Soy mujer y me excitan los travestis

Hola. Soy una mujer de 24 años, me llamo Daniela y desde hace unos meses tengo muchas fantasias con travestis.
Vivo en Buenos Aires. Alquilo un departamento en la zona de Palermo, cerca de la zona roja. He tenido sexo con hombres y un par de veces con una amiga (para ver que se sentia). Pero hace un par de meses volvia de una reunion con amigas cerca de las 2 de la mañana y me meti con el auto en los bosques de palermo. Habia oido hablar que en ese lugar habia travestis y senti la curiosidad de ir a ver.
Andaba despacio y ellas estaban paradas al costado del camino esperando que las levanten. Habia algunas que parecian tipos disfrazados (horribles) pero otras realmente tenian unos cuerpos esculturales. Es todo un circuito que rodea los bosques y uno puede recorrerlo una y otra vez.
Yo tenia los vidrios levantados y no me podian ver pero yo si las veia. Al principio me daba risa verlas desfilar pero, como ya dije, algunas realmente eran hermosas.
Quise para para ver como hablaban con los clientes y estacione a un costado del camino. Abri la ventanilla y me puse a observar como paraban los autos y luego de hablar subian y se iban. Asi habre estado 15 minutos y ya iba a irme a casa cuando se acerco una y me preguntó: “Que andas haciendo por aca?”
Gire la cabeza y vi una morocha alta con el pelo por los hombros, flaca, vestida con una remera ajustada que notaba unas tetas hermosas y una pollera acampanada bien cortita. Me quede muda y no sabia que contestarle.
Me mira, se sonrie y me dice: “Te gustan las traviesas?”.
Yo toda colorada le digo que me causa curiosidad y que nunca habia visto una.
“Y que te gusta de mi?” me pregunta agachandose y mostrandome sus tetas a traves de la remera. Se le notaban unos pezones duros y largos que eran una tentacion.
Le digo “realmente sos hermosa y tenes unas tetas perfectas”. Ella me miro, se levanto la remera y me pidio que se las tocara para ver si me gustaban.
Con muchisima verguenza se las toque con un dedo y enseguida lo retire y le dije: “Son muy lindas pero me tengo que ir”.
“no te asustes, no te voy a comer” me dijo. “Es raro encontrar una chica por aca que nos este buscando. Vos sos muy linda y a mi tambien me gustan las chicas”.
Me dejo perpleja. Un travesti que le gusten las chicas? “Como es eso?” le pregunté. “Ustedes se operan para estar con hombres, no entiendo”
“No todas se operan. La mayoria solo se operan las tetas pero el resto queda”
“Queee? Vos tenes pija?” le pregunte sorprendida.
” Por supuesto” me dice “y no me puedo quejar de lo que tengo” riendose.
No esperaba este tipo de conversacion y notaba que me estaba agarrando calor en todo el cuerpo, “que bien!!, te felicito. Otro dia seguimos hablando. Ahora me tengo que ir” le dije sonriendome. “Fue un gusto hablar con vos” Suerte.
Me agarró una mano y me la puso en sus tetas e hizo que se las acaricie mientras me decia: ” Me gustaria que vuelvas para que nos conozcamos un poco mas. Me llamo Nicole”.
Senti sus pezones en mis dedos y eso me excito muchisimo. Solo le dije: “Yo me llamo Daniela. Te prometo que voy a volver. Vivo cerca.”
Me soltó la mano y se agacho para darme un beso. Yo la mire y cuando quise poner la mejilla senti su lengua dentro de mi boca y senti como mi concha se humedecia.
Se alejo unos metros y quedo esperando a algun cliente.
Me fui rapido a casa. En cuanto llegue me acoste y no podia dejar de pensar en ese cuerpo. Empece a acariciarme y termine haciendome una paja interminable. Eran orgasmo tras orgasmo hasta que termine sin fuerzas y me dormi.
Por supuesto volvi y en otro momento les cuento.
Gracias

Daniela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.