Probando todo por primera vez, con el consentimien

Espero que este relato si salga, que los ultimos no han podido leerse.

Como pareja que nos gusta el morbo, enseguida supimos que teníamos que probar cosas nuevas.

Eso nos llevo a pensar en hacer tríos, intercambios o cualquier otra propuesta que nos surgiera. Y la primera que nos surgió, fue con una pareja amiga.

Es una pareja que lleva poco tiempo, bastante más joven que nosotros. Muy guapos ambos, aunque ella de demasiado delgada, sin culo y un cuerpo demasiado largo. Había pensado en probar con otras mujeres, pero definitivamente, aquella no era una con la que empezar. En cambio, su pareja me traía bastante más. A diferencia del mio, su chico era bajito y muy músculos, y debería tener también un buen miembro, por el bulto del paquete. En caso de intercambio, tenia claro quien salia ganando.

No hicieron falta demasiados diálogos, en un nada, estábamos en pelotas en casa de ellos, cada una de nosotras calentándonos con nuestros respectivas parejas.

Yo no dejaba de mirar la polla del otro, parecía estar ya dura, pero tenia la carnosidad de una que no lo está. Y era enorme, de grosor. Siempre he estado orgullosa del miembro de mi pareja, el más grande que había visto hasta entonces. Larga, muy larga y gorda. Pero aquella era todo cabeza, como una seta. No podía decir que fuera pequeña, pero si tenia el aspecto de ser bastante mas pequeña que la de mi pareja.

Hicimos el cambio, y enseguida vi como aquella mujer delgada, pechos enanos y sin culo, se metía la polla enorme de mi chico en la boca. En ese momento sentí una punzada de celos, y el arrepentimiento de no comerle más a menudo la polla. Ahora tendría aquel buen recuerdo, y no el mio.
Pero se me pasó todo en seguida cuando me encontré la cabeza del otro chico entre mis piernas. Que lengua, como me comía el coño. No se como lo hizo, pero fuy la primera en tener un orgasmo, también la primera en tener un segundo. Apenas habíamos empezado, y yo ya había puesto empapada la cama.

El chico se puso sobre mi, jugando con mis enormes pechos, y poniéndose hábilmente el condón, comienzo a metermela. Mi pareja y la otra chica, dejaron su juego y se pusieron a observarnos. Ella jugaba con la polla en la mano mientras se meta los dedos en el coño.

Enseguida entendí porque nos observaban. Deberíamos ser todo un expectaculo, el chico loco con mis pechos mordiendolos desesperadamente, y yo gritando loca de dolor y de placer con aquella polla dentro. Durante algunos minutos desaparecí, todo eran saltos en la cama, gritos, jadeos y mucha humedad…. El orgasmo era de los mejores que había tenido nunca (o el mejor).

El chico se salio de encima mio, pensé que iba a cambiar de posición pero vi que lo que queria era observar a la otra pareja.

Aquella chica era como una niña en manos de mi pareja. Como un juguete. Se puso a cuatro patas, mientras mi marido la atravesaba por detrás. Tenia que estar llegandole muy hondo, con aquel cuerpo menudo y la polla enorme de mi chico.
Al contrario de mi, ella no gritaba de forma escandalosa, pero veía en sus ojos, que estaba teniendo grandes orgasmos.

Se acerco a mi, me hizo tumbarme, y comenzo a comerme el coño. La primera vez que una mujer me lo comia.

No tenia nada que ver con lo que haba probado antes, fue espectacular, y muy excitante. Mi marido desesperado, comenzó a follarla por detrás aun mas intensamente. Yo sabia de los orgasmos de ella, por las mordidas que me hacia en el clítoris cada vez que tenia uno.

El otro chico, mientras tanto, se había quitado el condón, y puso la gorda polla sobre mi cara. Quería que se la chupara.

Estaba muy excitada, demasiado excitada como para ser consciente de lo que hacia. A los pocos minutos, me di cuenta de lo que había pasado, había probado el primer semen. Y no era el de mi novio, era como ponerle los cuernos. De aquella polla comienzo a salir semen como de una mangera. Primero con una explosión fuerte dentro de mi boca, y luego mientras se masturbaba, sobre mi cara y el resto de mi cuerpo. Según supe después, incluso llego a la cara de la otra, que había parado de comérmelo, para observar la corrida de mi marido.
Por algún motivo, yo misma fuy a buscar aquella polla chorreante, para metermela en la boca y tragarme el resto del semen.

La otra chica, hizo parar a mi chico, y subiendo por mi cuerpo, fue recogiendo el resto del semen. Hasta llegar a mi boca, donde me besó.

Cuando dejó de besarme, pensé en lo que había pasado, y fui consciente del hecho de que había probado algo que aun no había dejado que hiciera mi novio. Pensé que se enfadaría, pero al contrario, el estaba súper excitado.

Se tomó la libertad de cojerla a ella, y meterla la polla en la boca, como si quisiera follarsela por allí. Nos acercó a las dos, como si quisiera que las dos participaramos, algo que hicimos.

El otro chico no iba a quedarse mirando como su mujer tragaba polla de otro tío, así que poniéndose otro condón, me puso a cuatro patas, dispuesto a darme caña a mi.

Pero me esperaba una sorpresa, me la estaba metiendo por el culo. No dije nada, deseaba probarlo, también por primera vez. Así que le robé la polla a la otra, y cogiéndola fuerte, la usé para descargar parte del dolor que sentía.

No tardé en ceder la polla de nuevo a la otra, pues yo no tenia más remedio que ceder y relajarme con aquello que me estaban haciendo. Lo más sorprendente, es que notaba una sensación nueva, algo extraño. Cuando la sacó de mi culo para metermela en el coño, lo supe, me estaba follando sin condón. Me sentía traicionada, pero al mismo tiempo excitada. También era la primera vez que hacia aquello.

Mi chico se corrió finalmente dentro de la boca de la otra, y me sorprendió que a nadie le importara, que ella se tragara todo el semen, y que a mi me excitara tanto. Ella se saco la polla de la boca, y aun chorreante de semen, me la metió en la mía para que pudiera saborear las ultimas gotas.

Yo no sabia donde estaba, estaba en mi mundo de los orgasmos, con aquella polla pasando de mi culo a mi coño cada pocos segundos.

Finalmente sentí como me inundaba un calor nuevo por dentro, y sentia un nuevo tipo de orgasmos.

No! aquello no podía ser. Mi chico no podía saber que me habían llenado de semen antes que el. Así que corrí al encuentro de aquella polla, para aparentar que se estaba corriendo en boca.

Luego, poniéndole el condón usado de nuevo, me puse sobre el de de nuevo, metiendomela bien adentro. Mi chico estaba disfrutando de la limpieza que le estaba haciendo la otra chica. Limpieza meticulosa de semen. El lo estaba disfrutando realmente, pero no sabría nunca lo que había hecho.

Después de descansar un rato, propuso que una de nosotras disfrutara de los dos a la vez. Por alguna razón me tocó a mi.

Mi marido me follaría el culo… Pobre, pensaba que me lo iba a estrenar sin darse cuenta de todo lo que había hecho ya.

Me pusé encima del otro, y mi pareja detrás, poco a poco fuimos coordinando aquel difícil juego. La situación era muy excitante, aunque no era lo mejor de aquel día.

La otra chica, aburrida, sacó a mi marido de mi culo, y se puso encima para montarselo. Ahora, con mi marido distraído, fui yo quien le quitó el condón al otro, y esta vez si disfruté como me llenaba por completo por dentro.

No deje que se fuera, continué encima de él disfrutando de aquel festival húmedo. Mientras tanto, la otra hacia lo mismo con mi marido, con la diferencia, que el si llevaba condón, que solo se quitó en el momento de correrse nuevamente en la boca de ella.

Yo ya había salido de encima, y se la chupaba para hacer desaparecer los restos de semen. Aunque esta vez, si mi pareja no se había dado cuenta, es porque estaba demasiado distraído con la situación. Era imposible no ver como me chorreaba el coño.

Para terminar, ella propuso que ambos se corrieran en su cara, para disfrutar del doble de semen.

He de decir, que no es la única vez que he disfrutado de esa joven pareja. Sin que mi chico lo sepa, he quedado con ellos, siendo hasta el momento, el único semen que ha entrado en mi coño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.