Un dia de cruising

Esta historia ocurre hace unos días, concretamente un día en la vida de Rubén. Ese día, Rubén, uno de los protagonistas de esta historia decide hacer cruising en los baños de un conocido centro comercial. Esta decisión la toma porque está un poco cansado y saturado de encontrarse siempre a las mismas personas con distintos perfiles en la app Bender.
Ya en el centro comercial, Rubén se queda un rato remoloneando por las inmediaciones de los baños. Así puede ver el trasiego de personas que hay en el pasillo y otros hombres que buscan lo mismo que él. En esas, un chico jovencillo se cruza ante sus ojos y se le queda mirando a los ojo. Este chico va de camino al baño, Rubén lo sigue con la vista y según va caminando hacia dentro, el joven se baja de forma discreta los pantalones. Solamente unos centímetros para no llamar mucho la atención, lo justo para enseñar la parte alta de los glúteos. Lo que se conoce como hucha. Esto no es otra cosa que una señal inequívoca de que quiere tema y de que está mostrando el principio del producto.
Para Rubén no pasa desapercibido, y además es un chico joven. Disimuladamente lo sigue y entra a los aseos. Allí está en el lavabo jugando con el agua haciendo tiempo para comprobar si alguno le ha seguido para cruising. Rubén se coloca al lado y también se lavaba las manos a la vez que le observa por el espejo. Se intercambian miradas y todo está hablado. Esperan unos segundos a que se vaya otra persona que está por allí y en cuanto se quedan solos ambos se encierran en uno de los baños.
Apenas se dicen los nombres y cruzan dos palabras para saber edades y roles cuando ya están con los pantalones y boxers por las rodillas. Ambos encajan perfectamente. Alberto con 19 años disfruta siendo pasivo y Rubén con 36 encantado de hacer de activo con un joven.
Alberto se coloca contra una de las paredes laterales sacando un poco de culo para que Rubén pueda ver y se le lance a catarlo. Rubén toma un poco de distancia y mira el culo de Alberto. Un culo pequeño, bastante plano con nalgas separadas. Con un tono de piel blanco, sin rastro de pelos y eso sí, ligeramente abierto. Más que abierto, se podría decir que cerrado pero sin estar apretado, holgado.
Rubén le acaricia las nalgas con una de las manos. Con los dedos apuntando al suelo, le coloca la mano por el muslo y va subiendo rozando la piel de Alberto con las llemas de sus dedos. Con cierto nerviosismo Alberto le pide que le de polla, que no están para perder el tiempo con tonterías. Rubén se acerca a su espalda y con su polla a media erección comienza a frotarse por la espalda y culo de Alberto. Este se apoya en la pared y comienza a mover la cadera de un lado a otro con cierto ritmo y a pedir que se la meta. Rubén le contesta que se calle. Se agacha y busca con las manos la polla de Alberto, está en erección, con cierta resistencia tira de ella hacia atrás para intentar que asome entre las nalgas de Alberto. Mete la cabeza y le chupa la punta unos instantes para terminar con un lametazo pasando por su ano ya con cierto tono rosado y caliente. Sin mas preambulos, coloca su polla dura en el ano de Alberto, no está con una erección completa pero sí con la suficiente vigorosidad como para poder abrir paso por el culo. Con el condón apenas desenrollado más allá del glande, va empujando la polla dentro de Alberto. Con una mano se sujeta la polla para que entre bien por el agujero a la vez que va haciendo de pequeño tope para ir desenrollando el condón a cada centímetro que entra.
Rubén aprieta los dientes y resopla, Alberto le dice que aguante, que si tenía tanta prisa que aguante y relaje el culo. Poco a poco logra desenrollar el condón por completo. En el momento que se suelta su propia polla busca la de Alberto abrazándole a la altura de la cintura. Sabe que lo está pasando mal y su objetivo es pajearle. Cuando Alberto descubre sus intenciones, le dice que no, que lo deje, que le de unos minutos para que se le haga el culo a esa polla. Entonces Rubén le susurra al odio: “Entonces espera que la clave bien”
Alberto se queda muy descolocado y con cara de sufrimiento y sorpresa. Rubén, flexiona las rodillas, se deja caer un poco hacia atrás, y con un poco de energía se impulsa hacia adelante y hacia arriba. Alberto pone una gran mueca de dolor y abre la boca como si quisiera gritar pero sin que salga ningún sonido de su interior. Rubén lo empuja contra la pared y lo sostiene con su cuerpo. Ahora mismo Alberto apenas está de puntillas, no puede ponerse con los pies planos porque la polla de Rubén le impide bajar, parte del peso de su cuerpo está descansando sobre la polla de Rubén. Unos segundos más tarde, cerca de un minuto, Rubén cede y se retira para que llegue al suelo. Alberto está en otro mundo, nunca le han penetrado tan profundo de una vez y así. Se queda como sin fuerza en el cuerpo. Momento en los que Rubén, con una mano en la cabeza y otra en la espalda, le acompaña el movimiento de inclinarse y ponerse en pompa. Ahora empieza a bombear con efusividad. Rubén pone las dos manos con los brazos estirados en la pared para amortiguar cada embestida. Está obnubilado aunque disfrutando del placer. Tanto que entre resoplidos sordos y los esfuerzos por permanecer en silencio para que no les escuchen, ni se da cuenta del momento de su corrida. De repente se para Rubén de bombear y dice “no aprietes cabrón, que estoy a punto.” hasta que escucha caer el semen en el suelo y nota el resto de contracciones de la corrida. Entonces se relaja y simplemente disfruta. Poco después de terminar la corrida de Alberto, Rubén le dice que se va a correr. En ese momento se da la vuelta y con cuidado de no pisar su propia corrida se pone de cuclillas con el culo aun abierto y con contracciones para cerrarse. Quiere que Rubén le de su corrida en la cara. Rubén no se da cuenta porque apenas tiene tiempo y se pajea con el condón puesto para soltar toda la corrida de una vez. El condón se llena de leche de una pasada a otra de mano de Rubén. Se lo quita y pone la punta de la polla en los labios de Alberto, este le chupa la polla y se la come un poco mientras Rubén, después de atar el condón le da golpecitos en los mofletes y la frente.
Alberto, se la saca y le dice; “¡Limpia amigo!” Ambos se visten y salen por separado de allí como si no hubiera ocurrido nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.