¿En qué piensas Morena?

Eres mi… “Nada”

Aquí estoy temprano, en la misma cafetería de siempre, antes de trabajar, con mi carita de sueño y mi sonrisa, esperando mi café con leche.
Doy vueltas al café, déjame decirlo: “Puto café”, por todos esos cafés juntos y sin ti. Mi mano mueve la cuchara mientras mi cabeza anda en tantos sitios: Tenerife, Barcelona, Madrid, entre otros, para acabar de nuevo en el punto de partida.

Apoyo mi cabeza en mi mano, ajena a lo que sucede a mi alrededor, cierro los ojos en ese intento de no pensar, imposible ya te lo digo, recordando lo mismo de siempre…

Recordando esos momentos juntos….

Cogidos de la mano, y sin cruzar palabra, salimos del ascensor, el instante de abrir y atinar con la llave era imposible, la ansiedad por entrar, mi torpeza y tenerte detrás no ayudaba para nada. Me agarraba con ganas e intensidad como me gusta, sintiéndolo tan cerca, sabe de sobra que me pone nerviosa. Me cogió la llave y abrió, entramos y sin darme cuenta.

Me apoyó contra la pared con fuerza y durante minutos lo único que hicimos fue mirarnos. Temblábamos como niños. Él fue el primero en derrumbarse. Apartó la mirada y antes de hacer nada, se dejó caer sobre mí, apoyó la frente contra la pared y respiró hondo. Yo me quedé inmóvil. No sabía qué hacer. No era momento de palabras. Cerré los ojos con intención de tranquilizarme y acaricié su cara con toda la dulzura que el momento requería. Le quería hacer entender que sabía lo que estaba pensando y que el miedo era compartido.
Enseguida, él giró su cara hacia mí, a la altura de mi cuello, y pude sentir cómo su aliento recorría mi rostro. Yo me estremecí, él lo notó, y ya por fin sus labios se posaron en mi piel. Muy despacio comenzaron a recorrer la distancia que les separaba de mi boca. Cuando ya estaba en la comisura de mis labios abrí los ojos. Nuestra mirada se volvió a cruzar. Con los ojos asentimos y ya con toda la energía nos besamos apasionadamente.

Nuestras lenguas se enredaron con intención de no separarse nunca más. Mientras tanto, con nuestras manos comenzamos a examinarnos. Nos olvidamos de respirar, lo único que nos importaba era disfrutar de nuestros cuerpos. Con fuerza me quitó el abrigo, me desabrochó la camisa y bajó la cremallera de mi falda de tubo negra. Yo no me quedé atrás. Le aflojé la corbata amarilla que llevaba y poco a poco comencé a desabrocharle la camisa. Dejé su torso al descubierto y se lo acaricié. Mientras, nuestras bocas seguían enganchadas como imanes que parecía que nunca se separaría.

La pasión crecía por segundos. Desnudos de cintura para arriba, comenzamos a acércanos más y fundirnos en ese abrazo tan nuestro. Subió mi falda hasta donde pudo, agarró mis piernas y con fuerza me elevó hasta que yo pude rodearle con ellas a la altura de su cintura. En ese momento, sentí la erección de su miembro rozando mi sexo y pese a que lo evité no pude sofocar el primer jadeo fuerte que salió de mí. Nuestros cuerpos comenzaron a frotarse con fuerza y yo no sabía si podría soportar estar mucho más tiempo sin sentirle dentro de mí. Increíble describir tantas sensaciones de ese momento tan mágico.

Me separé un poco de él, desabroché su cinturón, ¡Dios, ese Hinchazón de esa maravilla!, y poco a poco comencé a acariciar su polla erecta. Su ritmo de respiración aumentaba a pasos agigantados y con él la velocidad con la que yo le tocaba.
La meto en mi boca y puedo notar como la saliva hace que baje hasta abajo sin resistencia, la sensación es tremenda, la aguanto con ganas, en mis ojos se ve el deseo de sentirla entera. Agarra mis tetas mientras cierra los ojos, mi lengua juguetea ahora con el punto secreto detrás del capullo justo donde empieza la piel, mi mano mojada te acaricia esos huevos cargados de amor para mí, y me deleito de nuevo introduciéndola, sintiendo como se acopla, sé que le gusta eso. Quiero satisfacerle y volverlo tan loco de placer. Oigo como sus gemidos van subiendo y las convulsiones, estoy preparada para saborear toda su leche, empece a succionar como nadie lo había hecho… ¡Dios, oírlo y sentirlo, me pone tanto!, ahí estoy con la boca abierta llena de su semen, el cual es miel para mis labios.

Me levanto, nos fundimos en un beso, me llevo hasta la habitación, me tumbe en la cama boca arriba. No dejo un centímetro de mi cuerpo sin recorrer,un suspiro cargado de deseo sale de mi boca , estaba tan cachonda y con tantas ganas, tenerlo encima mío, sintiendo como ardía de deseo, lo mojada que estaba lo decía todo. De vez en cuando nuestra mirada se cruzaba, y eran en esos momentos cuando me daban espasmos de placer, era increíble. ¡Ay!, qué gusto!

Probo mi esencia, lo empape en uno de mis orgasmos que yo recuerde más placenteros. Con ganas de más me susurro “Bonita, esto no acaba aquí”, de pensarlo noto como me he mojado un poco, intento parar los pensamientos porque si no…. pero no puedo continuo en esos recuerdos tan bonitos…

Me dejo llevar, abrazados en la cama después de corrernos los dos, la temperatura es altísima y el deseo aún mayor, su polla me roza y me busca, entra y sale, confieso que me encanta lo que provoco en ella, él me pone a mil, juntos podemos bajar hasta el mismísimo infierno y no quemarnos.

Cambiando de postura, siento como entra perfectamente hasta el fondo, me agarra de las caderas con fuerza, algunas palmadas en mi culo hacen la orquesta de sonidos excitante. Nuestros cuerpos se acompasan al mismo ritmo, subiendo la intensidad, noto sus embestidas cada vez más fuertes, lejos de destrozarme, me muero de gusto, y entre gemidos le pido: “más… sigueeeeeee”, baja la intensidad y para mi sorpresa, noto como me acaricia el culo, me lubrica y entra un dedo mojado , me muerdo el labio, lo quiero, sabe que me gusta y me va a complacer.

Con la mayor de las delicadezas, entra suave y siento como me va abriendo a su paso, suspiro liberador ante tal momento.
Joooe que sensación, me supera,”¡Uummm!, quédate dentro un momento,no te muevas” le pido. Espera a mis movimientos, y juntos continuamos en la loca carrera hacia la cúspide.

El ritmo de las embestidas es cada vez más fuerte e intenso, poco a poco muevo mis caderas acostumbrándome a la dureza de su polla, nos compenetramos con soltura, disfrutando el uno del otro.
Buuuuuuuffffff… suena todo en perfecta sinfonía, sabe tocarme, darme esas palmadas sonoras que azotan mi culo con un cariño infinito. Tocando el punto adecuado, me inclino más en busca de la profundidad de sus movimientos.
Mi cuerpo tiembla del gusto de sentirte así, la sensación es brutal, ¡No pareees! Voy notando la flojera en mis piernas…

Obediente como siempre por complacerme, sigue empujando lo más rápido que puede, me revienta y me encanta. No puedo evitar suspirar y esos gemidos de los dos al compás de sus embestidas.
De repente mi cuerpo da un latigazo de placer que se estremece entero incluyendo su polla, un montón de espasmos recorren mi cuerpo, mis gemidos son música para sus oídos, noto como chorrea mi culo, mis piernas me flaquean y ya oírlo a él es excitante, sin palabras.

Me desplomo en la cama, sin fuerzas y rendida de placer, los dos exhaustos. Nuestros cuerpos sudados se funden en uno en busca de nuestro abrazo tan nuestro, siento su respiración cálida rozar mi hombro, nuestras respiraciones se van regularizando, cierro los ojos sintiendo paz en mi interior, entre tus brazos no puedo estar mejor, y entre mil caricias mutuas, sonrió y te digo que: ¡Me encantas!

La música de la sirena del cole de enfrente me volvió a la realidad de mis pensamientos… por cierto, el café frío. Jooooo, pero nadie me quita mis recuerdos.

Tan sólo me queda por decir: Eres mi “Nada”.

Cuando la gente me encuentra con la mirada perdida y me pregunta: ¿En qué piensas Morena?

He aprendido a disimular… a mirar “la nada”… a mentir… a sonreír escondiendo la tristeza… a estar acompañado con las más terrible de las soledades… a no buscarte cuando me muero de las ganas por tenerte… a no llamarte aunque lo desee… a no hablar de Ti cuando los pensamientos y la piel solo hablan de Ti… a echarte de menos….. eres “La Nada” de “Mi Todo”… Cariño.

Todo el mundo tiene su “nada” y “TU” eres mi NADA.

ღ Sin fantasías que aburrida sería la vida ღ

✿ Morena83 ✿

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.