izmir escort bursa escort izmir bayan escort istanbul escort antalya escort izmir escort bayan izmir escort bursa escort bursa escort kızlar istanbul escort bayan gaziantep escort istanbul escort istanbul escort kızlar

Esteban, el amigo de papá [2]

Uno más corito

A la mañana siguiente de nuestro primer encuentro, mamá me despierta en extremo temprano.

— ¿Qué pasa?- ruedo en mi cama abrazándome a la almohada.
— Tu papá quiere comer mariscos, así que iremos a comprar al pueblo. ¿Vienes?
— Mmm… podría ser… pero debo darme una ducha.
— Tu padre está en la ducha, ocupa la de tu tio Esteban, sin despertarlo.
— Claro…
— Si no estás lista cuando tu padre baje, nos iremos sin ti.
— Ok.

Sale del cuarto y me estiro un par de veces antes de levantarme. Cojo mi toalla y me quito el pijama, me envuelvo con esta y salgo. Entro despacio al cuarto de Esteban, duerme como un angelito… mis ojos recorren su cuerpo semidesnudo hasta que me topo con tremendo bulto bajo las sábanas que cubren la parte inferior de su cuerpo. Siento una electricidad recorrer todo mi cuerpo… le pongo seguro a la puerta. Camino hasta la cama, cojo el borde de la sabanas y las quito se mi camino… esta desnudo, y su verga está más que dura. Me muerdo el labio. Acercó mi mano y deslizó mi dedo índice por todo el tronco de su polla, no despierta. Doy la vuelta a la cama y me subo a gatas suavemente hasta quedar entre sus piernas. Tomo su polla con suavidad y acerco mi boca. Deposito un beso en la punta y lo miro, sigue sin despertar. Me la meto en la boca lentamente mientras deslizo mi mano de arriba hacia abajo. Se mueve, levanto la vista y lo veo sonreír aún dormido. Sigo en lo mío, hasta que siento su mano en mi cabello. Lo miro.

— Buenos días…- digo y vuelvo a tragarme su polla. Gime.
— Muy… buenos…días…- habla con dificultad. Vuelve a gemir.- ¿tus padres?
— Papá bañándose, mamá esperando a que me de una ducha para ir con ellos al pueblo…
— Mmm…- de pronto oímos como se gira el pomo de la puerta, me levanto de inmediato y corro a la ducha.

Mi corazón late a mil por horas, prendo el agua y me quito la toalla para meterme a bañar.
Mientras me pongo un poco del shampoo de Esteban, me pregunto qué habrá pasado. No oigo gritos de nadie, todo debe de ir bien. Busco el jabón y me lavo el cuerpo. Mi mano se dirige involuntariamente hasta mi concha, me masajeo el clitoris unos segundos y luego me meto un dedo… el ruido del agua calla mis gemidos y lo agradezco.

— ¿Necesitas ayuda?- doy un salto y me llevo la mano al pecho.
— ¡Diablos! ¿Que haces aquí?- miro por sobre su hombro.
— Bañarme, ¿qué parece que hago?- toma el shampoo.
— ¿Y mis padres?
— Se han ido…- da un paso hacia mi.- tu estabas en algo antes…-baja su vista y también lo hago, si erección sigue intacta.
— Si…- lo empujó contra la pared y me arrodillo frente a él. La tomo entre mis manos y me la meto en la boca una vez más. Estoy así por varios minutos hasta que me toma de los brazos y me levanta de improvisto, me pone de cara a la pared y con su rodilla separa mis piernas, pega su cuerpo al mío por la espalda y me besa en el cuello, siento que me derrito ahí mismo.

Con una de sus manos me acaricia el clitoris y con la otra guía su verga hasta mi concha. Mete la punta y gimo despacio. Toma la parte trasera de mi rodilla y levanta mi pierna mientras empuja con fuerza hasta que está completamente dentro de mi.

— Mmm, Esteban…
— ¿Te gusta?- empuja.
— Si… ¡ahhh! Así, más rápido… ah ah…
— Te gusta fuerte, ¿eh?- con su otra mano me abraza por la cintura y me aprieta con fuerza contra él.
— ¡Ay, si! ¡Así!! ¡Ah! ¡Ah!…mmm…- me muerdo el labio y cierro los ojos.
— Que rica que estás Nicole… te dejaría aquí conmigo para siempre, te cogería todo el día, solo pararíamos para comer…- sigue embistiendo.
— Suena bien…- su mano vuelve a mi clitoris y me lo masajea bien rico.- Ya estoy casi… mmm…-No deja de embestir y masajear.- Mmm… Esteban… ¡ahhh! Si… más fuerte…
— ¿Más?- asiento y lo hace.
— ¡Mmm! ¡Si! ¡Ah! ¡Ay que rico! Si…mmm- comienzo a llegar al climax- mmm… ¡ah…ahhhh…ahhhhhhhhh!, si…mmm que rico…- sigo moviéndome hasta alargar al máximo el orgasmo. Esteban saca su verga de mi chocho.
— Hoy quiero que te tomes mi leche…
— ¿Mi desayuno?- sonríe.
— Ajá, de rodillas.- se la jala mientras hago lo que me ordena. Pone la punta de su verga en mi boca mientras se masturba. Llevo mis manos a sus huevos para ayudarle, cierra los ojos y su boca se abre levemente.- Mmm… ¿Estas lista?- asiento.- Ahí voy… mmm… ah…- y de pronto siento en mi lengua su leche caliente, tomo su verga con mi mano y me la meto más adentro mientras lo masturbo, hasta exprimirle la última gota de leche.- mmm, Nicole… así, trágatela toda…mmm… ahhh…- succiono hasta sacar la última gota y me la saco de la boca.
— Que rica…
— Abre la boca- le obedezco.- Eso es… buena chica.- toma mi cara y me besa con ganas.

Terminamos de bañarnos y me pide que me vista. Iremos al pueblo, necesitamos una pastilla, bueno, unas cuantas.

Cuando regresamos, papá y mamá ya estaban en casa. Les decimos que Esteban debía ir a comprar unas patillas para sus jaquecas, que ya no tenía. Tomamos desayuno todos juntos y planeamos el resto del día. Serían unas semanas increíbles con Esteban, podía adivinarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.