Encuentro inesperado, 1ª parte

Era miércoles por la tarde, el cielo estaba despejado y hacía un calor algo fuera de lo común pues era abril. Decidí ir a tomar algo para resguardarme de ese calor insoportable y así refrescarme un poco, entré en un bar de copas que suele estar abierto durante todo el día, a parte de copas también hay juegos como el billar, dardos, etc. Decidí sentarme en una sala donde se suelen dar clases de baile, pero en ese momento estaba acondicionada para poder sentarte y tomar algo. Mientras veía videoclips de música a través de la televisión que había en esa sala, vino el barman para tomar nota de lo que quería tomar.
– Buenas tardes caballero , que desea tomar?
– Hola buenas tardes, un mojito, gracias.
El barman se retiró y yo seguí a lo mio, mirando aquella televisión con videoclips en playas paradisíacas y algo subiditos de tono; al poco rato llegó el barman con el mojito, que por cierto el mojito tenía una pinta increíble.
– Aquí tiene su mojito caballero.
– Gracias, le dije.
Tal como puso la copa en la mesa lo cogí y le di un gran sorbo, pues estaba sediento y ese mojito se veía muy refrescante pues de la misma copa se veían como caían las gotas. Una vez que calmé la calor con ese sorbo, solté el vaso en la mesa mientras me reclinaba hacia atrás y al girar la cabeza para mi izquierda vi a una mujer sentada a un par de mesas d mi. La verdad es que no me había percatado de su presencia al entrar en la sala acondicionada, cosa rara en mi pues siempre me fijo en todo lo que hay a mi alrededor.

Era morena, de pelo largo y piel blanca aunque con un poco de color, tenia los ojos oscuros, medía alrededor de 1.60 cm o 1,65 cm, iba con una camiseta tipo top, de esas que dejan el canalillo del pecho al descubierto para que los hombres fantaseen de color blanca y unas mallas negras que marcaban muy bien sus caderas y piernas, pero para mas sorpresa…estaba sola!!
Ahora que me había fijado en ella, noté por el rabillo del ojo como me miraba cuando yo giraba levemente mi cabeza hacia la televisión, así que puse mi mirada en ella para ver si la apartaba pero cuando la miré me mantuvo la mirada y me sonrió, Tenía una boca muy carnosa, roja, aunque no llevaba pintalabios, eso delató un poco su posición pues cuando una persona se excita y le atrae alguien los labios aumentan de tamaño y de color debido al aumento de la presión de los vasos sanguíneos.

Me hice un poco el interesado para ver si de verdad se sentía atraída por mi como yo pensaba y se me ocurrió una idea. Primero moví el asiento un poco hacia mi derecha, pues ella estaba, en términos de orientación, sentada en posición noroeste y yo hacia el sur, de esa forma la tenía mas a tiro. Cogí el móvil para que se creyera que lo estaba ojeando pero nada de eso, en realidad activé la cámara de mi móvil, sin el flash para que no se diera cuenta, así que apunté la cámara hacia ella para poder verla en todo momento sin que ella lo supiera, mi sorpresa?, no dejaba de mirarme!! pero lo mas fuerte es que mientras me miraba, con su mano izquierda se tocaba el coño por encima de las mallas!! Inmediatamente en mi cara se dibujó una pequeña sonrisa pues se confirmó lo que yo pensaba.

Su mirada?, su mirada era penetrante y muy muy morbosa,picarona, son de esas miradas que lo dicen todo. De repente se levantó, pasó por delante mía y me saludó con un fugaz “hola” al que yo respondí con otro “hola” mientras miraba esas caderas y ese gran culo que tenía y que se dirigía hacia los aseos.
La verdad es que me excité al ver como se tocaba y al pensar en ese culo que tenía, así que como era de esperar me empalmé, se me puso tan dura que tuve que cruzar las piernas para que no se me notara pero era imposible. Vi de lejos como ella se acercaba, se mordía el labio inferior muy sutilmente, sin que se apreciara a simple vista, mientras me miraba. A medida que se iba acercando vi, o mejor dicho, noté como no me miraba a los ojos, inevitablemente se había percatado de que me había excitado.
Se acercó y me dijo:
– Puedo sentarme?
No creía lo que mis oídos estaban escuchando pero reaccioné rápido y le dije:
– Claro, por qué no?
De repente supe que mi suerte había cambiado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.