Tube sexo con mi tio en el local de lenceria

Esta historia que les voy a contar sucedió cuando yo era un adolescente, mi madre tenía una tienda de venta de prendas femeninas, vendía desde vestidos hasta lencería.
Un día mi madre me encargó que ordenara todo el local mientras ella iba al banco a hacer unos tramites, yo comencé con mi tarea ya que me había quedado solo y como la persiana del negocio estaba baja estaba en una total intimidad.
Primero comencé a ordenar los vestidos de salir, luego las polleras y así sucesivamente hasta que llegué a la ropa interior femenina, cuando comencé a tocar los corpiños se me erizó la piel, cuando quise acomodar las bombachas ya estaba totalmente exitado, entonces tomé la desición que había estado esperando toda la vida, me quite mi ropa de varón y comencé a vestirme con las prendas femeninas que había en el local.
Me puse un hermoso corpiño de aro con push que me marcaba bien los pechos, una tanga diminuta que se me perdió entre las nalgas, un corset bien ajustado que me marcaba mi cinturita como si fuera la de una mujer con caderas, unas medias rojas de red con portaligas y unos tacos de punta aguja, encima de todo me puse un baby doll todo transparente y le saqué la peluca rubia al maniquí de la vidriera.
Estaba hecha toda una reina, una actriz de pelicula porno, me sentía tan mujer, tan femenina, que decidí maquillarme con las pinturas de mi madre y completar mi transformación, ya estaba, ahí frente al espejo del probador estaba Vanesa, toda una mujer, esa era yo totalmente travestida.
Y estando totalmente entregada al gozo de verme toda mujer frente al espejo e imaginandome frente a mi hombre me entregué al placer de masturbarme imaginan-dome en los brazos de un novio.
Estaba tan fuera del mundo que no me di cuenta que llegó mi tio que era el socio de mi madre y que entró por la puerta de atrás del local, yo no lo vi entrar ni lo escuché, pero él empezó a contemplarme y a masturbarse al verme pajear como hembra hasta que ya no pudo más y me tomó por detrás con sus brazos enormes y me envolvió en ellos y comenzó a besarme con toda su pasión, yo no podía soltarme de sus brazos y él me decía dejate cojer porque sino se lo voy a decir a tu madre.
Yo quise resistirme pero luego de unos minutos ya estaba entregada, una por miedo a ser descubierto y la otra porque sus labios me sedujeron y comencé a desearlo con todas mis ganas.
Me besó en los labios con chupones de lengua que hizó que me mojara toda en mi bombacha, me tocó por todas partes, y finalmente me llevó a una trastienda que tiene el local y donde había una cama para el descanso de la mediatarde y haciendome sentar me dijo: desabrochame el pantalón y bajame el calsoncillo, despues su enorme pene penetró mi boca pintada y sus manos tomaron mi cabeza y me la hizo chupar durante largos minutos, me decía chupala puta, chupala hasta el fondo que a vos te vuelve loca.
Y era verdad, yo me desesperaba por esa pija, despues de una buena mamada acabo todo en mi boca y no dejó que se escapara ni una sola gota de su leche, me la hizo tragar toda. Despues me arrojó sobre la cama y se hechó encima mio, me acariciaba el corpiño con una mano y con la otra me metía los dedos por debajo de mi tanguita, sacaba los dedos todos mojados de mis jugos y me los hacia chupar diciendome: bebete tu propio nectar putita.
Mordió mis pezones y me chupo la bombachita, me dió vuelta y me dilató la cola con su lengua, me mojó bien el centro de mi ano con su saliva y finalmente me penetró diciendome que me estaba haciendo su mujer, primero me metió la cabeza y luego todo el tronco de esa enorme pija que tenía y cuando estuvo todo dentro mío comenzó a serrucharme con todas sus ganas y yo a gritar como una puta, pero me apretó la cabeza contra la almohada y ahogó mis gritos de placer y dolor, yo deliraba del gozo de estar siendo cogida y hecha mujer por semejante hombre, en un momento me hizo dar vuelta y abrir mis piernas, se las colocó sobre sus hombros y me dijo: ahora te voy a coger por la concha, te voy a llenar de leche y te voy a dejar embarasada, vas a ser mi mujer, quiero tener un hijo con vos, te voy a hacer un bebé.
Yo le pedía que no me acabase adentro, pero el dijo: no me puse forro así que te voy a dejar toda la leche adentro de tu concha de puta, despues de estar un rato dándome con todas sus ganas, eyaculó todo dentro mío y tal cual lo había a firmado me dejó llena de su leche.
Despues la sacó y me la volvió a meter en la boca y me la hizo limpiar hasta la ultima gotita de su leche, despues se volvió a poner el calsoncillo y el pantalón mientras yo permanecía aún abierta de piernas tirada en la cama y se marchó diciendome: ahora sos mi mujer, cuando yo quiera te voy a hacer vestir de puta y te voy a volver a cojer todas las veces que quiera, aunque creo que no te vas a resistir, sos muy puta y ahora que probaste mi lechita vas a ser vos quien me pida que te coja.
El se fue y yo me quedé sin fuerza para levantarme, me temblaban las piernas y encima me sangraba la cola por la tremenda penetración de la que había sido objeto, con dificultad pude quitarme toda la ropa de mujer y volverla a colocar en sus respectivos lugares y a quitarme el maquillaje justo a tiempo antes que llegara mi madre, la cual al ver que había ordenado el local me felicitó y me dijo andá a llamar a tu tío para que te felicite por el trabajito que hiciste.
Tuve que ir a la casa del fondo donde vivía mi tío para decirle que lo llamaba mi madre para que me felicite y él me agarró y me bajó los pantalones y me puso sobre la mesa del living y me la volvió a meter diciendome: todavía me quedaba un poco de leche, tomá guardatelo bien adentro y me volvió a dejar llena, volví con él al local y él me felicitó delante de mi madre, diciendome que era un chico muy obediente, que tendría que haber sido mujer por como sabía ordenar la ropa femenina del local, yo me sentí muy orgullosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.