La casa del placer, el inicio de la perversión.

La historia de como una pareja muy joven poco a poco descubre hasta que punto pueden llevar sus fantasías.

Arnaldo y Sofía son una pareja muy joven que ya viven juntos. Ambos son muy cachondos, pero el querer aparentar y no alarmar al otro, hace que ambos tengan una vida sexual normal, casi aburrida.

Pero Sofía no aguanta, y hace algo que preferiría no haber hecho. Aunque era cuestión de tiempo que Arnaldo hiciera algo parecido.

Sofía tiene un primo, con el que toda la vida ha tenido una muy buena relación. Una relación muy estrecha. Suya era la primera polla que había visto, había tocado, e incluso había visto eyacular. Él había sido el primero en tocarla, en meterle el dedo. Juegos de adolescencia….

Ahora con los años, aquellas cosas habían quedado en el pasado, y asumían que su relación debía mantenerse en solo en la amistad y el cariño familiar. Pero esa relación tan estrecha y ese pasado, hacían que compartieran muchos secretos. Y esos secretos normalmente correspondían a saber que había hecho cada uno en su vida sexual.

Sofía, escuchaba con envidia, los relatos de su primo. Él intentaba mantener la curiosidad y la expectación de su prima, como aquella vez que le obligo a sacarle que por primera vez se la habían chupado. O la primera vez que había probado el anal. O la primera que había dado a probar su semen.

Evidentemente, se trataba solo de un juego. Ella necesitaba esas historias, él intentar poco a poco ganarse a su prima, por la que aun estaba obsesionado. La mayoría de esas historias eran mentira. Cosas que no habían pasado, o que pasarían en momentos diferentes. Al final se trataban de fantasías que deseaba recrear con su prima, como al final sucedería.

Y si, le funciono. Su prima no soportó más. Deseaba que la follaran como decía su primo que había follado. Quería que la sometieran, ser sumisa como las novias de su primo. Quería sentir eso que decía su primo que se sentía por detrás. Quería que le dieran a beber el caldo blanco.
Pero no se lo podía pedir a su novio, no se atrevía, así que jo dijo.

– Me someto, quiero ser tu esclava.- le dijo en su casa aprovechando que su novio no estaba.

Su primo no tardo en moverse, agarró sus manos a la espalda, y subiendo su falda, metio una mano entre sus bragas. Aunque quería follarse salvajemente a su prima, quería disfrutar de aquello, pues quería revivir aquellos primeros encuentros de la adolescencia.

Continuo jugando con sus labios y su clítoris hasta que la humedad comenzó a bajarle por los dedos. Entonces decidió hacerla sufrir un poco, y en lugar de metersela como estaba deseando, sacó su polla, y se la dio a comer.

Supuestamente, ella nunca había comido una, pero se lo estaba haciendo como nadie. Ella estaba tan salida, que no noto como el eyaculaba en su boca. Estaban demasiado calientes ambos, y el juego había durado muy poco. Ella se recreó con aquello que probaba por primera vez. Con asco, pero también con excitación. El disfrutó de algo que tanto tiempo esperaba hacer, por primera vez, y además con ella.

El orgasmo de él había sido intenso, y grandes chorros bajaban por el cuello de ella. Y a pesar de eso, ella continuaba su trabajo. Pues él le exigía no dejar ni una gota.

La volvió a levantar, y de nuevo con las manos en la espalda, le dio a vuelta, y allí de pie donde estaban, con la polla chorreante aun de semen, la introduzco no en su coño como ella suplicaba que hiciese, sino en su culo.

Intentó cabalgarla, sin conseguir entrarla completamente. Ella gemía, entre gritos de placer y dolor. Cansado el de no poder disfrutar, se la metió por fin en un coño ardiente y muy húmedo. Tampoco duro mucho. Allí mismo se corrió de nuevo, llenandole el interior.

Ella se corrió de pura excitación al sentir el calor de la corrida dentro. De la excitación de ser llenada por primera vez, de la excitación de hacer algo a escondidas, en su casa, con riesgo de ser cazados. Pero sobretodo de ser llenada, sin tener que pasar el apuro de pedírselo a su novio. También sentía la excitación de que la hubieran obligado a poner los cuernos y hacer cosas que nunca hubiera hecho.

Pero esta historia no acaba aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.