Un trío especial

Encontré un anuncio en internet de pareja madura bisexual, ella muy fogosa y el marido bisexual bien armado y pasivo, les escribí un email y al cabo de unos días tuve contestación de ellos yo también soy madurito y bisexual, donde me pedían una foto y que les detallara que era lo que yo deseaba.

Les conteste al email, adjuntando un par de fotos donde yo estoy desnudo y lo que desearía hacer con ellos si quedáramos.
Esa misma tarde recibí un email, donde me decían que le gustaba como era y que la proposición que les hacia estaban de acuerdo, me adjuntaban un número de móvil para contactar más rápido.

Llame al móvil que ellos me dieron y me contesto María, me identifique y me comento que le había gustado mis fotos y que
estaban de acuerdo con la proposición que les hacía, eso si me solicitaron mucha discreción y quedamos en vernos en la mañana del sábado siguiente a la llamada.

Antes de presentarme les llame por teléfono y me dieron su dirección y que cuando estuviera cerca del portal de la vivienda les llamase para estar ellos preparados, cumpliendo estos requisitos que me dijo María, me presente en su domicilio.

Me recibió María que llevaba un vestido corto, ya que estamos en verano y nos dimos dos besos en la cara, me hizo pasar y me
presento a su marido Pepe, nos saludamos y me invitaron a una copa para ir entrando en acción. Mientras María estaba en la cocina preparando un pequeño refrigerio, Pepe me comento que gustos tenían y que ellos son pareja liberal y que contestaron mi petición porque a María le gusto las fotos y la proposición que les realice.

Estuvimos hablando de los intercambios de las parejas liberales, de vacaciones, de nudismo y María tomando la iniciativa, me cogió de la mano y me llevo al dormitorio, donde ella se quito el vestido que llevaba quedando completamente desnuda ya que no llevaba bragas ni sujetador, yo comencé a desvestirme cuando ella se dirigió al baño para lavarse, cuando me desnude yo también fui al baño a lavarme.

María no es muy alta, tiene dos buenas tetas con unos pezones grandes, lleva el chocho depilado completamente, así como su ano,
Pepe su marido por el contrario es peludo, aunque lleva rasurado tanto su polla como su ano, yo voy completamente depilado ya hace
años que comencé a depilarme y ya casi no me salen pelos, los pocos que salen ahora me los depilo cada mes en casa de una
conocida que hace depilaciones especiales.

Comenzamos María y yo en la cama, mientras ella me chupaba la polla yo le lamia el chumino, y mi lengua le lamia también su bonito
ano depilado, estábamos haciendo un buen sesenta y nueve, cuando entro Pepe desnudo, con su polla aún morcillona. María dejo de mamar mi polla y se puso con la de su marido, mientras yo se la metía por el coño, Pepe comenzó a lamer el chocho de María mientras mi polla entraba y salía del chumino de María, y con su lengua Pepe comenzó a lamer mi polla, la saque un poco del chocho de María y él se la metió en la boca, me gusto con que maestría lamia Pepe, volvía a meterla dentro y volvía a sacarla para que Pepe la chupase con los jugos de su mujer, él se corrió en la boca de María y yo me corrí un poco en el coño de ella y otro en la boca de Pepe, que me la chupaba y con sus dedos jugaba con mi ano, fue una corrida de campeonato.

Yo en el medio y ellos cada uno a mi lado, descansamos un poco y hablamos de lo bien que lo habíamos pasado, mientras yo me puse a lamer y mordisquear las tetas de María, Pepe se llevo a la boca mi polla morcillona comenzando hacerme una buena mamada, y
ensalivando sus dedos comenzó a jugar con mí ano, metiendo un dedo, dos dedos, eso me indicaba sus intenciones. María volvió a coger la polla de su marido y lamió y me la acerco a mi boca para que yo también la lamiese, poco a poco entre las dos
lenguas la polla de Pepe se puso en forma, mientras tanto mi culo ya se estaba preparando para recibir una buena enculada,

María le puso un condón y puso vaselina en la polla de Pepe, yo me puse a cuatro patas y con mucho cuidado Pepe me fue penetrando, mi ano ya había recibido antes otras pollas, por lo que me fue placentera la polla de Pepe.

Me cogió por las caderas y la metía y sacaba, dándome buenos golpes con sus cojones en mis nalgas, mientras María lamia y
mordisqueaba mis pezones y con sus manos me acariciaba la polla y me la meneaba, hasta que Pepe se corrió dentro de mí, saco el
condón bien lleno de lefa y quedo mi ano abierto y un poco dolorido, María aprovecho que estaba tan abierto y me puso crema para
apaciguar el dolor de mi ano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.