Mi camiseta favorita

– En diez minutos te paso a buscar. Vistete provocativa, sin ropa interior. Te voy a exhibir. – Este es el mensaje de texto de Arnau que me despierta hoy.
Empieza bien la mañana!
Pues nada, sus deseos son ordenes. Camisa blanca anudada por debajo las tetas, ombligo al aire, falta de colegiala y medias hasta media pierna blancas. Y tacones. Esto no puede falta. A lo Britney Spears en “Baby one more time”. Si quiere jugar vamos a jugar. Los dos.
Ahi en medio de la calle esperando a Arnau más de uno me ha dado su repaso personal. Incluso me han piropeado. Suerte que ya llega con su coche.
– Donde vamos?
– A un centro comercial. – me responde.
Genial!
Nunca me ha exhibido en un centro comercial, solo la idea ya me pone cachonda. Al salir del coche ya tengo a mi primer mirón, le he enseñado todo el culo al salir del coche por culpa de la mini falta que llevo. Yo mato a Arnau! La falda se me queda plegada encima del culo por culpa del coche y al ir a colocarmela bien me para. Quiere que vaya asi hasta que lleguemos a la primera planta del centro comecial.
Detrás nuestro en la escalera mecànica va una pareja de nuestra edad. Noto la mirada de deseo del Chico y la de la chica, que me juzga desde la envidia. Arnau se da cuenta y me agarra fuerte el culo para que vea de quien soy y lo prieto que lo tengo. Al llegar al final de la escalera, él mismo me pone bien la falda.
– ¿Que quieres? Escoje una cosa y al final de la jornada si te has portado bien lo conseguiremos gratis. ¿Vale zorita? – me encanta cuando me llama zorita.
Ya se lo que quiero, y lo voy a aconseguir cueste lo que cueste. Nos dirigimos a una tienda de discos y ahi empieza el juego. Yo voy delante, mirándolo todo y esperando a que Arnau haga algo. Él va detrás cual lobo con su presa. Me pongo a mirar discos y empiezo anotar una mano en mi culo, ya ha empezado. Esta caliente, me relajo, me encanta cuando me coje asi el culo. Toda la mano abierta, desde abajo como si pesara una sandía en una frutería. Cierro los ojos para dejarme llevar, me muevo un poco para acomodarme a su mano y al abrir los ojos veo a Arnau delante mio con un libro en la mano como si la cosa no fuera con él. Me giro y veo al chico de la tienda con su mano en mi culo. Mi coño se moja aún mas. Me encanta que me toquen desconocidos y Arnau lo sabe.
¿Que hago? Le digo con la mirada.
– Le puedes meter los dedos si quieres. – Arnau se dirige al chico. Él me mete dos dedos sin rechistar. Abro las piernas por instinto. Joder que bien senta esto!
Pasan dos, tres, diez minutos, ni lo se. Pero de repente Aranu me coje de la cintura y me abraza dejando al chico con sus dedos mojados de mi flujo. A este juego podemos jugar los dos. Cojo la mano del chico y me meto sus dos dedos en mi boca hasta dejarlos limpos y le doy un morreo a Arnau y me voy de la tienda.
Veo la cara de deseo en su cara después de lo cel chico, hoy va a haver guerra. Nos vamos a una tienda de ropa y ahi veo como el segurata me mira de arriba a abajo. Le guiño un ojo y le digo que con lo poco que llevo, no le puedo robar pero que si me sigue mirando quizas alguien lo haga al verle ocupado mirando a otro lado. Se pone rojo y aparta la vista. Me río. Me voy delante de un espejo, veo a varios chicos mirando y me recoloco la falda de manera coqueta. Vamos a calentarlos me digo. Me agacho para subirme los calcetines largos, me agacho lo suficiente para dejar ver mi culo desudo delante de ellos. Repito el proceso con la otra pierna. Me voy volteando para que me vean toda mientras hago como que no los veo. Oh… vamos a col·locar bien la camisa. Me desabrocho el undo y lo abró la cmaisa lo suficiente para que mis tetas dejen de estar prietas peròs in dejarlas al descubierto y me vuelvo a aborhcar la camisa. Esta vez mas fuerte para que se me marquen los pezones de lo fuerte que esta anudada. En ese momento llega Arnau, le encanta que me miren pero le encant dejar claro a quien pertenezco. Me coge las dos tetas y las estruja en sus manos. Los tres chicos flipan, no se lo creen. Yo tampoco.
– Sí. Así estan perfectes. – Y se va dela tienda. Dejandome ahí como si no fuera con él la cosa.
Corro detrás de él. Todo lo rápido que mi ropa me lo permite y nos montamos de nuevo en las escaleres mecànicas. Hemos venido a pasarlo bien. Unos chicos de unos 15 años van detras nuestro. Arnau me hace subir dos escalones para que los chicos me vean bien el culo y les hace gestos para que me toquen. Me dice que me muestre a los chicos así que lo hago. Me subo la falta y saco culo. Cojo la mano del primer chico y la pongo en mi culo. No tengas miedo le digo. Arnau se ríe y un chico hace una foto del momento. Me encanta! Arnau me mete la mano entre mis piernas y empieza a subir y me mete dos dedos. Me masturba todo el restode la escalera. Uno de ellos esta gravando. Se debe creer que està en medio de una porno. Les decimos adiós al temrinar la escalera pero uno de ellos nos pide si le podemos mostrar más. Así que nos vamos a la terraza del centro comercial.
– Le podéis hacer lo que querraís. Ella se deja. – Les dice Arnau. Como me pone de cachonda esto.
El primer chico, el que me ha tocado el culo me coje las tetas y las sostiene en sus manos, no se cree que sean tan grandes. Me soba un buen rato hasta que una pareja de mediana edad nos interrumpe y nos mira con desprecio.
– Perdonad, estamos grabando un spot erótico para una sex shop. – No habrá sido capaz Aranu de decirles esto!
La pareja parece conforme y se van no sin antes volvernos a mirar. El chico me sigue sobando las tetas. Tenemos publico. Al final si que va a colar que estamos rodando un spot publicitario. El segundo chico és mas timido. Me abraza y con esta muestra de afecto la gente se va, se ve que si no hay porno no quieren mirar. Poco a poco va bajanod sus manos a mi culo y de repente me mete un dedo en el culo. Vaya con el tímido! Con los tacones soy mas alta que él y mis pechos quedan a la altura de su cara asi que mientras me abre el culo me deshago el nudo para que la camisa se abra y que pase lo que tanga que pasar. Me pide si se puede tirar una foto conmigo, nos giramos hacia la calle para que la gente no vea que estoy en topless y nos hacemos un selfie. Sale media cara mía, todas mis tetas y su cara a la altura de mis pechos. El último chico està sentado, no sabe que hacer. Arnau me pide que le quite las ganes de pensar asi que me siento en su regazo y me empiezo a mover como si le estubiera cabalgando. Otra vez mirones… para dispersar-los morreo al chico para que parezca que solo somos una pareja disfrutando de las vistes de la terraza. Le pido al chico si me puede volver a abrochar la camisa ya que aún voy con los pechos medio al aire. Con manos temblorozas lo hace. Me encanta cuando son tan tímidos. Nos bajamos de la terraza y ahora ya si nos despedimos de los chicos. Les doy un morreo a cada uno y al irnos me subo la falta para enseñarles el culo.
– Te has portado! Si señor. Me ha encantado lo de la terraza con los chicos. Venga, vamos a aconseguir tu regalo gratis. ¿Que has pensado?
– Una camiseta de baloncesto.
– Picas alto veo… – Nos dirigimos a la tienda de deportes.
Nada más entrar, el dependiente me mira con deseo, como si fuese un trozo de carne en medio del mar y él un tiburón hambriento. Me imagino como va a acabar la cosa.
Nos vamos mobiendo por la tienda, siempre bajo la mirada del tío. Tendrà unos treinta y tantos años. ¿Està duro? Se toca la entrepierna… Arnau me hace agacharme a por cosas que estan a ras de suelo para que media tienda me vea el culo y de repente ZAS! Me ha dado un azote que ha resonado en medio centro comercial. Si antes no me miraban, ahora si lo hacen. Cojo la camiseta que quiero y nos vamos a caja. Vale 70€, yo no se que puedo hacer para que me salga gratis, pero él seguro que lo tiene todo pensado. Me pide que me insinue al chico. Vale.
Dejo la camiseta en el mostrador y pongo mi cara de inocente. Le digo que se espere un momento que tengo que arreglarme antes de salir de la tienda y repito el proceso de subida de media de la otra tienda. Esta vez delante del tío. Escote que casi me salen los pechos, mini falda con espejo detràs para verme todo el culo y tacones que quitan el hipo. Todo para que alguien lo grabe y me cuelguen en Xhamster. Arnau se lo mira desde detràs mío y le dice al chico claramente que que tengo que hacerle para que me salga gratis la camiseta. ¡Tendrá morro! El tío dice que nada, que es muy cara y que no se puede pagar con servicios en esa tienda. Arnau le dice que me mire bien, que unos pechos y un culo como los míos verà pocos y se follarà a menos aún así que él escoje. Yo me subo un poco la falda para que vea mi húmedo y depilado coño. Parece gustarle.
– Mira, no la quiero gratis. Pero si quiero hacerte una mamada. ¿Puedo? – No colarà, así conseguí un libro una vez però esto es distinto.
Arnau, harto de esperar me coje por detrás, me abre la camisa y sin miramiento me deja los pechos al aire. Suerte que no nos mira nadie o yo estia roja de verguenza y cachonda perdida. El tio se hacerca a tocarlos, los coje, me pellizca los pezones y me pide una foto a cambio de la camiseta. UNA FOTO!! Me la saca, mis pechos por una camiseta… me quito la camisa que llevo y me pongo la de baloncesto. Le dejo la otra en el mostrador y nos vamos. Por dios que fàcil… y ya tengo mi nueva camiseta favorita!!

· Verano de 2015 ·
— Historia real —

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.