Mi liberación con Lorena

Con Lorena he estado varias veces, la descubrí por culpa de una amiga, Susana, se me había metido en la mollera hacer un trio. Susana, yo y una sumisa de la que los dos pidiéramos disponer para nuestros juegos. Susana sabiamente me dijo que antes de hacer un trio de estas características primero tenía que probar yo por mi cuenta si esto del bdsm me gustaba, ya que era diferente y si no, podría ser un desastre.

Total que de trío con Susana de momento nada de nada pero mis visitas a Lorena se han ido repitiendo. Los primeros encuentros más bien han sido encuentros normales con alguna escaramuza en esto del bdsm. Que si un día cuatro azotes con una fusta, que si otro día cuatro más con un látigo, que si otro día, ni una cosa ni la otra y solo follamos, etc…, Nos lo tomamos como un juego, que es como creo que hay que tomárselo y según como vengan las cosas.

Lorena es una tía divertida, simpática y un tanto alocada si te tiene confianza y creo que además tenemos cierta complicidad.

Como he dicho antes me lo tomo como un juego e incluso como tal a mí me cuesta una barbaridad realizar cualquier tipo de acción que represente algo de agresividad, por muy pequeña que sea, sobre una mujer. No puedo, vamos que después de cada azote mencionado anteriormente venía el “huy, perdón”.
Un desastre de amo vamos.

Gracias a ella descubrí “Clandestino” un local con unas mazmorras perfectamente equipadas y que dan un ambiente muy apropiado para estos menesteres. He estado un par de veces muy satisfactoriamente, le he cogido el gusto y me siento como en casa. El trato es sumamente agradable por parte de la dueña Mª Angels. Y ya que de bdsm, yo poco, al menos el ambiente sí que acompaña.

Todo esto lo explico porque hace poco tuve una semana un tanto complicada a nivel laboral y extra laboral. Y en uno de esos prontos que me cogen, llamé a Lorena y le dije, que tal si nos vemos pronto en “Clandestino”?.
Evidentemente se puso muy contenta y quedamos para vernos en breve.

Llega el día del encuentro y precisamente esa mañana también la tengo muy complicada y se suma a la tensión que llevo acumulada de varios días e incluso meses.
Solo pienso en el momento en que me encontraré con Lorena y poder aliviar tensiones.
Esta vez y creo que es la primera vez que me pasa, llego primero a la cita, así que paso a las dependencias, me solicitan que es lo que voy a necesitar y solo pido unas muñequeras para inmovilizar los brazos.
Mientras lo preparo todo para jugar como siempre, pienso… ¿no hay confianza con Lorena?, ¿no es un juego? pues juguemos.

A la hora en punto aparece Lorena por la puerta con un antifaz en la cara, un conjunto de ropa interior blanca y medias negras y zapatos de aguja.
Sin mediar palabra se me tira al cuello y nos morreamos intensamente.
Me pregunta si quiero que se ponga su collar de sumisa con su correspondiente cadena, a lo que asiento.
Le informo de que esta vez vengo dispuesto a jugar y noto que le brillan los ojos.
Se queda inmóvil delante de mí y la desnudo totalmente. Me desnudo yo también.
Le enseño las muñequeras y ella me ofrece sus brazos para que se las coloque.
La inmovilizó con las manos en la espalda y cojo fuertemente la cadena que lleva al cuello tiro de ella hacía abajo haciendo que se arrodille hasta que su cabeza queda a la altura de mi polla, la cual engulle sin miramientos. Al tener las manos atadas la tengo totalmente a mi merced y yo decido el ritmo, la intensidad, la duración y la cantidad que traga y deja de tragar. Una mamada a mi medida yo decido en todo momento., espectacular, la cosa promete y le voy cogiendo el gustillo.

A continuación la hago recostarse sobre una jaula acolchada por la parte superior, que hay en medio de la sala.
Continúa con las manos atadas a la espalda, le doy un par de azotes con la mano a lo que me responde con gemidos, le separó las nalgas escupo en su trasero y le hago un beso negro mientras continuo azotando su trasero. Vuelvo a cogerla por la cadena y hago que me la vuelve a mamar.
Le libero de las ataduras a la espalda pero la hago subir y estirarse boca arriba sobre la jaula, ahora la ato mediante las muñequeras a los laterales de la jaula quedando inmóvil. Me comenta que eso es la primera vez que se lo hace y eso me gusta.
Me doy cuenta que me he despistado y no he solicitado ningún extra más, no tengo ni fusta, ni pinzas, ni látigos ni nada de nada así que decido qué estas herramientas serán sustituidas por mis manos.
Ella inmóvil sobre la jaula y me dedico a jugar con sus pechos como creo conveniente, recorro todo su cuerpo con mis manos hasta detenerme en su coñito, empiezo a masturbarla, gime, escupo sobre su coño, separó sus labios juego con ellos, los beso, los lamo, los mordisqueo y ella no para de gemir y se corre por primera vez.
Me pide polla, me subo a la jaula y le introduzco mi polla en su boca y se la traga hasta el fondo. Vuelvo a bajar a su coño le vuelvo a realizar un cunilingus con nueva visita a su cerito, nueva masturbación con mis dedos y nueva corrida de Lorena.
La desato hago que se arrodille y mi amigo vuelve a desaparecer una vez más en su boca, esta vez con más intensidad.

Cuando la vuelvo a tener bien dura vuelvo a coger de la cadena y la guío por la sala hasta un potro que hay en ella, la vuelvo a inmovilizar mediante las muñequeras al potro, quedando ella a cuatro patas totalmente disponible para mí. Me colocó delante de ella y una nueva mamada se ve obligada ha hacerme, veo que empieza ha mostrar síntomas de cansancio y me coloco detrás de ella, le doy unos cuantos azotes con la palma de mi mano “spanking” que ella me agradece. Me enfundo y decido penetrarla poco, a poco para que note bien cómo entra, ella me pide más, así que incrementó el ritmo a la vez que voy azotando sus nalgas a ambos lados indistintamente con mi mano tengo total control sobre la situación y Lorena se corre de nuevo.

De nuevo la desato del potro y ella hace el gesto de ir hacia la cama, pero no chata, no, le vuelvo a coger de la cadena y cómo iba a desaprovechar yo una cruz de San Andrés que hay en la pared, la ato a la cruz de cara a la pared y nueva sesión de spanking para Lorena, esta vez un poco más intensa incluyendo su entrepierna. Inmovilizada, con mis dedos cojo sus labios vaginales y juego de nuevo con ellos, prosigo el spanking y nueva follada con ella crucificada.

Ahora si la desato y ella solita se va para la cama, le ordenó que se masturbe para mí y nueva corrida de Lorena, le quitó las muñequeras y el collar quedando liberada y me lo agradece con una nueva mamada que continúa con un 69. Me estiro boca arriba en la cama, ella se coloca de rodillas entre mis piernas, masajéo sus pechos con mis pies y ella aprovecha para chupármelos y lamérmelos bajando por mi pierna hasta mi amigo, se recoge el pelo, me escupe la polla varias veces y la ataca con devoción, es una mamada enérgica que acaba con una corrida considerable dentro de su boca.

Y así es como por primera vez me he desatado un poco más en este mundo del bdsm, es un bonito juego al que le voy cogiendo el tranquillo.

Dice Lorena que ahora me estoy convirtiendo en su adiestrador, que lo llevo dentro (ya veremos) lo que si tengo claro es que Lorena es y está siendo imprescindible para que yo crezca y avance en este mundo.
Y también que Lorena es sin duda “mi sumisa”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.