izmir escort bursa escort izmir bayan escort istanbul escort antalya escort izmir escort bayan izmir escort bursa escort bursa escort kızlar istanbul escort bayan gaziantep escort istanbul escort istanbul escort kızlar

El bully de mi escuela se coge a mi mamá

Hola mi nombre es Luis, tengo 16 años, soy delgado, bajito, rubio… Hace unos meses mi mamá se divorció de mi papá, razón por la cual ella decidió que quería estar lejos de él y nos mudamos de nuestra natal Buenos Aires en Argentina a vivir a Bogotá Colombia.

Al llegar a mi nuevo colegio inmediatamente me distinguí por ser extranjero, en todos los aspectos: en cuanto a mi apariencia, era el único rubio del salón y por mis ojos azules y mi acento no hacia falta decirle a la gente para que notaran que venía de otro país; rápidamente me destaqué por mi buen desempeño académico, y es que la educación en mi colegio anterior era mucho mejor que el nivel de exigencia acá, sin dificultad me convertí en el favorito de los profesores y empecé a despertar envidias; además de eso, era el más talentoso con el balón, tenía un regate similar el de Messi y la única forma de quitarme el balón era haciéndome falta, era titular indiscutido en la selección de futbol del colegio.

Pero no todo era tan bueno como parece, en la escuela había un tipo llamado Auguto, era en pibe muy blanco, muy alto, como de 1,90 ; era además muy fuerte y musculoso, pero la principal característica de él, era su horrenda cara, este sujeto era demasiado feo, tenia la nariz muy grande y deformada, a sus cortos 16 años ya se le había caído el cabello y era de estos calvos que solo les crece cabello a los lados, su dentadura era horrible, se notaba que nunca había tenido acceso a ortodoncia porque sus dientes eran muy chuecos y amarillos, las chicas lo miraban pero para sorprenderse de lo feo que era, ni siquiera su impresionante físico lograba equilibrar su fealdad.

A la primera semana de clases, este horrible Augusto me había empezado a hacer la vida imposible, me abordó en la caseta donde vendían la comida y me dijo:

Augusto: “Vení Luisito, tu no has pagado tu cuota diaria”

Yo:” de que me hablas pibe” le respondí tímidamente

Augusto:” jajajajajajaja, ese acento argentino si me pela la verga”

Estaba m*****o, soy muy nacionalista y me ofende que hable mal de los argentinos.

Augusto:” ché,tenés que darme lo de tus onces, boludo” -dijo tratando de imitar mi acento.

Yo: “A ti que te pasa imbécil”

Y de la forma más rápida sin que yo pudiera reaccionar, me pego tremendo golpe en mi estomago, inmediatamente me tire al piso pues me había sacado el aire.

Augusto: “dame tu dinero ya o te lleno la geta con tus mocos de la trompada tan hijueputa que te meto”

No podía hacer nada, era muchísimo más grande que yo y mucho más fuerte, además estaba rodeado por sus amigos que solo se reían y lo alentaban. Sin pensarlo dos veces saque de mi bolsillo el dinero y se lo di.

Los demás alumnos alrededor solo se quedaron mirando, ninguno me ayudo a levantarme, al parecer este hijo de puta Augusto dominaba esta escuela como si fuera su propia casa, y mis sospechas se confirmaron, al ver que después de golpearme y robarme, se dirigió donde otro pibe incluso más bajito y flaco que yo, con gafas, y lo intimido igualito como me hizo a mi, pegándole en el estomago y quitándole su dinero.

Yo al ver eso, salí a ayudarlo pues el pobre quedó en el piso sufriendo tal como yo estaba unos segundos antes, apenas me le acerque él me dijo:” no me ayudes, solo empeorará las cosas”.

“Si Augusto ve que me ayudas te golpeará a ti y a mi”- me dijo este pobre pibe asustado y tartamudeando-“por qué no lo acusas con las directivas, me parece terrible que este idiota pueda hacer esas cosas y no le pase nada” le respondí aireadamente. “ya lo hice, pero fue peor, él sabe donde golpear para que no aparezcan moretones ni sangre, por lo que uno se queda sin pruebas para demostrar que te golpearon, y como la mitad del colegio son amigos suyos, y la otra mitad le tiene miedo, pues al final nadie lo denuncia. La vez que trate de denunciarlo, la maestra solo le llamó la atención , mientras que yo si tuve que aguantar la paliza más grande que me han dado en la vida……. lo mejor es que hagas lo que él te diga, hazme caso”

Las cosas que me contaba este pibe eran atroces, le pregunte como se llamaba, me dijo que se llamaba Felipe ( o Pipe como yo le decía con cariño) y a partir de ese momento él se convirtió en mí mejor y único amigo en la escuela.

Esta situación se repetía diariamente, a la hora del descanso me amenazaba con golpearme si no le daba mi dinero, yo accedía pues definitivamente no podía hacer más, si me resistía me golpeaba e igual se llevaba mi dinero. Afortunadamente después del divorcio con mi padre mi mamá no tenía problemas de dinero, por lo que le pedí que me diera doble mesada, la mitad se la daba a Augusto, y la otra mitad me la escondía en mi ropa interior para comer a escondidas.

Los entrenamientos de futbol eran de lunes a viernes de 3 a 6 de la tarde, yo obviamente asistía pues era el jugador más talentoso del colegio, Augusto también, pero este imbécil era un petardo, era demasiado amotro, no podía correr bien, solo sabia hacer faltas, por eso estaba en el equipo suplente, que para desgracia mía, siempre jugaba contra el equipo titular en los entrenamientos, este a****l aprovechaba la ocasión para tirarme leña durísimo cuando yo tenía el balón, esa era la única forma como lograba contenerme, de lo contrario, yo le hacía un caño (túnel o cuquita como dicen acá en Colombia) y lo hacia quedar mal en frente de todos; en una de esas me pego una patada durísima y me tiro al lodo, quedé todo embarrado y no tuve otra opción mas que irme a bañar a las duchas del colegio.

No acostumbraba a bañarme en las duchas del colegio, por temor a que Augusto me acosara en ese momento tan vulnerable, siempre esperaba a bañarme en mi casa, pero esta vez toco coger valor y bañarme junto a todos los muchachos del equipo.

Ya en las duchas note otra cosa impresionante, todos estos tipos tenían unas pijas enormes, y no solo los negros… los blancos, los trigueños y hasta los gorditos sacaron unas vergas mucho más grandes que la mía, al parecer eso que me habían dicho en mi anterior colegio de que los colombianos, los cubanos y los ecuatorianos son los que tienen las vergas más grandes del mundo era cierto, yo siempre he estado orgulloso de mi raza, pero tengo que aceptar que en esa ocasión, trate de esconder mi pene pues me daba pena tenerlo tan chiquito.

Pero fue en vano, uno de los muchachos noto que mi pene era diminuto en comparación al de ellos y se empezó a burlar:

“chicos! chicos! vengan a ver el maní que tiene Luisito entre sus manos”

En esas llegó Augusto, que impresión tan grande, este era sin duda el más vergón de todos, no se cuanto le media ese pedazote de pija, pero iba más allá que la mitad de su pierna y eso que no estaba erecto, con razón ese idiota no podía ni correr bien, semejante tripa era como de caballo, sin duda la verga más grande que había visto en la vida, superando a los actores porno que ya de por si eran impresionantes.

Augusto: “Jajajajaja Luisito, con razón los argentinos son tan engreídos, les toca relucir por fuera lo que no tienen en los pantalones”

Esos comentarios contra mi raza me ofendían mucho.

Yo:” pues prefiero tener poca pija a ser un burro como tu, eso comprueba todas mis hipótesis, voz sos bruto, sos feo, sos amotro y tenés verga de burro, seguramente vives en un establo entre las vacas, un adefesio como tu solo pudo haber salido de una yegua”

Inmediatamente todos hicieron esa gritería que es tan humillante: “huuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu” le decían a Augusto:” se va a dejar decir eso?”, él se puso muy rojo, sabia que su imagen de macho alfa estaba en juego, inmediatamente se me lanzó encima y me recago a trompadas, me dio durísimo, yo trataba de correr pero el piso estaba húmedo y yo desnudo, me rompió toda la cara, y en esas llegó el entrenados: “Que pasa aquí?” nos separó y nos llevo a la dirección inmediatamente.

En la dirección estaba yo sentado en una silla, con toda la cara sangrando, con mis mejillas todavía rojas, el ojo morado, un pedazo de servilleta en mi nariz evitando que saliera más sangre, mis labios rotos y un dolor impresionante; estaba esperando a que llegara la mamá de Augusto y mi mamá para hablar junto al director por lo que había pasado, la primera en llegar fue la mamá del troglodita, una vieja gorda, feísima, mal vestida, y con un acento que dejaba ver el estrato bajo del que venía, el director se quedó hablando un rato con ella hasta que llegó mi mamá, que contrate tan basto el que había en ese cuarto, pues mi madre era lo opuesto a la mamá de Augusto, una mujer hermosa, bien vestida, color de pelo castaño recién salida de la peluquería, con una carita muy dulce y un cuerpo muy bien cuidado, unos senos firmes, un abdomen plano y trabajado, pero lo que más llamaba la atención de mi mamá, era una cola de ensueño, grande y tonificada, bien paradita gracias a todas las horas que pasó en el gimnasio cuando estaba casada con mi papá; nunca he sabido cuantos años tiene mi madre, pero parece de 20, la gente siempre asume que es mi hermana, y siempre que salgo con ella me toca aguantarme las miradas de los demás hombres que no pueden evitar mirarle el culo a mi madre, el portero, el mesero, el taxista, nadie disimula cuando mi mamá entra a algún lugar, todos empiezan a morbosearla y se cogen la verga por encima del pantalón cuando lo hacen…

El director no fue la excepción, apenas llegó mi mamá él se levanto sonriendo y empezó a intentar seducir a mi mamá como todos lo hacen, notaba todo el tiempo cuando mi mamá hablaba o miraba para otro lado, la mirada de este pervertido en su escote, además se cogía la pija por encima del pantalón y se mordía el labio.

La reacción de Augusto también fue deplorable, si el director que se veía decente no pudo controlarse, mucho menos este a****l que no dejo de mirar a mi mamá, ni siquiera tenía la decencia de mirar al director a la cara cuando este le hablaba, no podía quitar su sucia mirada de las tetas de mi mamá, de sus piernas largas y de su culo que a pesar de que ella estaba sentada, se salía un poquito por la silla ya que mi mamá tiene un cuerpo de avispa; y para mayor descaro, en ningún momento se quito la mano de la sudadera y parecía que se estaba frotando, hasta la mamá del propio Augusto se dio cuenta de la escena y empezó como a regañar a su hijo con la mirada… Mi mamá por su puesto se dio cuenta y dijo que se tenía que ir por lo que había que terminar rápido… pobrecita, no podía resistir esa humillación en frente de su hijo.

En esa reunión se hizo un poco de justicia, entraron varios profesores, entre ellos el entrenador que había visto la golpiza, y todos me defendieron, era buen alumno y buen futbolista por lo que todos se pusieron de mi parte, en cambio a Augusto, lo amenazaron con echarlo del colegio, le toco pedirme disculpas en frente de todos y prometer que no me m*****aría más, se le había dicho que de lo contrario sería expulsado de la institución.

Eso hizo que el acoso disminuyera en las próximas dos semanas, ya no me golpeaba para pedirme mi dinero ni me ofendía, pensé que todo había quedado hasta ahí y que mi vida iba a cambiar, pero no podía estar más equivocado, la cosa se iba a poner mucho peor.

En la clase de artes, debíamos construir una maqueta, la elaboración sería de a parejas por lo que inmediatamente me acerqué a Felipe para trabajar juntos, hasta que nos aborda la profesora y nos dice:

“disculpa Felipe, será que puedes buscar otro compañero? me gustaría mucho que Luis trabajara con Augusto”-

Yo:” pero por qué profesora, porque debo trabajar con Augusto si Felipe es un buen alumno y me llevo muy bien con el”

Profesora:” como tu sabes, Augusto no tiene un buen rendimiento académico”

Y es que este adefesio además era muy bruto, a estas alturas de la escuela no sabía cual era la capital de Inglaterra, no sabía operar fraccionarios, y hasta tenía problemas para leer de corrido, era un simio total. De hecho recuerdo que una vez Felipe me dijo que solo había avanzado en los cursos porque ponía a otros como el para que le hicieran la tarea y hacia copia en los exámenes.

“el me a dicho que le gustaría trabajar contigo”- continuo explicando la profesora de artes-“dice que como tu eres tan buen alumno, y que además como tuvieron un percance tan atroz como fue la golpiza en las duchas, a él le gustaría trabajar contigo para tener buena nota y además tratar de llevarse bien contigo después de lo que pasó”.

Así que no tenía otra opción me toco invitar a mi casa al a****l de Augusto el fin de semana para hacer este trabajo.

Me aseguré de invitarlo cuando mi mamá estuviera en el gimnasio, con eso no me tenía que aguantar a este hijo de puta morboseando a mi mamá. Apenas llegó, nos metimos en el cuarto y como era de esperarse, se tiro en la cama a jugar videojuegos mientras yo trabajaba solo en la maqueta. Quería terminar lo antes posible, para que él se fuera y salir de ese episodio, cuando miraba de vez en cuando a ver que estaba haciendo, notaba como disimuladamente metía la mano en mi cajón de cama y robaba mis cosas, esto ya era el colmo, pero aun así eran tantas mis ganas de acabar rápido que lo ignoré y seguí trabajando.

En esas llegó mi mamá y abrió la puerta del cuarto: “Luisito la cena está servida”- sin saber que Augusto estaba ahí… “Ohh, no sabía que tenias compañía, pueden ir bajando a la cocina mientras preparo otro plato”. Bajamos a la cocina y mientras yo comía mi mamá le preparaba algo de comer a Augusto, ella recordaba que él me había golpeado y que era un cerdo, pero aun así le preparó la comida pues ella es una mujer muy decente. En esas mi mamá nos da las espaldas para lavar un plato y Augusto se para diciendo “voy al baño”, y pasa detrás de mi mamá restregando la verga por encima del pantalón en las hermosas nalgas de mi mamá sin disimular ni un poquito… Yo quede sorprendido con la falta de respeto de este hijo de puta, mi mamá también, quedó atónita frente a lo que acababa de pasar en frente mio, y apenas Augusto salió de la cocina me dijo:” Luisito no quiero que vuelvas a invitar a esta clase de personas a la casa”, yo estuve de acuerdo y le dije que no era culpa mía, la maestra me había obligado a trabajar con el.

Una vez terminamos de comer, subimos al cuarto, cerré la puerta y le dije a Augusto:

“a ti que te pasa a****l, hazme lo que quieras a mi pero respeta a mi mama que ella es una mujer decente”.

el inmediatamente me cogió del cuello y me lanzó al piso sobre la maqueta, destruyendo lo que había construido durante todo el día, se puso encima mio, con sus manos sobre mi cuello, se saco el pene del pantalón y me lo puso en la cara, esa pija olía horrible, parecía que no se había bañado en varios días, sus bolas tocaban mi barbilla y la punta de su pene alcanzaba a tocar parte de mi cabello, además era tan grueso que me tapaba todo el ojo izquierdo, solo podía ver su fea cara por mi ojo derecho.

Augusto: “Mira hijo de tu puta madre, me importa un culo si estoy amenazado en el colegio con ser expulsado, tu a mi no me vuelves a hablar de esa forma, y te advierto una cosa y espero que te quede bien claro, o me ayudas a que yo me c*** a tu mamita, o te meto esta verga hasta el fondo de tu flaco culo hasta que quedes cagando en una bolsa por el resto de tu vida”- se levanto, se metió la polla en el pantalón y se retiró del cuarto diciendo: “Y necesito sacarme 10 con esa maqueta, así que tiene que estar lista para el lunes, también necesito que me hagas la tarea de geografía y que hagas el examen de matemáticas por mi”

Yo quedé atónito, no podía creer lo que había pasado, ya ni me acordaba de la ira que me dio cuando esta bestia le restregó la verga a mi mamá, lo único que pasaba por mi cabeza y por mi cuerpo era un miedo y un escalofrío impresionante de pensar que este malnacido me rompiera el ojete con semejante palo… Yo podía aguantar que me robara mi dinero al almuerzo, que me golpeara en los entrenamientos y en el receso, incluso iba a tolerar que hablara mal de mi amada Argentina, pero no podía dimensionar que este hijo de puta me hundiera ese pijononon en mi orto, no solo sería humillante para mi hombría y me atormentaría psicológicamente para toda la vida, podía dejarme una lesión anal permanente haciendo que tuviera que usar pañales para siempre como algunos abuelitos. Ahí recordé a Felipe cuando me dijo “es mejor que hagas lo que él dice”.

Esa noche no pude dormir del miedo, me desvelé terminando la maqueta para tenerla lista el lunes a las 7:00 AM. Y lo mismo fue toda la semana, no pude dormir, en el colegio me di cuenta que Augusto le había contado lo sucedido a sus mejores amigos y los escuchaba hablando en el entrenamiento diciendo: “imagínate la tripa de Augusto disfrutando del culo de la mamá de Luisito, dicen que esta rebuena, y con lo a****l que es Augusto, seguro no la suelta hasta que la ultima gota de leche pase al culo de la buenona”. Hasta Felipe mi mejor amigo me hizo el comentario :” por ahí hay un rumor de que Augusto se quiere comer a tu mamá, ese Hijo de puta ni siquiera respeta al hablar de la familia de uno”, pero me tocaba evadir el tema pues no quería que nadie se enterara.

El fin de semana, se llevaría a cabo el plan de Augusto para salirse con la suya, me había hablado de unas gotas para que las aplicara en la bebida de mi mamá, supuestamente esas gotas harían que ella se excitara mucho. Fue el Domingo por la mañana cuando él llegó a mi casa temprano, yo estaba en piyama y mi mamá todavía estaba durmiendo, el no tocó la puerta , me envió un mensaje por celular para que le abriera, había que guardar silencio, luego le dije que esperara en el pasillo y el me dio las gotas. Me metí al cuarto de mi madre mientras ella dormía y le eche las gotas de Augusto al café que le acostumbraba a preparar los domingos y que le ponía en su mesa de noche, pero mientras le terminaba de echar las gotas, mi mamá empezó a moverse como si se fuera a despertar, yo inmediatamente y con mucho sigilo, me metí al closet para que no me viera, hubiera sido muy difícil de explicar porque le estaba echando gotas al café. Ella se despertó y lo primero que hizo fue tomarse el café ya con varias gotas, yo la observaba por la rejilla del closet mientras Augusto esperaba afuera.

Una vez mi mama se termino el café, se paro al baño sin cerrar la puerta, por lo que no me pude escapar del closet. Ella se lavó los dientes y se limpio la cara, acto seguido se volvió a recostar en la cama y se empezó a tocar en su vagina, eso significaba que las gotas ya estaban surtiendo efecto, mi mamá lentamente se empezaba a excitar masturbándose cada vez más con mayor intensidad. En esas Augusto entra al cuarto, mi mamá estaba con su baby-doll puesto masturbándose y muy sorprendida pero sin quitarse la mano de la concha le dice:

Mamá: “Augusto tu que haces acá!!!!”

Augusto:” vine a traerle lo que necesita”

Y se saca del pantalón la tremenda pija que me tenía atormentado toda la semana.

Mamá: “esto no puede estar pasando , tu eres un amigo de mi hijo y no puedes estar en mi habitación, menos en este momento tan intimo, que vergüenza”

Augusto se acercó al borde de la cama donde mi mamá estaba recostada y le puso cipote verga cerca a la cara.

Augusto:” me va a negar que no le gusta mi pene?”

Mi mamá se quedo unos segundos en silencio viendo la polla de Augusto y sin dejar de masturbarse, cosa que no había dejado de hacer y mucho menos desde que esta bestia se saco el a****l que llevaba en los pantalones.

Mama: “prométeme que no le vas a decir nada a Luisito”- dijo sin dejar de mirarle la polla

Augusto: “tranquila mi señora que esto va a quedar entre Ud. y yo”

Mi mama le cogió el pene y sin preocuparse porque todavía no estaba erecto, trato de metérselo en la concha.

En esas Augusto la detiene y la agarra del cabello:

Augusto: “Crees que te puedes meter mi verga sin antes prepararla?”- dijo con un poco de ira-“vení acá que te la vas a comer todita”

Y la puso de rodillas en el piso sin soltarle el cabello. “Ahora si vas a conocer a un hombre de verdad, no como el marica de tu hijo cuyo pipisito es del tamaño de una uña”-le dijo mientras le metía dos fuertes bofetasos en la cara. “es hora de que rindas homenaje a tu amo y señor”- y le hundió su pene en la boca hasta que ya no daba más, esa imagen nunca la olvidaré en mi vida, mi gran enemigo, mi bullyng, metido en la habitación de mi mamá, cogiéndola del cabello mientras ella de rodillas , con sus mejillas rojas de los golpes que le dio, abre su boca para que el a****l sin misericordia le empuje su tremenda pija sin importar que solo entraba un tercio de esta, y todo por mi culpa. En ese momento se me empezaron a salir las lágrimas.

No contento con lo que estaba haciendo, se metió la mano al bolsillo y saco su celular, sin preguntar, empezó a tomarle fotos a mi mamá mientras ella trataba de lidiar con su gran miembro. “no me tomes fotos”-le dijo mi mamá, entonces él le saco el pene y le pego tremenda cachetada: “aquí se hace lo que yo diga” y le volvió a meter el pene en la boca esta vez con más fuerza, todavía sosteniéndola del cabello y empujando su cabeza hacia el mientras su pelvis trata cada vez con más fuerza de meter la pija en su garganta, cosa que era imposible pues no cabía.

Luego de unos cinco minutos que duró el mamáso que mi mama le pego a Augusto, este la levanto del cabello, el cual no había soltado en ningún momento, fue ahí cuando pude ver la pija de Augusto en todo su esplendor, la cual solo había visto en estado de relajación, esta vez podía dimensionar semejante palo grueso y erecto, dispuesto a garcharce a mi mamita por el mismo lugar por el que había nacido yo. Mi mamá puso sus manos sobre la cama, sus rodillas en el borde de la cama y fue la primera vez que augusto la soltó del cabello, necesitaba sus dos manos para cogerla de la cintura mientras la otra mano le pegaba tremenda nalgada cuyo sonido retumbó en toda la casa, inmediatamente mi mamá pego un pequeño grito de dolor. “haz silencio puta que tu hijo va a escuchar”- le dijo Augusto para acto seguido pegarle otra nalgada durísima que mi mamá por más que intento no pudo contener el grito. El hijo de puta se detuvo un momento para manosear el maravilloso culo de mi madre, hasta yo sentí una pequeña erección de tan solo ver el espectacular derrier de mi mamá en cuatro patas, él le empezó a meter los dedos en la concha y en el culo, ella solo gemía de placer a pesar de la forma tan brutal como él lo hacia, las gotas hacían que mi mamá se excitara sin importar lo brusco que la trataba este a****l. Entonces volvió a sacar su celular para esta vez tomar video de como le metía los dedos a mi mamá, acercaba la cámara hacia su cara diciéndole. “mándale un saludo a Luisito mientras te cojo”- “Augusto mi hijo no se puede enterar de esto”-respondió mi mamá- “eso depende de tu comportamiento hija de puta”. Y sin avisar le hundió la gran verga en la pequeña concha de mi mama, sin sacar dos dedos del culo.

Yo no podía creer que semejante pijononon pudiera entrar en la concha de mi mamá, pero lo hizo, eso si, mi mamá inmediatamente pegó un grito ensordecedor mientras Augusto la volvía a tomar del cabello…. ” ya te dije que te callaras perra chupapijas”- le dijo el muy cerdo mientras empezaba a coger ritmo.-“Ahora si te voy a poner a ver estrellas”…. y con una fuerza descomunal, se empezó a garchar a mi mami durísimo, ella le decía, tartamudeando porque no podía evitar gritar, “ssuuuuuuuaaaaavvveee”- apenas podía respirar. “Mmaassss sssuuuuuavvveeee que tiiieeennes la pija mmmuuuuyyyyy graaaaande”. Pero este hijo de mil puta no le hizo caso, la seguía nalgueando y culeando durísimo….. Eran tan fuertes los gritos de mi mamá, que para que los vecinos no se dieran cuenta, a Augusto le toco taparle la boca a mi mamá con la mano que tenía libre, porque la otra mano la jalaba del cabello haciendo que ella mirara el techo. Ahí vi cuando a mi mamá le salió la primera lágrima.

El ritmo que llevaba Augusto era insuperable, se movía muy rápido y las embestidas eran durísimas, tanto así que mi mamá no logró contenerlas, si bien es cierto que ella iba al gimnasio y era atlética, sus manos no podían sostener toda la fuerza con la que Augusto se la culeaba, por lo que sus brazos cedieron y quedó recostada boca abajo, Augusto después de esto no hizo una pausa ni la soltó del cabello, solo se le monto encima sin sacarle el pene, y se la siguió garchando… mi mamá estaba boca abajo, y Augusto encima de ella disfrutando de sus nalgas a un ritmo intenso, mientras una de sus manos se apoyaba en la cama, la otra se apoyaba en la cabeza de mi mama, empujándola hacia la cama, como si la estuviera ahogando, pero a pesar de que estaba siendo sometida de la forma más brutal, y su cara estaba siendo empujada sobre la cama, ella no podía dejar de gritar.

Aproveche ese momento en que mi mamá estaba mordiendo la cobija mientras Augusto se apoyaba sobre su cabeza y que ella no podía ver nada para salirme del closet, pues no soportaba seguir viendo esta humillación, al verme salir del closet, Augusto me miro sonriendo. Mal nacido hijo de puta, por fin había logrado salirse con la suya y se estaba garchando a mi mami a su antojo, en mi propia casa y en frente mio.

Me salí del cuarto pero no pude evitar escuchar los gritos de mi madre sobre la cobija, eran muy fuertes, solo podía escuchar como se quejaba y el golpe que hacia la pelvis de augusto sobre las nalgas de mi mami, era muy intenso. Así que me fui de la casa para tratar de tranquilizarme, esa escena era muy traumática para mi, me fui al parque a sentarme en un banquillo, esperando a que pasara un tiempo para volver a casa e inventar alguna escusa, pero no podía pensar en otra cosa más que en la imponente tripa de Augusto, mi bully, rompiéndole las nalgas a mi mama.

Volví luego de 2 horas a casa, abrí la puerta y todavía podía escuchar a mi mamá gritando al ritmo de la tremenda culeada que le estaba pegando Augusto, la diferencia es que se escuchaba desde la cocina, tenia que irme para otro lugar así que decidí ir a la casa de Felipe para quemar tiempo. llegue muy nervioso, ocultando lo que estaba pasando, con la escusa de que quería jugar video juegos, ahí me quede como por tres horas para luego volver a casa. Al entrar nuevamente, no lo podía creer, habían pasado como 5 horas desde que empezó la garchada y seguía escuchando los gemidos de mi mamá y el ruido que hacían sus nalgas cuando Augusto la embestía con fuerza a un ritmo todavía impresionante. No quería ver nada, por lo que me fui a cine, vi dos películas y di vueltas por el centro comercial.

Cuando volví de noche, rogaba no escuchar nada, todo el día había sido muy traumático, toda una pesadilla… llegue a la casa y había silencio absoluto, subí al cuarto de mi madre y encontré la cama hecha un desastre, olía horrible, el olor me recordaba la verga de Augusto cuando la puso en mi cara, además notaba que habían charcos en la cama, no quería ni saber si era la leche de Augusto o los orgasmos de mi mamá, ese cuarto estaba un desastre, al igual que el baño… luego fui a la cocina tratando de encontrar a mi madre pero fue igual, la cocina estaba muy desordenada, habían muchas cosas en el piso y también habían charcos en el piso, pasando por la sala también encontré manchas en el sofá y las porcelanas en el suelo, lo mismo en el estudio, encontré un pegote blanco muy asqueroso cerca al teclado y olía a la verga de Augusto; finalmente entré a mi cuarto también lo encontré echo un desastre, charcos por todos lados y el olor a pito más intenso de toda la casa.

Casi al instante llamaron al celular, era mi mamá, me pedía que si la podía ir a recoger al hospital, que no era nada grabe, que después me contaba…Rápidamente salí de la casa rumbo al hospital en el carro, no podía dejar de pensar en el camino que este hijo de puta, tras de que sació su inmenso apetito sexual con mi mamita, le había hecho daño, no había quedado conforme con la atención que le había dado mi voluptuosa y hermosa madre a su gran pija, que se había puesto a golpearla después (como si no hubieran sido suficientes las nalgadas y cachetadas que le daba mientras se la garchaba), apenas llegue al hospital mi mamá me estaba esperando en la acera afuera, se veía normal, excepto porque tenia la cara roja (de las cachetadas que le pego Augusto) y porque cojeaba. me baje del carro para abrirle la puerta como el caballero que soy, y note que antes de sentarse, puso uno de estos cojines ortopédicos que le dan a la gente que sufre de hemorroides, me explico que se había caído de culo por las escaleras y por eso no se podía sentar normal y le tocaba poner ese cojincito, y que como le habían puesto un par de inyecciones, se había puesto roja porque le estaba dando calor, también me dijo que no había alcanzado a arreglar la casa, que por favor no entrara a la casa hasta que ella la arreglara, me dio dinero para que fuera a cine mientras tanto…. Pero yo sabía lo que había pasado, mi pobre mamá estaba tratando de ocultar todas las secuelas producto de la impresionante cogida que le propino Augusto, mi bully, en mi propia casa y en frente mio, sabia que le había tocado ir al hospital debido al tren de verga que recibió por horas.

Esa semana en el colegio fue una tortura, cuando caminaba la gente me miraba riéndose, al llegar al salón veo a Augusto rodeado de sus amigos, el mostrándoles algo en el celular, seguramente era la cara de mi mamá ensartada con el pedazo de tripa de Augusto, o tal vez su hermoso cuerpo siendo profanado por sus dedos y su verga, mientras ella pide a gritos piedad por la forma tan bestial como se la están cogiendo, en mi cuarto o en la cocina o en la sala… esa escena no podía ser más humillante, solo me quedaba presentar el examen de matemáticas por Augusto para que ese troglodita pasara la materia.

Pasaron dos semanas, yo seguía yendo a los entrenamientos y para mi fortuna Augusto había dejado de ir, parecía que todo había vuelto a la normalidad, Augusto no me había dirigido la palabra desde ese suceso y la gente en el colegio ya no hablaba más de eso, o por lo menos yo no escuchaba nada.

Llego el viernes y el entrenador de futbol no pudo asistir pues se había enfermado, ese día llegue más temprano de lo normal a la casa… abrí la puerta y escuche algunos ruidos en la cocina, me asomé sigilosamente por la ranura de la puerta y vi otra escena traumática: Augusto estaba recostado sobre el lavaplatos, comiéndose un sándwich, mientras mi mamá estaba arrodillada frente a él, con la falda levantada hasta la cintura lo que dejaba ver su gran, duro y paradito culo, con las manos atrás atadas con una cuerda y dándole una mamada a Augusto.

“Mmmmmmm que rico te quedo el sándwich”- dijo Augusto mientras mi mamá le chupaba la verga.-“Mmmmmmm y que rica mamada también” le dijo a mi mamá mientras le empujaba la cabeza hacia su verga. “esta perfecto, solo tienes que tratar de meter mi pene hasta la garganta” y la empujó con más fuerza hasta que mi mamá empezó a atragantarse y creo que alcansó a bomitar.” no alcanzo porque tienes la poronga gigante!!!”.- le repondio mi mamá.

A lo que él le pega una bofetada durísima tirándola al piso. La tuvo que levantar pues mi mamá tenía las manos atadas a su espalda… “que te he dicho estas dos semanas?…ya sabes que tienes que hacer lo que yo digo o de lo contrario le muestro a tu hijo las decenas de videos que tengo de ti dándole placer a mi verga”-“no, no por favor no, mi hijo no se puede enterar de las cogidas que me has dado” respondió mi mamá con miedo.-“entonces mas te vale obedecer puta!!!!, es mejor que te vallas acostumbrando a mi pija!!!, tu decides si hacemos esto por las buenas o por las malas!!!!” le gritó Augusto mientras la amenazaba con su mano de meterle otra bofetada.

Mi mamá seguía haciéndole un pete a Augusto mientras él se terminaba el sándwich, cuando le dijo: “ahorita que termines de darle placer a mi verga, necesito que me des tu cuenta bancaria, la tarjeta y la contraseña porque tengo que comprar unas cosas…. Entendiste?” mi mamá asintió con la cabeza. ”Que si entendiste?” le gritó Augusto. “Sí”.- dijo mi mamá.- “Si que….” Le respondió Augusto”.-“Si señor” respondió mi mamá, a lo que Augusto la levanto cogiéndola del cabello y la puso sobre la mesa de la cocina donde yo comía todos los días, dejando su maravilloso culo a su disposición, le empezó a meter los dedos en la concha y en el culo como la otra vez, luego se sacó el cinturón y la azotó durísimo, mi mamá solo podía gritar, sus manos seguían atadas a su espalda; acto seguido la recagó a pijasos, los gritos de mi mamá eran ensordecedores, me fui de la casa como la otra vez por que no podía aguantar esa situación, los gritos se escuchaban hasta la entrada en el jardín, no podía evitar pensar que este hijo de puta no había quedado contento con la tremenda culeada que le pagó a mi mamá hace dos semanas, tan dura que la había dejado en el hospital; este mal nacido se la había venido cogiendo en este tiempo mientras yo estaba entrenando y ahora la iba a extorsionar.

La semana siguiente me levante y me arreglé como siempre para ir al colegio, bajé a desayunar pero mi mamá no había preparado el desayuno, me dijo “Luisito se acabó el mercado, vas a tener que desayunar y almorzar en la escuela porque en el momento no tengo dinero”. Yo tampoco tenía dinero, pero no iba a hacer ningún reproche, sabía que seguramente la falta de dinero de mi mamá se debía a que el hijo de mil puta de Augusto se lo había pedido a cambio de no mostrarme los videos que tiene garchandose a mi mamá. Cuando llegue al colegio Augusto era el centro de atención, él tenía un carro nuevo y lo lucia con mucho orgullo, el viene de una familia muy pobre, así que podía jurar que lo había comprado con los ahorros de mi mami, me aguante la ira que llevaba por dentro y seguí como si nada. Ya en el receso me moría de hambre pues no había desayunado , le pedí a Felipe si me compartía un poquito de su comida, el con mirada extraña aceptó y lo compartió conmigo, eso fue lo único que comí ese día.

Por su puesto que no podía ir al entrenamiento, esta situación me tenía muy afectado, no estaba comiendo bien y mi desempeño futbolístico había bajado, además, como podía jugar tranquilo sabiendo que mientras tanto el a****l de Augusto se estaba garchando a mi mamá en la casa, por esa razón ese día tampoco fui a entrenar, me fui a la casa sabiendo con lo que me podía encontrar.

Al llegar a la casa no encontré nada, pasé por la cocina y tampoco, subí a mi cuarto y allí empecé a escuchar unos ruidos que provenían de la habitación de mi mamá, sigilosamente me asomé por la puerta de la habitación pero tampoco vi nada, eso sí, el ruido se intensificó y era obvio que venía del baño.

La puerta del baño estaba un poquito abierta, eso me permitía ver por el espejo lo que estaba pasando…. Augusto estaba con los pantalones abajo mirando hacia el espejo, a sus espaldas, estaba mi mamá de rodillas en la ducha con la ropa puesta y mojándose con el agua fría que salía de la ducha (sabía que estaba fría porque no salía vapor), ella tenía su carita en las nalgas de ese monstruo y se movía hacia adelante y hacia atrás, era obvio que le estaba chupando el culo a ese desgraciado…. “Mmmmmmmm que ricos besos negros me das puta”.-“Augusto por favor dame un poco de dinero, mira que mi hijo y yo no tenemos ni con que comer” le dijo mi mamá casi llorando producto de la humillación que estaba sufriendo y del hecho de que estaba siendo bañada con agua fría…”si quieres plata te la vas a tener que ganar puta, ya sabía yo que te regalabas por unos cuantos pesos, si serás vagabunda”.-“ haré lo que quieras Augusto, pero por favor dame algo que tengo que alimentar a mi hijo”.

Entonces Augusto se empezó a masturbar mientras mi mamá le chupaba el culo, esa verga se le puso muy dura, y por lo grande que era, no podía evitar verla…”tus lengüetazos me están dando ganas de cagar” dijo el malnacido, se dio la vuelta, agarró a mi mamá de la cabeza y la puso a gatear hasta que llegó al inodoro, allí se sentó y le dijo a mi mamá que le mamara la pija… ella no quería , se le notaba en la cara de asco que tenía después de chuparle el culo y de tener ahora que chuparle la verga mientras el caga, él la tomó del cabello y la empujó hacia su pene, ella empezó a mover la cabeza hacia adelante y hacia atrás, este troglodita no podía disimular la cara de placer…. Al rato empezó a sonar como este hijo de puta cagaba, sonaban los pedos, el tronco chocando con el agua y el olor tan horrible que se empezó a sentir, por supuesto aprovechó la oportunidad para tomar fotos y humillar a mi mamá.

Después de terminar de cagar la levanto del pelo y puso su cabeza en el lavamanos, justo debajo del grifo, abrió la llave para que saliera agua fría mientras él le quitaba sus mojados pantalones y la iba nalgueando como siempre, cuando terminó de quitarle la ropa le dijo: ”y como me acabas de chupar el orto, te la voy a hundir por el culo”, a lo que mi mamá protesto aireadamente: “Nooooooooooo, Augusto por favor no, cuando me lo hundes por el culo me duele muchísimo, siento como me rompes por dentro, no quiero volver al hospital, te lo imploro por favor, no me rompas el culo otra vez”.-“verás pedazo de yegua, tu eres la que me esta vendiendo el culo por unos cuantos pesos, cállate de una buena vez, no opongas resistencia y entrégale el ojete a tu maestro, o de lo contrario no te pago, estamos?” mi madre no dijo nada, a lo que este hijo de puta le mete otra de sus fuertes e impresionantes nalgadas.-“Siiiiiiiii!” grito mi mamá luego de pegar el grito por tan fuerte nalgada.-“si que….” respondió Augusto.-“Si señor” dijo mi mama, y de un solo empujón, una brutal e implacable embestida, le enterró la poronga por el culo, a lo que mi mamá gritó como si la estuvieran matando, incluso debajo del agua, se escuchaban muy fuertes los alaridos de mi mamá al ritmo de la empalada de Augusto…. La cogida era brutal, mi mamá se golpeaba su cabecita contra el lavamanos mientras este hijueputa la nalgueaba sin compasión… claro que tenía ganas de irme, esa escena, sumada a los gritos y al sonar de las nalgas de mi mamá chocando con la pelvis de Augusto, retumbaban en mi cabeza volviéndome loco.

Esa cogida tan impresionante duró como 15 minutos, 15 eternos minutos en los cuales Augusto nunca le bajó el ritmo a su implacable embestida, 15 eternos minutos en que mi mamá no dejó de gritar de dolor, pero por fin habían acabado, el a****l la cogió del cabello la puso de rodillas en el mojado piso, y le dijo: “abre muy bien la boca y los ojos” y le descargó una cantidad de semen impresionante en toda su cara, era mucha leche, ni siquiera en las películas porno había visto tanto semen eyacular de un pene, pero ninguna de esas gotas cayeron en la boca, todo calló en sus ojos, en su nariz, en su frente y en su cabello. “quédate quieta puta barata” le dijo Augusto, sacó de su bolsillo un billete de veinte mil pesos ( unos diez dólares estadounidenses), sacó su celular y empezó a grabar video… “aquí esta tu pago puta” le pego el billete en la frente, haciendo que el semen actuara como pegante, luego cogió su gran miembro y le dijo: “ como dijiste que no tenías que comer, ahora te vas a tomar toda mi leche” empezó a coger el semen de su cara con su pene como si este fuera una cuchara y luego se lo metía a la boca, ella solo chupaba y abría la boca para que el comprobara que se lo había tragado, mientras el seguía recogiendo la leche de su cara para que ella se lo comiera, hasta que mamá tragó hasta la última gota de semen mientras el la grababa con el celular.

Augusto se empezó a vestir y supe que era cuando debía irme, debía salir corriendo sin que él se diera cuenta, corrí hasta afuera de la casa y me escondí detrás de un arbusto, al rato salió Augusto con una sonrisa de oreja a oreja, acomodándose la verga en el pantalón y dirigiéndose hacia el carro que acababa de comprar con el dinero de mi mamá, el a****l se fue y yo me quede pasmado, no podía evitar recordar como era que este pervertido se había enculado a mi mamita de forma tan brutal, reflexionaba como era que mi vida era una mierda y que el malparido se estaba saliendo con la suyo…. Al rato vi a mi mamá salir de la casa, con la mirada abajo, con una cara de dolor que se notaba de lejos y con un caminar muy lento y patiabierto (así como caminan los vaqueros), se acercó a la calle como pudo y cogió un taxi… al rato recibí un mensaje de ella en el celular pidiéndome que la recogiera en el hospital pues nuevamente se había caído de las escaleras.

Al otro día en el colegio me tocó pedirle otra vez comida a Felipe, el me dio de comer pero me miró con ojos preocupados y de compasión, me pregunto que me pasaba, si habían problemas económicos en mi familia, yo no pude evitar soltar una lágrima , tenía que contar lo que me estaba pasando y que mejor que hacerlo con pipe, mi mejor amigo… le conté toda la historia desde aquel fatídico día en que la maestra me obligó a hacerme con Augusto en el trabajo de artes, él se quedó sorprendido, pero puso una mano en mi hombro y me dijo: “Tranquilo amigo, yo tengo la solución a tus problemas”.

Ideamos un plan para detener a Augusto, al día siguiente, apenas salimos de clase, corrimos a coger un taxi y nos fuimos rápidamente a mi casa, teníamos que llegar antes que Augusto, quien tenía por costumbre garcharce a mi madre todos los días después de escuela mientras yo entrenaba.

Entramos a mi casa sin que mamá se diera cuenta, ella no había ido al gimnasio, estaba en su habitación descansado de la empalada tan impresionante que Augusto le había pegado el día anterior, Felipe (o pipe como yo le decía con cariño) saco de su mochila unas gotas y las puso en el único jugo que había en mi nevera vacía, “ahora a esperar” me dijo con emoción y nos escondimos detrás del sofá.

Al rato llegó Augusto, golpeó la puerta y mi mamá bajo a abrirle, apenas abrió augusto le dijo: “estas lista para la lección de hoy? Pedazo de yegua?”.- ella asintió con la cabeza, a lo que él le metió otra cachetada durísima.- “si señor” respondió mi mamá temerosa.-“ así me gusta putita, que seas bien obediente” entonces ella se agacho y empezó a desabrocharle el cinturón seguramente para darle otro mamaso. “muy bien perrita, es mejor que lo lubriques antes de que te lo ensarte por el orto”, “no Augusto, el doctor dijo que no podía meter nada en mi cola en dos semanas, si quieres romperme el culo hazlo dentro de dos semanas cuando me recupere, tienes que reconocer que la cogida que me pegaste ayer estuvo muy fuerte”.-“ esta bien putita barata, hoy solo tu boca y tu vagina recibirán las lecciones de mi verga…. Ve subiendo que voy por algo para coger energía, es que ni te imaginas la forma tan bestial como te voy a re-re-re-re-coger” le dio una nalgada a mi mamá y se fue a la cocina, mientras que mi mamá subía cabizbaja por las escaleras, sabiendo la culeada tan impresionante que la estaba esperando.

Pipe y yo nos quedamos esperando , luego Augusto subió las escaleras corriendo, estaba entusiasmado porque dentro de poco tendría el delicioso culo de mi madre entre su verga otra vez, Pipe y yo nos fuimos a la cocina a comprobar que él se había tomado el jugo, y efectivamente, se había tomado más de la mitad de la jarra (ni siquiera había usado un vaso, ese cerdo de mierda tenía el descaro de tomar directo de la jarra, pero no sé porque me sorprendía, si se daba la libertad de meter su verga en la boca de mi mama, eso era una tontería), las gotas que pipe le había puesto al jugo era un fuerte somnífero, solo teníamos que esperar a que él se durmiera, pero al rato escuchamos a alguien bajar muy rápido de las escaleras, nos escondimos rápidamente detrás de la puerta y vimos como Augusto había bajado para llevarse el resto del jugo.

Al rato decidimos que era tiempo suficiente para que las gotas hicieran efecto, subimos y vimos a Augusto y a mi mama tirados en la cama durmiendo, al parecer mi mamá también tomó del jugo pues la jarra estaba vacía en su mesita de noche, y parecía también que no habían alcanzado a garchar porque los dos estaban vestidos, entonces agarramos a Augusto entre los dos y lo llevamos al garaje, esa bestia era muy pesada, Pipe y yo éramos muy débiles y flacos, pero valía la pena hacer el esfuerzo.

Ya en el garaje, Pipe sacó una cuerdas pues él estaba en el grupo de los boy scoutt y era experto en el tema de nudos y esas cosas, entonces lo desnudo y amarró sus piernas a dos ganchos que estaban en la pared y que servían para colgar hamacas, también amarró sus brazos para quedara totalmente inmovilizado… mientras tanto yo buscaba en su celular todos los videos que tenía, no quería ver ninguno pues sabía que seguramente iba a estar mi mamá en una posición humillante dándole placer a la pija de Augusto, lo único que note es que eran poco más de 100, que apetito tan descomunal el de este degenerado y pobrecita mi mamá, cuantas garchadas duras no le habría tocado aguantar, si las pocas que vi eran impresionantes y traumáticas.

Una vez me deshice de todos esos videos, de cerciorarme que en su correo no hubiera enviado nada y que no existían copias de seguridad descargadas en otro computador, le dije a Pipe: “listo parcero (así se le dice a los muy buenos amigos en Colombia) ya esta la vuelta”….-“ jajajajaja, la vuelta no ha ni empezado, espera a ver lo que tengo preparado para este hijueputa”.

Augusto estaba dormido, amarrado y desnudo; pipe estaba sentado esperando a que despertara, yo pensaba que le iba a tomar fotos en esa posición para intimidarlo, pero los planes de Pipe iban mucho más allá, apenas el a****l se despertó empezó a gritar: “Que están haciendo hijueputas!!!!!!!!!!!!!…… suéltenme rápido si no quieren que les rompa esa geta y los ponga a cagar para adentro!!!!”.-“ Jajajajajajajajajajajaj” Pipe soltó una terrible carcajada y le dijo: ”verás hijo de puta, como te puedes dar cuenta, no puedes ni siquiera moverte” Augusto trato de soltarse con toda su fuerza pero era inútil, los nudos de Pipe le quedaron muy fuertes. “ así que a partir de ahora, soy yo quien te dice que hacer, tu solo obedece malparido… a partir de hoy, serás una persona nueva” sacó su celular y empezó a tomar fotos, Augusto solo podía ofenderlo mientras Pipe amenazaba con colgar las fotos en todas las paredes de la escuela.

Pensé que la cosa se iba a quedar así, que tal vez Pipe lo iba a golpear un rato y ya, pero no, luego de tomar algunas fotos pipe se bajó los pantalones…………..Eso que vi, aunque no me lo crean, era el pene más grande que había visto en la vida, era incluso más grande que el de Augusto, era tan grande, que Pipe lo tenía amarrado a su pierna derecha, pues de lo contrario, si dejaba que su pene circulara con libertad, el bulto tan impresionante se le iba a notar por encima del pantalón y no lo iba a dejar caminar. Entonces Pipe agarro su gigante pene con sus dos manos de la base, era tan grueso que no iba a poder sostenerlo con solo una, y empezó a masturbarse diciendo. “esto va por todas las veces que me golpeaste, que me ofendiste, que me humillaste, que me hiciste sentir menos, que me robaste mi dinero y sobre todo…. Mi dignidad. Hiciste que la escuela fuera una pesadilla para mi y lo vas a tener que pagar por el resto de tu vida” fue la primera vez que vi a Pipe hablar como un hombre, y también la primera vez que escuche a Augusto suplicar como una niñita: “tómalo suave Felipe, mira que todo era m*****ando, deja las cosas así, te prometo que no volveré a m*****arte ni a ti ni a Luisito, borraré las fotos de la mamá de Luis de mi celular (sin saber que yo ya las había borrado), te juró que no las guarde en ningún otro lado ni se las envié a nadie, no voy a volver a m*****arlos ni a ustedes ni a la mamá de Luis, deja las cosas así y te prometo que no habrá represalias y que no volverán a saber de mi”. Pero sus suplicas no servían, al contrarío, cada lagrima que salía de los ojos de Augusto, hacía que el pene de Pipe se pusiera más grande y más tieso… “ahora si te voy a romper los cachetes” dijo pipe poniéndose detrás de Augusto.-“no por favor no!!!!!” gritaba Augusto pero Pipe ya estaba tratando de hundirle su largo y grueso pene por el ano.

Esa escena era horrible, yo tuve que dar la espalda pues no podía ver lo que estaba pasando, era asqueroso, Pipe agarró su celular y empezó a grabar la garchada que le empezó a pegar a Augusto, quien empezó a gritar: “para por favor, te lo suplico!!!”, pero Pipe le decía:

Pipe: “ vas a seguir jodiendo a los demás?”

Augusto: “No te lo juró nunca lo volveré a hacer pero para por favor” decía llorando

Pipe: “Te vas a volver a garchar a la mamá de Luisito?”

Augusto: “no te lo juro que no lo volveré a hacer” ya sus lagrimas se metían en su boca y eso le impedía hablar bien

Pipe: “Vas a devolver la plata y el carro que robaste a la mamá de Luisito?” le preguntaba mientras le rompía el orto .

Augusto:” si te lo juro lo devolveré todo y pediré perdón”

Pipe: “Le contaras a alguien lo que esta pasando entre tu y yo?”

Augusto: “te lo juro que jamás, pero por favor deja ya de culearme”.-pero Pipe no lo soltaba

Pipe: “Pues muy bien, y quiero que sepas que si le cuentas esto a alguien, o si no cumples alguna de las promesas que me haz hecho, no solo le muestro este video a todos los de la escuela, también a tu familia y a tus hijos si tienes. Si me llego a enterar que no cumples tus promesas, también voy a tu casita, y le hago lo mismo a tu mamita, luego me garcho a tu papito y termino recagando el culo de tu hermanita a pijasos, entendiste?”. Le dijo Pipe sin dejar de hundirle su gran verga a un ritmo casi igual al que Augusto sometía a mi mamá.

Augusto: “si” dijo llorando, y Pipe lo apretó de las bolas fuertísimo.

Pipe: “si que……”

Augusto: “ si señor”

Yo no aguante más ver esa escena, me parecía un asco, entonces decidí salir por la puerta que daba al patio a esperar a que Pipe terminara su venganza. Espere como 1 hora, y durante todo ese tiempo no paré de oír a augusto llorar y suplicar para que no se lo garcharan.

Luego salió Pipe y me dijo: “tienes que ayudarme a llevar a Augusto al hospital, esta como grabe”, así que juntos los soltamos, lo desamarramos, pero el no reaccionó violentamente, solo seguía llorando mientras sus piernas temblaban, lo subimos al carro y lo llevamos al mismo hospital donde el malnacido había mandado a mi mamá después de darle pija, al llegar dijimos que lo habíamos encontrado tirado en la calle y nos desaparecimos.

Augusto no se apareció esa semana en la escuela, yo estaba preocupado, no sabía que le había pasado, y temía que alguien se diera cuenta lo que Pipe y yo habíamos hecho y termináramos en la cárcel.

Pero la otra semana , a primera hora, apareció la profesora y se dirigió al grupo: “muchachos tengo que hablar con Uds. un tema muy delicado que le sucedió a su compañero Augusto”- mi corazón empezó a latir a mil -“resulta que tuvo un accidente grabe practicando un deporte extremo lo cual a repercutido gravemente en su salud y en su calidad de vida, espero de Uds. que sean muy compresivos y amables con su compañero que en estos momentos esta pasando por un mal momento, sean amables, solidarios y respetuosos para hacerle sentir que no esta solo”. Segundos después entro Augusto con un pañal entre su sudadera, entro cojeando y apoyado en el brazo de la profesora, algunos se empezaron a reír disimuladamente, hasta sus mejores amigos murmuraban :”Jajajaj, como que le rompieron el orto al Augusto, por eso los pañales, ajajajaj”.

Augusto después de eso no volvió a m*****ar a nadie, después se supo que había sufrido ruptura parcial del esfínter, más otras lesiones en su colon, que lo obligaban a usar el pañal pues no iba a ser capas de controlar los reflejos que se utilizan para defecar, él iba a tener que usar esa bolsa por el resto de su vida, iba a tener que someterse a una dieta rica en líquidos y sopas y no podría consumir grandes cantidades de comida solida por el resto de su vida, obviamente no volvió a los entrenamientos, pero esta vez porque de verdad estaba impedido para correr, no por estar garchandoce a mi mamá, y también devolvió el carro y la plata que se había robado, nunca volvió a m*****ar y mi vida era muy tranquila.
(cazando relatos en la red)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.