Omegle: Entre next y wins anda la cosa.

Y ahí estaba yo, sentado en mi silla enfrente del ordenador con la cam bien situada a punto de iniciar mi primera sesión. Estaba un tanto nervioso porque no sabía la reacción de la gente al verme o de la mía propia. Había visto muchos vídeos, pero claro, una cosa es verlos y otra hacerlo tú. No era partidario de esta práctica, pero los intervalos largos sin follar hicieron que mirase a la cam con ojitos y me animé.
El plano de la cam enfocaba desde el cuello hasta el pubis, sin enseñar nada en principio. Mi cara descartada, privacidad ante todo. Nunca sabes quien está al otro lado. El rabo, pues ya se vería, depende de la otra persona, si quería o no.
Estuve un tiempo, tampoco mucho, haciendo cam. La verdad es que acaba siendo una práctica un tanto aburrida y algo fría. Así que probé, viví ciertas experiencias y lo dejé. Tuve muchos más fracasos que éxitos, hay que reconocerlo. Es lo que hay. Y quería compartir algunas experiencias que tuve en esta época.
Al principio obté por conectarme en español. Nada mejor que gente de tu propio idioma para tener cierta soltura en el chat (luego te das cuenta que precisamente el chat es lo de menos) y empezó todo…
Chica mejicana
Enfocaba debajo de su nariz hasta el pecho. Labios gruesos. Pecho generoso. Le saludo, me saluda y me manda un beso, coñe es de verdad. Le enseño el rabo. Sonríe. Quiero tu leche, me dice. Pues vale, ahí voy. Me hace muecas con los labios, juega con su lengua. ¿Vaya, digo – me ayudas??? Deja de hacer gestos con la boca. NEXT.
Y así acabo mi primera intervención. Seguimos.
Amigas Argentinas
Dos mujeres en la cama. Me ven y saludan las dos. ¡Coño, que me monto un trío virtual!! Empiezo a jugar yo solo. Que grandota dice una. Eing? ¿Grandota?? Bueno, no seré yo quien la contradiga. Les comento si quieren jugar y empieza un monologo virtual hablándome de su marido que si esto que si lo otro, bla, bla, bla, bla… Hacía un rato que me había guardado el rabo y miraba la estantería buscando una peli para ver. Le dije que me tenía que ir. NEXT.
Chica argentina
Chica que nada más verme, me saluda y se quita la camiseta quedándose en sujetador. Ostras!!! Que rápido todo, ¿no??? Empieza mi sesión onanística, ella se toca el pecho, juega con él, pero no se quita el sujetador. Te lo quitas- le digo. No puedo. ¿Y eso??? En ese momento aparece por detrás un hombre con un bebé en brazos. Me quedo medio flipado. ¿Y esos?? Nada, un amigo. Yo: venga un saludo. NEXT
Cambié al inglés a ver cómo iba la cosa. Tampoco cambio mucho, para ser sincero.
Chica Americana
Chica de color. Muy guapa. Pecho enorme. Nada más verme, me pide que me corra para ella. Pues nada, a mandar. Ahí estoy. Se chupa el dedo. Se toca los pechos. Juega con la boca, lengua…Me escribe: Papito, dame tu leche (ella sabía que era español, al principio se lo había comentado, supongo que ella también lo conocería al escribirme eso) Me quedo parado: ¿Papito??? ¿Qué coño es eso? Lo primero que me vino a la mente era Miguel Bosé. Le digo- ayúdame un poco. A lo que me contesta: ehh? ¿Quién te crees que soy??? Yo: ¿Perdón?????? NEXT.
Chica sueca
Chica preciosa. Sentada en su cama, escuchando música. Me ve. Pienso: se pira a la de ya. Sonríe y me saluda. Le enseño el rabo. Se levanta y se va… pues que bien, y ahí estaba yo con el rabo tieso viendo un juego de cama bastante feo a base de corazones. Me quedé un rato viendo su habitación. Aparece. Ohh! ¡Ha vuelto! Vestía un albornoz. Se queda mirándome y se lo abre. Bestial. Cuerpo de auténtico lujo. Se sienta en la cama. Abre las piernas y…WIN!!!
Chica inglesa
Muy guapa. Sentada en un sillón. Vestía una bata. Le enseño el rabo y le saludo. Levanta la ceja extrañada y me pregunta: ¿qué haces??? Joder, que le digo yo ahora. Jugar digo – lo típico. ¿Te gusta???- no me dice nada, sigue mirándome. ¿Me ayudas?? Sigue en silencio… de pronto hizo un gesto que me encantó. Mira hacia un lado, mira hacia el otro, mira hacia atrás y zas! Bata abierta. Ojos como platos. Tetazas. Las toca. Se empieza a chupar el dedo…WIN!!
Chica Americana
Guapa no, guapísima tampoco. La cosa más bella que he podido ver nunca. Un auténtico bellezón tumbada en la cama enfocándose la cara y sus hermosas tetas. Me la juego- pensé. Ahí voy, rabo fuera. Me encanta dice. No me lo creía. Me gustan tus tetas, le dije. Se ríe. ¿Sí??? Se reincorpora de la cama y se quita la camiseta. Santo Dios. La perfección hecha teta. Soberbias. Juega con ellas. Tardo menos de un minuto en correrme. Lo ve y me hace el gesto del pulgar para arriba. Me disculpo por tardar tan poco. No te preocupes – dice, me encanta. Nos despedimos. Todavía tengo grabada en mi mente esa preciosidad de mujer.
Chica Trans
Pues me engañó. Hay que reconocerlo. Porque era guapa. Morena con gafas. Empieza la rutina de siempre. Me ve tocándome y me pregunta si se puede unir. Por supuesto – le dije. Sin saber la sorpresa que se acercaba. Y llega el momento. Se quita la braguita mostrando algo exagerado. Tenía más rabo que la Pantera Rosa. Ahí pensé una frase del gran Groucho que decía: “nunca voy a ver películas donde el pecho del héroe es mayor que el de la heroína”. Pues eso, me sentí dolido en mi orgullo macho y me fui. Luego me arrepentí y al menos podría habérselo explicado. Pero bueno fue todo muy rápido.
Y estas son algunas de las aventuras mías. Nada que ver con los exitazos de la gente que se pueden ver por ahí. Pero aquí en lo virtual es como en lo real. Están los que follan mogollón y los que nos cuesta Dios y ayuda. Dejo para el final la situación más marciana que viví durante esa época.
Chica española
Aparece una chica muy mona ella. Yo, a lo mío. Nos saludamos. Hablamos. Es española. Coño!! Yo también. De Barcelona. ¡Coño!!! Yo también! Seguimos hablando hasta que me suelta: Eres Javi. Yo – qué???? Que eres Javi, el novio de mi amiga Lorena. Yo flipando. ¿Perdona, porque dices eso??? Porque mi amiga me ha hablado mucho de él y por lo que me contó eres tú. A ver, me estás viendo la polla y una camiseta, ¿crees que es suficiente para conocer a una persona sin haberla visto solo por lo que te contó tu amiga??? Sí -me dice. Pues chica que crack eres. Le voy a contar que estás aquí con otras chicas – me dice. Pues díselo y dile además que paso ya de ella. Y me fui. A día de hoy no sé cómo se produjo aquella situación. Fue raro de cojones. Omegle tiene esas cosas.
Hace tiempo que dejé de hacer cam y no creo que vuelva, aunque a veces, por vivir historias como la anterior, igual un ratito no vendría mal.
Salud y besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.