Flash cock, mi primer éxito

tras varios meses de pasear con el coche con los pantalones a media asta y la polla bien a la vista, sin que nadie apartara su mirada de su móvil (que tiene cojones como la gente va por la calle sin mirar lo que de veras interesa) ayer logré mi primer flashcock claro diáfano y con absoluta cara de perplejidad por parte de una mujer de mediana edad que en una parada de bus esperaba algo más que un simple bus.

son claras las directrices de un hobby como este, tu estás en tu mundo y quien quiera mirar, que mire. las dificultades son varias, no siempre quieres que te vean, no siempre logras una buena dureza, y lo peor y más desalentador… puedes estar parado en un semáforo con alguien a tu lado, o al frente, y que sea incapaz de cruzar su mirada con el interior de tu vehículo.

debo reconocer que todavía me da apuro quedar parado en una calle y esperar a que mis admiradoras pasen a mi lado para que con la ventanilla abajo vean lo que no tienen que ver. Por eso voy paseando con el coche mientras busco zonas propicias.

Ayer logré conectar una serie de calles enlazadas con rotondas que me permitían circular lentamente pero sin parar. Visualicé una espectacular señora de unos 60 años, teñida rubia con pelo corto, esbelta, con un par de pechos que se adivinaban divinos, con una cara de verdadera leona, que respiraba sexo por los cuatro costados… bueno, sexo, no, rezumaba una altísima temperatura sexual digna de dejarse el miembro en carne viva en una sesión interminable sin su marido en casa… y así lo veían los demás hombres que por la calle la miraban sin ningún tipo de respeto ni pudor… ella paseando un perrito, pero como buscando ser mirada, ser observada, deseada, hasta penetrada…

me puse tieso al instante y pensé que le podía dedicar un buen pase de veronica mientras ella fingía pasear el perro por una soleada y caliente acera, en vez de por la sombra, cuando en realidad estaba luciendo palmito y esparciendo fluidos por el aire. juro por dios que cuando ves una situación tan clara normalmente te arrugas, pero esa mujer no era una mujer común.

pasé dos, tres, cinco veces delante de ella con la polla que casi tocaba el techo del coche, y si vió algo lo disimuló muy bien… en vez de frustrarme logré ponerme cada vez peor, con dolor de huevos, ya que el riesgo a ser visto es obvio que es incluso mejor que cualquier contacto directo

sin embargo, en una parada de autobús al lado de una de las rotondas, otra mujer más de tipo normal, probablemente más merecedora de ver lo que no debe, se percató de mis pasadas arriba y abajo. lo ví claro cuando nuestras miradas se cruzaron, pude ver su cara de sorpresa ante una visión inesperada, ojos abiertos de par en par, cara medio enfadada medio sorprendida medio incrédula,,, me quedé helado, acababa de ser descubierto por primera vez

al contrario de lo que imaginaba cuando esto sucediera, mi polla incrementó su presión interna y decidí dar la vuelta a la misma calle. pasé por delante de la tigresa con el perrito, que estaba sentada en un banco, y me levanté de mi asiento con total descaro para mostrarle todo mi esplendor… no vio nada (ella se lo perdió)… en cambio fui a buscar la parada del autobús y me encontré con la misma cara de sorpresa, no se acostumbraba a lo visto y dudo que se acostumbrase nunca.

una nueva vuelta a la manzana y algunas gotas de la precorrida hacían aparición, nuevo pase por la parada del bus y ante la misma cara de perplejidad no pude ni quise aguantar más y solté una de las mejores corridas que recuerdo. No miré atrás, no quise ver el resultado, solamente quería vaciarme sabiendo que una desconocida había visto, sin querer, casi por descuido, el homenaje que dentro de mi auto me estaba haciendo.

no sé si fue un like o un did’nt like, pero sé que estuve un buen rato limpiandome, con la polla palpitando y los huevos más vacios que al amanecer de una noche de bodas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.