I****to

i****to .
Os voy a relatar la historia de amor que viví con mi tia carnal Maria Luisa, era la segunda hermana de mi madre, era una mujer delgada y espigada muy bien parecida pero con poquito pecho,pero era una linda mujer y muy caliente y todavía mas reprimida, pero en aquella época la represión sexual era normal y mas en la mujer, era 34 años mayor que yo, pero eso no fue inconveniente para tener una relación carnal de lo mas apasionado.
Me costo tiempo conseguirla, era tanto el miedo que tenia a que la desvirgara que no podía arriesgarse a tener sexo a pesar de desearlo, pero al fin la tuve para mi, siempre la recuerdo como la hembra que mas se entrego a mi y mas placer me dio, incluso ahora llego a compararla con mi esposa y pienso que era mejor hembra e incluso me dio mas placer que mi esposa a pesar de las diferencia de edades mi tia Maria Luisa era 39 años mayor que mi esposa.
Mi madre eran cuatro hermanas, pero vaya unas cuatro hijas putas que tuvo mi abuelo, no se quien de las cuatro era la mas puta, pero mi tía Maria Luisa creo se llevaba la palma de las cuatro hermanas, no he visto a lo largo de mi vida una hembra tan caliente y reprimida como ella.
Todavía recuerdo el dia que la desvirgue, aquello fue apoteósico, me costo un año detrás de ella dale que te pego hasta que la consegui, pero valio la pena esperar tanto tiempo, yo tenia 17 años y ella 50, pero a pesar de la diferencia de edad a y después de los primeros meses vivimos nuestra relación de amor apasionada de una película de cine, os voy a contar os voy a contar el dia que se entrego a mi para que la desvirgara-
Vamos María Luisa prepárate que nos vamos al pozo, (el pozo era un sótano de la casa profundo y cerrado, (elegimos el sitio más adecuado para que no nos oyeran los gemidos y gritos nuestros), una vez allí en la semioscuridad cerramos todas puertas bien y la ordene desnudarse, no se atrevida por vergüenza ella dijo lo hacemos así vestidos, no le dije la entrega hay que hacerla completamente desnudos los dos, que nuestro cuerpos estén en total contacto, tuve que ayudarla a desnudarla poco a poco se fue despojando hasta quedar en bragas y sujetador que se los quite yo, yo me quede en slip para que ella no viera mi arma enhiesta, para evitar se asustara y le ayude a echarse sobre una sábana blanca tendida sobre un lecho de paja, me puse de rodillas delante de ella abriéndole las piernas y cogiéndola por los muslos para atraerla hasta mi donde le apunte mi arma tiesa y dura frotándole los labios de su coño con mi prepucio, María Luisa sollozando sin parar me suplicaba que la cuidara que me amaba mucho cuando de un golpe mientras le sujetaba por sus nalgas le metí dentro todo me prepucio, ay, ay, ay, gritaba, que me haces mucho daño, tranquila mi amor poquito a poco te desvirgaré y te hare mujer, si, si gritaba, toma mi virgo te lo guardaba para ti, para la persona que amo, quiero entregarte mi virginidad, si mi amor quiero tu virginidad para mi, y hacerte mía, si, si hazme tuya quiero ser tuya, mi amor, pero me estás haciendo mucho daño, yo seguía empujando fuerte y por mas fuerzas que le empujaba mi pijo no conseguí penetrarla, cuando ya estaba casi exhausto solo había conseguido meterle la mitad de mi verga cuando se echo a llorar pidiéndome a gritos, sacamela, sacamela que me matas , que me matas, que me matas sacamela, entonces deje de empujarle y me quede quieto anonadado del desconsuelo de sus lloros y gritos, pero tampoco se la saque por más que me lo pedía a gritos desesperados, me quede quieto hablándole despacito y acariciándola mientras le susurraba lo mucho que la amaba y que todo pasaría , tranquila , María Luisa, tranquila, cuando ella dejo de llorar ya mas tranquila volví a sujetarla fuerte del culo y empujarle mi verga con más fuerza para metérsela del todo o ingenuo de mi, solo conseguí meterle un par de centímetros mas cuando de nuevo se puso a chillar enloquecida de dolor suplicándome a gritos que la iba a matar que se la sacara, no podía mas y extenuado pare y descanse sin hacer caso a sus suplicas y dejándole la mitad de mi verga dentro de ella, ella ya no ceso de llorar en todo momento, pero cuando ya me repuse del esfuerzo, sus lloros y gritos me pusieron mas eufórico viniéndome arriba, ya no escuchaba ni sus llantos ni sus suplicas, pensé que después de tantos años de sufrimiento por ella la estaba consiguiendo y la estaba haciendo mía, ya le empuje sin tener en cuentas ni sus suplicas ni su llanto, y cuanto más lloraba y con más fuerza gritaba yo con más fuerza la empujaba para metérsela, se estaban tornando las cosas y ahora le estaba haciendo sufrir a ella los muchos años de sufrimiento que ella me había dado a mí, provocándome con su cuerpo y negándomelo durante muchos años. Así continuamos consiguiendo entrar en ella poco a poco, ella llorando y suplicándome a gritos que la iba a matar, y yo empujándole fuerte sin piedad, cuanto ella mas gritaba y me suplicaba yo con más violencia y fuerza le embestía, como un toro bravo y enloquecido le embestía con mi único deseo de entra y entra mas en ella, hasta el fondo de sus entrañas, en el fondo creo gozaba de verla sufrir mientras la hacía mía, no sé si venganza o algo del sadismo de los hombres.
Así los dos muertos yo por el cansancio y ella por el dolor conseguí penetrarla totalmente, me costó muchísimo porque tenía un coño totalmente cerrado y un virgo más duro que una piel de vaca debido a su edad o a la mía y mi inexperiencia, ya que yo tenía 17 años y ella 51. Yo me levante pero ella no pudo y tuve que ayudarle, tenía tanto dolor que no podía mantenerse en pie cuando toda la sábana blanca estaba impregnada de sangre de su virgo.
CONTINUARA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.