izmir escort bursa escort izmir bayan escort istanbul escort antalya escort izmir escort bayan izmir escort bursa escort bursa escort kızlar istanbul escort bayan gaziantep escort istanbul escort istanbul escort kızlar

Una Ninfa en el polideportivo

Es de noche, estoy en el vestuario del polideportivo, salgo de la ducha desnudo, cojo mi toalla, al salir veo que hay una joven sentada en el banco de madera junto a las taquillas. La miro, es una joven de unos 20 años, cara dulce y jovial, seria, ojos verdes y grandes, pelo corto castaño, labios gruesos, vestida con una camiseta naranja ajustada y unos pantalones cortos verdes con ribetes blancos en los bordes.
-¡preciosa!-pienso
Apunto estoy de decirla que este es el vestuario de hombres, pero me callo, no hay nadie, me da morbo, la chica no dice nada. Desnudo ante ella comienzo a secarme con la toalla, mi polla esta flácida y encogida, no me importa, seco mi cabeza mientras estiro mi cuerpo para exhibirlo ante la mirona, aparto la toalla de mi cabeza, miro a la joven, ella mira mi cuerpo de arriba abajo, mira mi polla encogida, abre un poco los labios carnosos, lanza un suspiro, levanta la mirada, me sigue mirando, yo sigo secándome, ella sigue sentada en el banco de madera, con las piernas abiertas, el banco entre sus piernas.
Giro mi cuerpo desnudo, mi espalda y mi culo de cara a la criatura, me sigo secando, noto su mirada recorrerme, subo una pierna al banco de madera, inclino mi cuerpo para secarme la pierna, giro un poco la cabeza hacia atrás, veo a la ninfa mirar fijamente mi culo, giro la cabeza hacia delante, sonrío.
De repente noto un dedo penetrar mi culo, un éxtasis recorre mi cuerpo, doy una salto hacia adelante, el dedo sale de mí.
-¡pero queee…! ¿me acabas de meter un dedo en el culo?-grito a la chica
La joven no dice nada, me mira con los ojos muy abiertos, con los labios entreabiertos, seria, parece una gata al acecho, irradia deseo por todos sus poros. La joven con el banco de madera entre sus piernas se sujeta con las dos manos al banco, levanta una mano, estira su dedo índice hacia mí, me lo quiere volver a meter.
Miro a la joven, pongo una mano en mi nuca, lanzo un suspiro, agacho la mirada, miro mi polla, está dura, no me había dado cuenta, miro a la ninfa, me muerdo el labio inferior, me acerco a ella, giro mi cuerpo, la doy la espalda, subo una pierna por encima del banco de madera, me coloco como ella con el banco entre las piernas pero sin sentarme, apoyo mis manos en el banco, me ofrezco a la joven.
La ninfa mira mi culo, se relame, se muerde un labio, me desea.
La joven comienza a introducir su dedo índice en mi culo, me estremezco de gusto
-¡aghhhhh!-gimo
La joven no dice nada mientras saca y mete su dedo, yo agito mi cuerpo, mi polla se mueve sola, la joven adelanta un poco su cara para mirar mi polla moverse sola, se muerde más el labio inferior de gusto, mueve más rápido el dedo dentro de mi
-¡por Diosss, que me haces!-gimo con los ojos cerrados
De repente noto como la chica comienza a meterme otro dedo más
-¡siiii, no te cortes, no te cortes!-la digo
La joven saca sus dedos de mí, me convulsiono, escupe sobre su dos dedos y vuelve a metérmelos en mi culo, con la otra mano se sujeta a mí y abre mis nalgas, se concentra al máximo en darme gusto, noto sus dedos follarme, agito mi cuerpo
La mujer vuelve a sacar sus dedos, esta vez oigo como escupe varias veces en su mano, se la lubrica, mi ojete se abre y cierra solo esperándola, la joven lo ve, se excita más.
Levanto una mano del banco de madera, comienzo a masturbarme mientras apoyo mi cuerpo en una sola mano sobre el banco
-¡vamos, vamos, vamos!-la grito mientras me masturbo
La joven vuelve a adelantar la cabeza, mira como me masturbo, no dice nada, aprieta los dientes con rabia, aprieta su mano contra mis nalgas
-¡siiiii!-grito notando que me agarra mi culo con ganas
La joven acerca su mano lubricada con su saliva, noto como comienza a meterme un dedo, dos, luego un tercero
-¡tú puta madre, mmmmmm!-gimo
-¡así así fóllame, fóllame, joderrrr!-grito más mientras muevo mis caderas
Noto como la joven intenta meterme toda la mano, mi culo se resiste, ella insiste, poco a poco mi culo da de sí, toda la mano se introduce en mí, me siento follado, deseado.
Paro de mover mi cuerpo, paro de masturbarme, si me muevo me duele el culo, noto toda su mano dentro de mí, como me folla, como me preña, me siento sometido, sometido por una ninfa de cara angelical, giro mi cabeza hacia atrás mientras me apoyo con las dos manos en el banco, veo a la joven, ella también me mira, siento una unión, la veo ahí tan seria, no se ríe de mí, está dentro de mí, durante un momento no me siento solo.
De repente la joven comienza a sacar su mano, mi cuerpo se estremece
-¡ahhhhh, despacio, despacio!-suplico
La joven lo hace con suavidad, noto como sale de mí, noto mi culo libre otra vez, respiro hondo, exhausto. Noto que la joven se mueve detrás de mí, me incorporo, veo que la joven me mira, se gira, ahora es ella la que se pone de espaldas, con el banco entre las piernas. La chica comienza abajarse un poco sus preciosos pantalones cortos deportivos. Ante mí se ofrece un culo perfecto y redondo, mi polla dura se dirige hacia ella pero la joven hace un gesto para que me pare, obedezco.
La joven extiende una mano, me coge una mía, la acerca a su culo, yo asiento con la cabeza.
Me coloco detrás de ella, acerco mi cara a su culo, abro sus nalgas, escupo en su ojete, noto un pequeño sobresalto en la joven, vuelvo a escupir, la joven me mira hacia atrás
-¡tranquila bonita!-murmuro
Se lo que quiere, comienzo a masturbarme otra vez, delante de su culo, no la voy a montar, no es lo que quiere, quiere lo mismo que ella me dio
Acero un dedo a su culo, comienzo a meterlo, de repente por primera vez oigo a la joven, oigo como comienza a gemir en voz alta, meto un segundo dedo, su culo lubricado cede
-¡ayyyy ayyyyy!-gime de forma dulce mientras levanta una mano del banco y comienza a masturbarse, puedo oler su coño húmedo.
Yo también sigo masturbándome mientras meto más mi mano en ella, meto un tercer dedo, su culo se resiste pero cede, meto toda mi mano, sigo masturbándome, sigue masturbándose
Allí estoy yo, mi culo ardiendo porque una diosa me lo ha follado, masturbándome, mi mano metida entera en el perfecto culo de una joven ninfa que se masturba, noto como el cuerpo de ella se estremece como comienza a correrse, yo también.
La joven se convulsiona, gira la cabeza, veo su cara radiante mirarme, mira mi semen salir y caer sobre sus nalgas
-¡ah ahhhhhh!-gimo
-¡siiiiiiiii macho, macho, macho!-dice ella por primera vez mientras frota con fuerza su coño.
Veo mi semen caer en su culo, cubrir mi mano que todavía está dentro de ella, veo su cuerpo agitarse. Poso mi polla en su culo, comienzo a sacarle la mano, ella gime, se ha corrido, ya apoya sus dos manos en el banco otra vez, agacho mi cara y la poso en el culo de la ninfa, sobre mi propio semen, los dos no nos movemos durante unos instantes, sobre el banco de madera.
Nos incorporamos, limpio mi semen de mi mejilla, mi semen continua en su culo, ella comienza a vestirse mientras me mira, veo como sus pantalones comienza tapar su culo, a tapar mi semen que no se lo ha limpiado, veo como ella mira mi cuerpo de arriba abajo
-¡que macho!-murmura ella mientras comienza a salir del vestuario
-¡que hembra!-la digo mientras ella se va y me lanza un beso……

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.