éramos 24 personas, cenando un rejuntado de comidas diferentes, cada familia había comprado algo diferente, después nos quedamos hasta bien tarde.
No me gustaba ver como mi hermana Jesica, que tenía en ese momento 10 años, estaba sentada sobre la pierna de Héctor, pero no de una forma razonable, le daba la espalda a Héctor, y ella estaba en bombacha sentada a caballito de la pierna, lo que era obvio que tenía totalmente apoyada su vagina sobre la pierna de Héctor, yo sé que Jesica no se daba cuenta! pero él estaba muy concentrado en ella. Luego Mama la llevo a dormir a Jessi, con mi hermana Coty y una prima (María Laura) estábamos en el balcón, mirando la calle, en una calurosa noche.
Iban pasando distintos personajes por el balcón, la mayoría, venía a despedirse, ya eran más de las 2 de la mañana. Héctor no estaba por ahí, segúntenía entendido andaba por la planta baja, mi prima que dormía arriba, se fue a dormir y con mi hermana nos fuimos abajo, para acostarnos a dormir.
Yo me había puesto el camisón y mi hermana estaba en bombacha y sin corpiño acomodando su bolso y sacando la ropa que iba a usar para la fiesta de mañana.
Golpean la puerta… mi hermana se puso una remerita pupera, de esas cortitas que quedan arriba del ombligo, seguía en bombacha, y entra Héctor, chicas me voy a dormir, quería saludarlas. Para todo esto mi hermana seguía acomodando el bolso, estaba agacha de frente a Héctor, que se le salían los ojos viendo las gomas de mi hermana! Me levante, me vio en camisón, le di un beso, le dio otro a mi hermana y se fue.
Luego de levantarnos tarde, de darnos todas un baño, llego la hora de cambiarse, peinarse y prepararse para la fiesta.
La fiesta se hacía en la casa del padre de Lorena, ósea el primo de Mama que era el hijo de Héctor.
Lo que más me preocupaba era que mis hermanas vieran o notaran algo raro, también me preocupaba que se acercara a mis hermanas, ya sabía que era detrás de esa imagen de viejito, un tipo que era complicado. Ya tenía 78 años!!! pero estaba bárbaro realmente.
La casa era muy grande, con un parque en la parte de atrás de la casa, con muchísimosárboles y en el fondo de ese parque había un quincho, pegado a este, dos habitaciones… y el lavadero.
Toda esa parte estaba apagada, la casa era suficientemente grande como para albergar todos los invitados.
Luego de toda la parte ceremonial por decirlo de alguna manera, la torta, las ligas, las cintitas de la torta, el vals, las fotos etc. etc.
Estaba sentada charlando con mi hermana Jesi, la más chica de mis hermanas, y se sienta a mi lado Héctor, me dijo que si me había gustado la fiesta, y varias cosas más, pero la más importante, era… que él iba a ir a la habitación que estaba pegada al quincho, que iba a estar la luz apagada, la puerta la iba a dejar sin llave, que cuando entrara a esa habitación, cerrara con la llave que iba a estar puesta.
Que me esperaba ahí, que no me apurara, que tomara mi tiempo, que llevara a mi hermanita adentro, donde estaban bailando, así no veía a donde iba a ir.
En el parque había muchas personas distribuidas, había bancos, tipo plaza, y muchos optaban por tomar aire en una noche pesadísima.
Héctor se levantó y salió despacito, a su paso de 78 años. Entramos a la casa, estaba a pleno la fiesta, mi hermana Constanza estaba súper enganchada con un chico que había conocido, me acerque a la mesa donde estaba mi Mama con la madre de la quinceañera, se la deje a Jesi y le dije que me iba al baño y que después iba a bailar un rato, ya que habían separado un espacio de living para los másjóvenes, y habíamúsica para nuestra edad.
Cuando iba a salir de la casa, un montón de gente que estaba afuera, que venía corriendo! se había largado a llover con todo!
Me tape con un plástico aprovechando esta situación, y me fui a la habitación que tenía como me había dicho, la puerta sin llave, entre, estas ahí?? pregunte…. siii tranquilaaa!! fue la respuesta, cerra bien la puerta me dijo!
Me acerque hasta donde sentía su voz, estaba sentado en la cama, eran como las 2 de la mañana, le dije… esta habitación de quién es? es de la empleada, que hoy tiene franco, para eso contrataron a los mozos y dos señoras que se van a encargar de la limpieza.
Tenía muchas ganas de estar con vos me dijo, estas hermosa Magui! cada díamás bonita, como pasa el tiempo por Dios!
Contame, tuviste novio… ya hiciste algo con alguno de los tantos chicos que debes tener atrás tuyo??? Siii le dije, el año pasado fue mi primera vez, pero no quiero hablar de eso.
Tenías ganas de estar acá conmigo magui??? siii tenía ganas, hacia muchísimo que no te veía le dije.
Mientras hablábamosllovía torrencialmente! y me dice… que destino de la vida… una noche así y estoy con la chica más bonita de la Argentina! soy un suertudo! siempre me lo decía mi Mama me dijo.
Tenes ganas de que me baje mi pantalón? me dijo… mi respuesta fue que sí, pero le dije… esta va a ser la última vez, no quiero que esto siga pasando, finalmente no me hizo bien, siempre me sentí con culpa por lo que había hecho con vos. Entonces quiso consolarme y le dije que no! déjame terminar lo que te quiero decir le dije.
Tenía 8 años cuando paso lo primero de todo, esa siesta jugando que se te mojo el pantalón y que yo pensé como una tonta que te habías hecho pis! era re chiquita, pero siempre a pesar de todo lo que paso, te voy a agradecer que me respetaste bastante, que nunca hiciste nada pensando en mí, Soy chica todavía, pero sé que me “perdonaste” y eso lo valoro muchísimo. Te aseguro que me moría de ganas más de una vez que me hagas todo lo que quieras!
Pero nunca paso, bueno esta va a ser la última y quiero que me hagas el amor, quiero regalarte y regalarme eso, siempre supe que tu pene fue y es mi debilidad, es hermoso, nunca voy a olvidarme de eso, estás de acuerdo?? claro!!! Como no!! es el regalo más lindo que me van a hacer en mi vida.
Seguía lloviendo más fuerte que antes!
Nos desnudamos, él se acostó sobre la cama y yo me acosté arriba de él, quería que sintiera mi cuerpo denso sobre él.
Estuvimos abrazados más de diez minutos, me decía que era hermosa, que tenía una piel única, mientras con sus manos me acariciaba los cachetes de la cola.
Después me di vuelta, el seguía igual, y comencé a agarrarle su pene con mi mano y a movérselo para que se le pusiera más duro, me dijo que había tomado una pastillita, la verdad… no entendí lo que quería decirme, después de un tiempo me di cuenta que era!
Le puse mi vagina en la boca mientras yo comenzaba a chuparle ese pene tan hermoso! el comenzó a pasarme la lengua por mi vagina de arriba hacia abajo, paraba en mi clítorisvolviéndome loquita, en esa situación llegue a mi primer orgasmo.
Me levante de la cama, me apoye en una cómoda y le dije que viniera, en esa pose, sacando toda la cola del mundo, le ofrecí mi vagina, hasta que comenzó a penetrarme, fue algo que me quedo grabado, lo escribo y vuelvo a vivirlo.
Cuando llego el momento de su momento culmine, me arrodille y el derramo todo ese semen caliente dentro de mi boca, sabía que esa era la última vez con él, se lo había dicho, pero yo estaba completamente segura, esta historia, se merecía un final así!
Me vestí, había una pileta con agua dentro de la habitación, lave mis manos y boca, me vestí, acomode mi peinado todo lo posible, le di un beso y salítapándome con el plástico rumbo a la casa.
Estaba repleto de gente! ya que todos estaban ahí! afuera era un diluvio!
Después de esto, paso un año, más o menos, yo estaba embarazada, no de esta relación con Héctor! ya había pasado justo un año, me faltaban dos meses para ser madre.
Ya vivía en Olivos, con mi hermana Constanza, mi hermana mayor que después se iría a la casa de mi abuela, y la señora que nos cuida desde chiquitas!
Suena el teléfono… era mi Mama, para avisarnos que mañana iba a venir desde la costa, porquehabía muerto el TíoHéctor! a los 79 años!
Me dio mucha pena, recordaba lo vivido, para una chica de mi edad lo que me había tocado vivir con él era verdaderamente fuerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.