Muchas putas

Estabamos Adrianna y Mateo,que era yo,chateando entre ellos a través del móvil,mientras que Adrianna se tocaba lasciva y lujuriosamente,pues estaba tumbada en la cama y abierta de piernas y tenía el coño bien rasurado y empezó a mandarle mensajes a su amigo Mateo tales como : “Este sitio es muy divertido”,”Ya ni siquiera sé por qué estoy aquí” … y el simpático de Mateo le respondió “ya veo,creo que puedo tener libre adivinanza” y Adrianna respondió :jajajaja ,bien ,estoy muy cachonda,hoy … y Mateo replicó : “Bien,¿Qué vamos a hacer al respecto?.
Y Adrianna afirmó : “No lo sé,puedes venir aquí y que yo te c*** el rabo”
Adrianna salió todo pizpireta y divertida a la calle y se encaminó muy mona en busca de su buen amigo Mateo.
Al final de ese camino estaba cerca de una casa y llamó a la puerta con dos sonoros golpes y le abrió la puerta alguien que era su amigo Mateo

— Hola,Mateo,¿puedo pasar? — inquirió simpática Adrianna
— Adelante,adelante,monina — afirmó sonriente Mateo

Mateo se la llevó a su habitación y la sentó encima de un amplio tresillo de cuero blanco y allí empezó a meterla mano lenta y lascivamente mientras Adrianna permanecía quita e inmóvil

— Ven aquí muñeca,me has puesto cachondo,zorrita — articuló Mateo
— Estoy mojada,cabrón — afirmó Adrianna toda lujuriosa
— Venga,no seas tan putita.Dame un beso — ordenó Mateo cachondón

Se levantaron y Adrianna estaba con la falda a medio quitar y la blusa medio subida y casi enseñando las tetitas por abajo y la zorrita de Adrianna había cogido del rabo a Mateo que estaba empalmado.

— Gracias por soltarme,cariño — articuló Adrianna

Mateo tumbó a Adrianna en el blanco tresillo,la abrió bien de patas y le introdujo casi toda la mano en el caliente coño mientras la putita jadeaba y gemía como una guarrita lasciva

La guarra de Adrianna gemía,se desgañitaba,bufaba y resollaba de placer mientras el cabrón de Mateo le metía dos dedos en todo el coño y no paraba de gemir y jadear como una puta perra en celo y con las piernas hacia arriba y en V

— ¡vamos,zorra,jadea!,¡mas profundooo! — advirtió Mateo calientemente mientras permanecía agarrando con una mano la cabeza de Adriana y con la otra estaba perforando brutalmente con dos dedos el hirviente y espumeante coño de Adrianna que estaba muerta de placer.

— ¡ah!,¡ah!,¡ah!,¡ah!,¡ah!,¡ah!,¡ah!,¡ah!,¡ah!,¡ah!,¡ah!,¡ah! — gemía Adrianna toda desesperada
— ¿te gusta,eh,guarrita? — pregunté
— ¡ siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii ! — afirmó Adriana vociferando de lujuria
Yo proseguía con mis dos dedazos enhiestos en el coño de Adrianna que permanecía bien abierta de patas y todo corrida de regusto por tener mis sabios dedos que la daban y daban placer al trepanar su agitado y ardoroso coño de fulana libidinosa.
Seguía perseverando y persistiendo con mis perforadores dedazos en el interior del profundo coño de Adrianna que me miraba con lujuria y ponía a la vez los ojos en blanco de deleite carnal.
Le levanté de estar en esa postura y se arrodilló ante mi para comenzar a tragar y lamer mi rabo que se estaba empezando a poner duro
— ¡vamos,zorrita!,¿quieres probar mi polla? — inquirí lascivamente
— ¡si,cabrito,si! — afirmó con rotundidad sexual Adrianna

Adrianna se tragó mi rabo y yo le empujé la cabeza hasta mi pierna y yo miraba embelesado y fascinado como esta depravada guarrita de Adrianna tenía en su cavidad bucal mi rabo
— ¿te gusta mi polla? — pregunté excitado
— ¡muy grande,cabrón! — exhaló Adrianna dejando su boca cerca de mi rabo,todo mojado por sus lascivas babas

Yo la golpeaba y atizaba en sus morros con mi enhiesta pero dura verga y ella abría su hambrienta bocaza de fulana para tragar y engullir otra vez mi duro rabo
La muy puerca hizo aparecer su deseosa lengua en sus fauces y le empecé a asestar sacudidas en su lengua con mi carnal jabalina. La muy cerda,se levantó un poco,agarré con fuerza su bocaza y la empujé para que devorara toda mi verga de macho que celo,que tanto gozo me estaba dando esta puta fulana
— ¡vamos traga,zorra!,¡engulle,puta!,¡tragatela,guarra! — ordené con furia a esta zorra de Adriana
Agarraba con fuerza el cabezón de Adrianna que tenía bien abierta su puta bocaza y tragaba y engullía en nonstop mi dura verga de macho en celo hasta casi atragantarse,`pues notaba que casi casi tocaba su campanilla con la punta de mi brutal cipote
Después de estar en esa brutal postura hasta casi ahogarse,la separé de mis piernas y la muy puta se subió la blusa para mostrarme mas las tetas y la agarré con firmeza de sus dos coletas para volver a recomenzar las acometidas de su lasciva bocaza de zorra en celo hacia mi polla que ya estaba dura y bien pringada de sus babas de puta puerca.
La cerda engullía y deglutía mi duro rabo y me miraba casi con pena y a mi me daba igual,porque ambos buscábamos un mutuo placer y el de ella era el darme goce y deleite con su bocaza de fulana tragona. Cuanto mas verla sufrir y como engullía mi rabo,mas cachondo me ponía,pues sabía lo puta cerda que ella se sentía y lo feliz que estaba de tragar mi gordo rabo de semental.
La atraje mas y mas hacía mi,hasta casi atragantarse y atracarse con mi gorda verga en su caliente bocaza y veía que lo pasaba muy mal pues no la dejaba respirar por la boca y eso me ponía muy burro
La volví a separar para que respirara un poco y la tumbé en el amplio tresillo,bien abierta de patas para estacarla con mi rabo y joderla bien y a gusto
— ¡es muy gorda y grande tu polla,cabrón! — resolló Adriana entre gemidos

La abrí bien de patas y comencé a horadar,perforar y punzar con mi rabo en todo su coño al tiempo que con una mano la agarraba de la cabeza mientras chillaba de lujuria

— ¡si,cabrón!,¡dame mas!,¡hijo puta! — vociferaba Adriana de placer.
— ¡ahora te vas a clavar este consolador en todo tu coño hasta que sientas hasta la punta! — sometí a Adrianna

Mientras tenía esa polla de goma y se la clavaba desde el suelo,le presioné a Adriana a que se tragara mi polla sin rechistar la muy zorra.

Yo follaba y jodía la puta bocaza de esta sucia guarra de Adrianna hasta casi atragantarse mientras respiraba con dificultad y ambos estábamos mas y mas cachondos presos del vicio que nos unía

Después de estar así,cambiamos de posición,se puso de rodilla frente al respaldo y yo dándole mi rabo y le entregué una jarrita para recoger su saliva después de tragar mi rabo y mientras ella engullía,deglutía y devoraba mi rabo y le sujetaba la cabeza para ver cuanto aguantaba en esta posición sin moverse

Echó bastante saliva por su bocaza de zorra depravada,pues eso era que tenía un calentón brutal y que podía seguir mamando y chupando mi rabo sin parar

Me situé detrás suyo,enfilé mi rabo en dirección a su depravado culo y se lo clavé de un certero golpe en todo el potorrín y comencé a barrenar,punzar,taladrar y trepanar su agitado culo de ramera libidinosa.La muy cerda gemía y sollozaba como una cualquiera barata y tirada y eso me exasperaba y hartaba porque quería apagar sus infantiles sollozos que no conducían a ninguna parte.

Resolví acabar con aquellos lloriqueos banales y resolví pegar la polla de goma que antes la ramera esta de Adrianna había tenido en el coño y la pegué en el cristal,con una ventosa, que estaba frente a nosotros.

Mientras la zorra llorona de Adrianna tragaba y deglutía sin parar esa polla de goma co la puta ventosa,yo la propinaba y asestaba duros golpes como rabo en todo el culo para que el placer de esta pécora lasciva de Adrianna fuera mas inconmensurable y no parara de tener placer en dos de sus tres agujeros sexuales de ramera depravada.

Frené de taladrar de esa manera tan brutal el culo de esta puerca de Adriana,la tumbé con su bocaza de guarra en celo y bajé mi rabo hacia su boca para que la tragara con amplitud y comencé a follar su boca,pero fui bajándome hacia ella,para que su boca golpeara mi rabo y notara mis cojones en su puta bocaza tragona. Así la estuve fornicando hasta que paré para que exhalara mas y mas saliva y volviera a una acometida de mi rabo en su tragona bocaza de perra en celo.

— ¡Ahora te voy a dar con mi rabo,zorra! — grité de lujuria

Mientras la follaba,ella tragaba otra polla de goma, porque no quería oír sus gemidos ya que me asqueaba oír como jadeaba la muy zorra

Después de taladrar su coño,ella se subió a mi rabo y empezó a cabalgarme como una vulgar ramera de prostíbulo y gemía,jadeaba,bufaba y berreaba de placer como una verdadera y genuina fulana de burdel de carretera.

Paré un momento le metí la mano en la boca hasta hacerla vomitar y que lo hiciera en la jarra que llevaba en la mano y donde estaban sus sucias y pegajosas babas de puerca

Frené de horadar su agitado coño,para que se volviera a clavar el rabo de goma que tenía la ventosa en la base y follara como una cerda buscona mientras la miraba con vicio. La muy guarra jadeaba y jadeaba y movía la jarra que tenía en su mano con sus babas y vómitos.

La senté en el tresillo frente a mi y ella,la muy cerda,con su lengua y su bocaza de guarrona,yo con mi rabo me pajeaba para echar en la bocaza de fulana de Adrianna toda mi caliente y pringosa lefa de macho lascivo. Una vez hube expulsado mi cremosa lefa,le metí toda mi polla en su golosa bocaza de guarra depravada para que tragara los últimos restos y luego los expulsara en la jarra que llevaba en la mano. Me volví a pajear,le metí el rabo en la boca y ella lo tragó hasta casi ahogarse para recibir toda mi cremosa lefa y que luego la echara en la susodicha jarra.

Una vez que acabé con este jodido suplicio y después de haber recibido y almacenado mis lefas en la jarra y el vómito acabé por arrojar en el careto sucio de Adrianna esta basura que a ella tanto le gustó

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.