La biblioteca.

Era un jueves como otro cualquiera, Lorena había cogido los libros que tenía que devolver en la biblioteca de al lado de su casa. Una vez dejados en el mostrador se encaminó hacia la escalera que subía a las salas de lectura.

Lorena era estudiante de derecho y esa semana pasaba más tiempo entre los libros de la biblioteca que en su propia casa. Estaba tan centrada en sus estudios que llevaba 3 semanas sin ver q su novio.

Eran las 21:30 de la noche y la biblioteca estaba a punto de cerrar, Lorena llevaba encerrada entre libros todo el día sin percatarse de la hora y decidió ir al aseo antes de marcharse a casa. Sin darse cuenta y por culpa del cansancio se quedó dormida mientras estaba sentada en wc. Despertó sobresaltada tras apagarse la luz de los aseos y a oscura tanteo la pared en busca del papel pero no lo encontró. Entre abrió un poco la puerta y al ver todo a oscuras decidió quitarse los vaqueros y las braguitas para poderse mover más rápido entre los otros baños para buscar algo de papel.

Estaba todo el baño oscuro y Lorena iba tanteando las paredes en busca del interruptor de la luz pero al darle no funcionaba, ella no sabía que por motivos de seguridad se apagaban las luces y se bloqueaban las puertas de acceso a los pasillos para evitar que en caso de robo los ladrones camparan a sus anchas.

No sabía que hacer estaba medio desnuda, la luz no funcionaba y se había dejado el móvil en casa. No era capaz de encontrar su ropa desesperada pensó que si habría la puerta del baño tal vez entrará la suficiente luz del pasillo como para encontrarla. Al abrir la puerta se percató que estaba toda planta a oscuras. Se asustó cuando en el reloj de la pared vio que eran las 12 de la noche.

Se fijó que al final del pasillo había un pequeño brillo y al acercarse se percató que había una puerta haberte que daba a una sala de lectura donde nunca estuvo. Pensó que como en el resto de salas habría un sofá y una lámpara de pie. Al encender la lámpara la luz llegaba muy tenue hacia una de las estanterías, se podía leer sobre ella el título de literatura erótica.

Recordó la película de 50 sombras de Grey y como no tenia sueño empezó a leer los títulos de los libros. Uno le llamó la atención entre todos, por la ironía del momento, “La estudiante de derecho”.

-. María iba todos los días a clase y uno de esos dias se percató de que Manuel la miraba …

… los días siguientes sus miradas furtivas se cruzaban …

… después del entrenamiento de baloncesto le tocaba a Manuel recoger las cosas para cerrar el vestuario, mientras se duchaba escuchó un ruido y al volverse vio a María dejar caer al suelo la toalla que la tapaba; se le acercaba como si estuviera acechando a su presa. Al estar frente a él lo sujetó de la cabeza llevando su boca a la altura de su coño … .-

Lorena se encontraba tumbada en el sofá desnuda de cintura para abajo, de forma instintiva había colocado una pierna sobre el espaldar del sofá y y la otra la tenía dejada caer con el pie en el suelo. Mientras leía su respiración se aceleraba, le costaba más respirar y notaba las pequeñas contracciones que daba su pelvis. Sentía como una cálida y húmeda gota recorría el perineo hasta parar unos segundos en su ano para seguir recorriendo su culto y caer en el sofá.

Se escuchó un suave suspiro, dejando el libro a un lado, su mano izquierda recorría su cintura subiendo escondida por debajo de su jersey para encontrarse con la línea superior de su sujetador. Sutilmente acariciaba su pecho siguiendo la línea del sujeto creando con sus dedos una línea curva en su pecho. Su mano derecha acariciaba su muslo y sus ingles.

El calor se apoderaba de Lorena y el jersey ya sobraba, desnuda sobre el sofá volvió a cojer el libro.

-. Manuel estaba tumbado sobre el suelo de la ducha, ésta llenaba la estancia con una cálida niebla de vapor mientras el agua caliente mojaba el pecho de María y recorría su cuerpo para desembocar sobre la pilla erecta que se introducía en María al ritmo de sus caderas… .-

Lorena dejaba, a ratos, el libro sobre su abdomen. Mientras dos de sus dedos pellizcaban uno de sus pezonas y el resto de la mano masajeba su seno. La otra a cual inocente pasea la lleva del dedo corazón a lo largo de la raja de su coño recogiendo y extendiendo todas y cada una de sus gotas. Siente como sus labios se han separado, una sensación recorre su cuerpo mientras ahora son dos dedos los que acariciando su clítoris. Sus dedos manchados por cientos de gotas rozan su lengua mientras en su cabeza imagina como su boca besa y lame la vega de su novio.

-. … María apoya sus manos sobre la pared resbaladiza de la ducha mientras le dice a Manuel que se la meta por el culo. El agua caliente recorre su espalda mientras Manuel abre las nalga de María e introduce su polla por el culo. .-

El sofá ya está muy manchado pero a Lorena le da igual, se ha puesto de rodillas sobre el sofá mientras apolla su cabeza sobre éste. Tiene dos dedos metidos en su vagina y ha escupido sobre un tercero para metércelo en su ano mientra imagina que su novio se la mete por el culo. Una gran cantidad de líquido le recorre las piernas cayendo en el sofá está todo mojado y sabe que está apunto de llegar por que no para de gemir.

Lorena no se percata pero se escuchan ruidos en el pasillo y en ese momento entra el guardia de seguridad en la sala de lectura al escuchar ruidos estraños. La linterna apunta directamente a la cara de Lorena, esta sobre saltada se levanta del sofá y acordandose de lo atrevida que era María se dirige al guardia le quita la linterna y lo lleva hasta el sofá. Éste no sabía que hacer y simplemente se deja llevar.

– Te va a costar caro haberme interrumpido, necesito follarte aquí y ahora!!!

El guarda está sentado y Lorena está con las piernas abiertas sobre él y ya le ha manchado los pantalones. Empieza a quitarle los botones de la camisa para tirarla junto a su jersey, aprieta su cabeza sobre sus tetas y le lame sus pezones. Lorena se pone pié sobre el sofá levantando su pierna derecha y apoyando el pie sobre el espaldar del sofá. La lengua del guardia acaricia sus ingles, ella lo coge del pelo y le gira la cabeza obligándole y ordenándose que le c*** el coño.

Lorena mira hacia abajo y ve que en el pantalón hay un bulto muy sugerente y grande. Le quita la correa y la deja sobre el sofá y después le quita el resto de la ropa. Su lengua empieza a recorrer el lateral de la polla del guardia y a lame los huevo. Se la mete varias veces en la boca mientras el la área por el pelo y le empuja la cabeza, ella nota como la cabeza le llega a la garganta. Sabe que es más grande que la de su novio y eso le encanta.

Coge la correa que antes dejó cerca y tras colocarse a cuatro patas le pide que le amarre las muñecas y le de fuerte por el culo.

– Dame más fuerte joder, métemela has el fondo.

El guarda se tumba boca arriba y ella sobre el empieza a trotar cada vez más fuerte.

– Así así dame fuerte más fuerte.
– Qué rico dame mássss, córrete dentro, llévame entera.
– Oh dios si si siiii siiiiiii AHHHH
– Córrete, córrete, así así, dios que caliente y espeso está, uffff

Y colorín colorado en esta historia se ha follado ^_^

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.