izmir escort bursa escort izmir bayan escort istanbul escort antalya escort izmir escort bayan izmir escort bursa escort bursa escort kızlar istanbul escort bayan gaziantep escort istanbul escort istanbul escort kızlar

Las buenas amigas comparten sexo

Ana y claudia son buenas amigas. Muy buenas amigas. Ana tiene novio desde hace algún tiempo, en esa etapa en la que se folla constantemente y donde se puede. Son una pareja de novios guapos, que parece que tienen suerte en todo.

Claudia es una chica introvertida, tímida, pequeña, y cuerpo delgado. Muy diferente de su amiga Ana que es alta y con un cuerpazo, pechos grandes y curvas marcadas.

Claudia, tiene 22 años, y aun es virgen. Le tiene miedo a los hombres, los esquiva, y huye de ellos. Eso no impide que tenga una lívido muy subida, y que se masturbe casi cada día en cualquier sitio donde se encuentre con una situación excitante. Como por ejemplo en el baño de su casa después de que su amiga Ana le explique la noche salvaje que ha tenido con su novio.

Ana quiere mucho a su amiga, y ha pensado en darle una sorpresa.

– Tengo una sorpresa para ti.- Le dijo Ana un día. – ¿Aceptarais follar con un chico a ciegas? Con los ojos vendados.

La sangre de Claudia comenzó a hervir, claro que le gustaría, pero era demasiado para ella.

– Tranquila, puedes fiarte de mi. El tampoco sabrá quien eres, no te conoce, y tendrá los ojos vendados. Si te fias de mi, te lo pasaras muy bien. Yo estaré en todo momento como buena amiga. Cuando terminéis, podéis marchar sin saber quien es el otro.

Era realmente una proposición escandalosa. No era solo hacerlo con un desconocido, era que ademas, Ana estaría mirando… Eso le daba más morbo, Ana también le excitaba y nunca se había atrevido a proponerle nada.

– El chico esta bueno y por lo que se, tiene una buena polla, y folla muy bien.- Le dijo para convencerla.- Que puedes pasarlo bien, lo tienes seguro.

No pensó más, aceptó.

– La condición es que me dejes entrar en tu casa, con el chico antes. Así lo dejo preparado todo. Luego entras tu y los dos a oscuras, os liais.

Estuvieron hablando un rato más sobre lo que harían, o si Ana participaría o no. Ahí, poco a poco, fue cuando Claudia le confeso que no le importaría nada probar las dos cosas en ese mismo momento.

– Eres una golfilla, eh claudia!! me lo tenias escondido. – Le dijo riendo.

Acepto la proposición de unirse a la fiesta. El chico iba a tener mucha suerte.

Solo dos días después se encontraron. La idea era que el chico esperaba dentro desnudo, y ella entraba a oscuras. Ana entraba también y se mantenía al margen hasta que la cosa se calentara.

Lo que no sabían ni Claudia, ni el chico, era que si se conocían. El chico era el novio de Ana, que había aceptado hacerlo en una casa extraña a oscuras.

Evidentemente, cuando Claudia se metió en la cama desnuda, se dio cuenta que esa no era su novia. No dijo nada, pues no quería cagarla, y equivocarse. Su novia tenia comportamientos raros, y así a oscuras no estaba del todo seguro de que no fuera ella.
Pero cuando su polla entro en lo que creía que era un boca, lo era, tuvo claro que aquella chica no era su novia. Su novia casi nunca se la comía, y si lo hacia era después de pedirlo muchas veces. A su novia lo que le gustaba era la penetración salvaje.

La chica aquella, con aquel cuerpo menudo, le recordaba a la amiga de su novia, Claudia, pero esa chica tímida, no la veía pidiéndole semen como estaba haciendo.

Se suponía que tenían que estar en silencio, pero la chica cada vez hablaba más, delatándose como Claudia.

Excitado, la tumbó sobre la cama, y se coloco encima dispuesto a penetrarla. Si su novia había preparado un encuentro con su mejor amiga, es que confiaba en el para darle una alegría. Pondría todo su empeño.

Así que comenzó a meterla en aquel pequeño coño húmedo, que para ser virgen, le dejó pasar con increíble facilidad.

Cuando ya estaban en pleno trabajo, y Claudia ya gemía como loca, Ana encendió la luz, revelando a los dos amantes quien era el otro.

Fue Claudia quien se llevo la mayor sorpresa, y al ver quien era el chico, no dejo que parara. Su mejor amiga le había prestado su novio para que disfrutara al máximo su primera vez. Excitadisima, tuvo un gran orgasmo que inundo la cama de jugos…

Ana, en ese momento se unió, besando a su novio primero, mordiendo los pezones de Claudia después.

Pero algo iba mal, Ana estaba detectando que su novio estaba durando menos de lo normal, veía que se estaba a punto de correr.

– Idiota, lo hacéis a pelo… no te corras dentro de ella. – le decía mientras intentaba apartarlo.

Claudia, en plena éxtasis, no agarraba fuerte con las piernas para que no se retirara. Justo antes de explotar, gracias a que Claudia se relajó por culpa de otro orgasmo, Ana consiguió apartar a su novio. El semen comenzó a salir disparado por todas partes.

– Es mio.- Dijo Claudia incorporándose rápidamente.- Quiero semen.

Se abalanzó sobre la polla del chico y se la metió en la boca mientras aun eyaculaba. Continuo chupando hasta que dejo de salir.

– Ya has probado algo más que yo.- Dijo Ana. – Y apunto has estado de que te llene. Algo que tampoco he probado.

– Ufff… pues no se porque no lo pruebas, esta buenísimo.

– Si quieres, la próxima, follo yo, y tu lo acabas.

– Vale – Dijo Claudia excitada.

El chico desde entonces es muy feliz, con una novia a la que puede follar salvajemente, y con su amiga, que se la come, le deja que se corra en su cara, y se deshace cuando la folla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.