El armario (Peli)

Hola.

No quiero decir mi nombre porque no quiero que me reconozcan y tampoco les puedo decir cuantos años tengo porque soy menor de edad pero quiero contarles lo que esta ocurriendo.

Todo empezo el dia de Reyes porque este año me han dejado un movil de ultima generacion y que yo creo que a sido cosa del nuevo novio de mi madre para ver si asi me cae mejor porque a ella no le hace ni chispa de gracia verme charlando con mis amigos por telefono.

El caso es que es chulisimo y trae una camara de fotos incorporada de alta definicion con la que puedo hacer hasta videos, asi que me pase todo el dia tirando fotos por toda la casa para chulear luego con mis amigos.

Al dia siguiente estaba en casa de uno de ellos presumiendo de mi movil nuevo cuando mi colega que estaba trasteando con el se lio a gritar:

“¡Tio, que se le ven las tetas!”.

No sabia de que hablaba, pero me apresure a ver de que iba eso y vi por encima de su hombro que se habia puesto a enredar con el zoom (cosa que yo aun no controlaba muy bien, la verdad) en una de las fotos que me hice a mi mismo haciendo el payaso en mi cuarto con la puerta abierta, y habia pillado sin querer a mi madre pasando en ese momento por el pasillo recien salida de la ducha.

Entonces oi la voz del hermano mayor de mi amigo diciendo:

“Pero no ves que lleva sosten so idiota”.

No me habia dado cuenta de que habia puesto detras nuestra al oirnos pero enseguida se adueño del movil y empezo a pasarselo a sus dos inseparables amigos, que estaban con el como siempre, mientras los tres se liaban a discutir sobre mi madre como si yo no estuviera alli.

“Si, joder, pero es un sosten muy clarito”.

“Que pena con esas pedazo de tetas”.

“¿Oye y de cara como esta?¿tan buena como de culo?”.

Y asi siguieron bromeando mientras yo, todo colorado, me debatia entre la vergüenza y el orgullo de que hablaran asi de ella delante mia. El que mas la elogiaba era el hermano de mi amigo, pero eso no me sorprendia porque ya la habia visto mirandola embobado alguna que otra vez, lo que pasa es que ellos eran un par de años mayores que nosotros y me chocaba que mi madre les despertara tanto interes.

Enseguida revisaron el resto de las fotos, pero como vieron que no salia en ninguna otra me la devolvieron algo decepcionados y se fueron de nuevo al cuarto de su hermano. Aquí deberia de haber terminado mi anecdota, pero en verdad fue cuando todo comenzo.

Al dia siguiente el hermano mayor nos sorprendio invitandonos al cine, algo que hacia años que no hacia, e incluso nos compro las palomitas. Luego nos dejaron acompañarlos a los recreativos y nos sentimos la mar de orgullosos de poder ir con unos chicos tan mayores y que nos trataran de tu a tu.

Asi que cuando sacaron el tema de la famosa foto de mi madre no quise parecer un crio y cuando me retaron medio en broma a que le tomara otras yo ni me lo pense y les dije que claro que podia hacerlo. Pero lo cierto es que no tenia ni idea de como hacerlo y solo pude sacarle dos o tres en pijama esa noche.

Y, claro, al dia siguiente los otros se rieron de mi, menos el hermano de mi amigo que me defendio y me dijo que al menos se notaba en las fotos que no llevaba sosten (supongo que se referia a que se le marcaban bastante los pezones).

Yo estaba picado en mi orgullo, asi que me paso los dos dias siguientes dando vueltas por la casa y escondiendo el movil en todos lados para tratar de pillarla, pero no habia manera. Todo lo mas que logre fue sacarle algunas fotos muy divertidas de su tanga negro por debajo de la falda en la mesa comiendo y luego mientras fregaba los platos de espaldas a mi, pero nada mas. Aunque al usar el zoom quedaban muy bien porque eran traslucidas y se le notaba perfectamente la sombra del coño.

Hasta que esa noche vino el novio de mi madre y se encerraron a hacer el amor. Al acabar le vi pasar a él camino de la ducha y me dio por ir a beber agua y, mira tu por donde, el tipo se habia dejado la puerta del dormitorio medio abierta. Me asome con cuidado y no pude creer mi suerte cuando vi que mi madre estaba adormilada desnuda sobre la cama con la luz de la mesilla de noche encendida.

Volvi disparado a por el movil y aproveche la estupenda luz para sacar media docena de fotos de mi madre. No me corte un pelo y le saque un par de primeros planos a sus grandes tetas y otro a su coño, el cual por cierto lo tenia muy recortado y en forma de triangulo, y se parecia mas al de una chica playboy que al espeso bosque que recordaba de cuando nos bañabamos juntos en mi niñez.

Luego, mientras las revisaba en mi cuarto, me di cuanta por primera vez de que en verdad mi madre podia pasar por alguna modelo de las revistas que escondia el hermano de mi amigo bajo su cama, y que nosotros veiamos a veces a escondidas. Habia perdido bastante peso desde el divorcio y el gimnasio le sentaba de maravilla, haciendo que tanto sus grandes tetas como su culo respingon lucieran mejor que nunca.

Ni que decir tiene que al dia siguiente fui el rey del mambo, todos admiraban las fotos diciendo las burradas mas grandes que habia oido jamas y no paraban de felicitarme. Tan entusiasmado estaba que ni me entere de que el hermano aprovecho algun despiste mio para pasar las fotos de mi movil al suyo.

A la tarde siguiente, cuando mi madre paso a recogerme por la casa de mi amigo, me sorprendio que el hermano insistiera tanto en que pasara y se quedara un rato a jugar con nosotros, lo cual era mentira porque ellos habian estado como siempre en su cuarto y nosotros en el de mi amigo.

Asi que no tenia ni idea de lo que pasaba mientras entrabamos todos en su cuarto, pero enseguida empece a sospechar cuando se llevo a mi madre a un rincon y empezo a hablar con ella en voz baja mientras le mostraba algo en su movil. En cuanto vi lo colorada y enfadada que se puso adivine que estaba viendo las fotos, y lo cierto es que no sabia como iba a escapar de aquella mientras veia a mi madre ponerse mas y mas roja y al hermano de mi amigo susurrandole cada vez mas agitado.

Cuando acabaron de discutir me quede helado al oirle decir que mi madre iba a jugar con nosotros a las marionetas.

Vereis, hace años habian roto sin querer el lateral del armario haciendole un buen agujero, pero el padre de mi amigo lo aprovecho para agrandarlo y hacer una ventana con una cortina y asi meterse dentro y hacernos marionetas cuando eramos pequeños. Pero hacia siglos que no usaban ese hueco y creia que el armario estaba ahora lleno de trastos, pero por lo visto se habian dedicado a vaciarlo esos dias y pudieron meterse dentro los tres, aunque con bastante esfuerzo la verdad.

No entendia de que iba todo eso, pero cuando vi que mi madre se arrodillaba por el lado de fuera y se apoyaba en el lateral del armario hasta meter dentro sus pechos por el agujero me di cuenta de que iba el “juego”.

Mi madre aguanto asi solo un par de minutos y mi amigo y yo enseguida vimos como se apartaba con la cara aun mas roja si eso era posible… y con media camisa desabrochada. Al segundo salio el hermano de mi amigo para decirnos que la ayudaramos sujetandola por la espalda “para que no se cayera”, aunque nos dimos cuenta de que lo que en verdad queria decir era que la empujaramos “para que no se escapara”.

Mi madre volvio a meter las tetas por el agujero girando la cabeza para no mirarme mientras mi amigo y yo la apretabamos contra el armario. El “juego” duro mas de veinte minutos y al acabar mi madre tenia los ojos llenos de lagrimas, aun asi no me dijo nada mientras nos daba la espalda para ponerse bien el sosten y abrocharse de nuevo la camisa que le habian abierto de par en par.

Y, aunque no era mi intencion, no pude dejar de apreciar dos cosas antes de que se girara. Una era que le habian dejado un monton de señales rosadas en ambos pechos, señal inequivoca de los multiples chupetones, apretones, pellizcos y vete tu a saber que mas cosas le habian hecho; sobre todo a sus gruesos pezones, que aun permanecian tiesos como diamantes despues del salvaje trato recibido… y la otra es que mi madre tenia unas tetazas en verdad impresionantes.

Esa noche me tuve que preparar un bocadillo para cenar porque ella se fue directa a la ducha y de ahi a su habitacion, cerrando la puerta y sin salir hasta por la mañana. Por eso procure mantenerme alejado de mi amigo en clase, cosa facil porque el parecia igual de incomodo que yo, y ni me plantee siquiera volver por su casa en los proximos dias.

Pero no sirvio de nada porque esa misma tarde su hermano mayor vino a buscarnos y cuando le dije que mi madre seguia encerrada en su cuarto se limito a pedirme su numero del movil. No se que mensaje le mando pero fue efectivo porque ella salio a los pocos minutos con la cara muy colorada y, sin apenas mirarnos, nos acompaño de nuevo al cuarto del armario.

Esta vez cambiaron un poco el “juego” y en vez de meter los pechos por el agujero del armario lo que tuvo que meter fue la cabeza. Yo, sentado en el suelo junto a mi amigo, en mi inocencia pensaba que la estaban besando los tres que estaban metidos dentro. Y, aunque me alegre en parte por mi madre, reconozco que tambien pense que eran unos idiotas por no aprovecharse de nuevo de sus fantasticos melones. Aunque eso no era del todo cierto porque se notaba que alguno metia sus brazos bajo su blusa para apoderarse de ellos, pero seguia pensando que era una memez hacerlo de un modo tan incomodo.

Hasta que salio el hermano mayor del armario… abrochandose la cremallera del pantalon. Luego, mientras le guiñaba un ojo a su hermano le dijo “¿te lo habia prometido, no?” dejando la puerta abierta para que pasara a ocupar su lugar. Y, sonriendome de oreja a oreja, se puso de rodillas al otro lado de mi madre y empezo a susurrarle algo a traves del agujero que no llegue a escuchar.

Lo que si vi es que empezo a toquetearle el pecho por fuera de la ropa y, poniendose el dedo en la boca para indicarme que guardara silencio, le subio el fino jersey que llevaba puesto para que pudiera ver como le manoseaban las tetas a un par de metros mio.

Y digo manoseaban porque ademas de la mano del hermano de mi amigo veia claramente a otras dos manos, y a veces tres, apoderandose de los pechos de mi madre. Los apretaban, amasaban y le estiraban de los gruesos y endurecidos pezones como si fuera una especie de pelea entre ellos por ver quien se adueñaba de que. Y yo, para mi vergüenza, me excite y empalme mirandolos como hacia muchisimo tiempo que no me excitaba.

Quizas por estar tan atento a lo que le hacian a sus tetas no me di cuenta de en que momento el hermano de mi amigo le bajo la cremallera del pantalon a mi madre, y para cuando me percate de que tenia medio brazo dentro de sus pantalones ya no podia… ni queria hacer nada.

Yo apenas si se mucho de sexo, la verdad, pero si habia oido hablar de los orgasmos femeninos y de que podian tener varios seguidos; asi que despues de ver, con los ojos como platos, como mi madre agitaba las caderas y le temblaban las piernas una y otra vez no me quedo la menor duda de que es lo que acababa de presenciar. Al acabar, mientras el hermano de mi amigo se chupaba los dedos con una malevola sonrisa de satosfaccion levante tres dedos de mi mano para ver si los habia contado bien, pero el me dijo que no agitando la cabeza y marco cuatro en su mano alzada todo orgulloso.

Mi madre se levanto tambaleandose, con el cabello todo revuelto y la cara congestionada de rubor y sudor, limpiandose con el dorso de la mano la boca mientras daba traspies hacia la puerta. Yo me acerque solicito y ella se apoyo en mi hombro sin decir una palabra, y se dejo llevar hasta casa, tan cansada y aturdida aun que yo mismo le tuve que bajar el jersey para tapar sus enrojecidos pechos, aunque no me atrevi a subirle la cremallera de los pantalones, a pesar de que asomaban sus bragas negras por la abertura.

No se que me dio mas vergüenza si escuchar mientras salia a uno de ellos diciendo “¡Dios, que bien la chupa!”, o si ver como mi madre clavaba su mirada en el tremendo empalme que aun lucia en mis pantalones. Quizas por eso esa noche fui yo el que no quiso salir a cenar, quedandome encerrado en mi cuarto… masturbandome una y otra vez.

No volvi a saber nada mas del hermano de mi amigo hasta ayer, cuando le pille saliendo de mi casa y, sujetando la cara colorada de mi madre le dijo “mañana vente con falda”, luego me guiño un ojo al pasar a mi lado y se marcho. Yo, al ver como mi madre se apresuraba a volver a su cuarto aun en camison la verdad es que no supe que pensar… aunque por mi mente pasaron mil imagenes guarras.

Asi que hoy, cuando la he visto salir con una falda camino de casa de mi amigomehe unido a ella, sin decir palabra, viendo como ella se limitaba a ponerse aun mas colorada si cabe, pero sin rechazar mi compañía.

Esta claro que el hermano de mi amigo no esperaba mi presencia, pero sonriendome me dijo que yo la ayudaria a sostenerse. No sabia a que se referia hasta que vi que la obligaban a meter el culo en el agujero del armario, por lo que no alcanzaba a poner las manos en el suelo, asi que se sujeto a mis hombros. Cuando vi que le levantaban la falda para empujarla aun mas adentro me hice una idea bastante clara de lo que iba a pasar, y cuando vi que le bajaban su tanguita negro hasta los tobillos ya no me quedo la menor duda de que se la iban a follar delante mio.

Yo, arrodillado delante suyo, no veia nada, claro, pero el vaiven de mi madre adelante y atrás era de lo mas elocuente… como luego lo fue escucharla jadear cada vez mas fuerte junto a mi oido.

Aunque notaba como ella mordia mi camisa a la altura del hombro donde apoyaba su cabeza no bastaba para amortiguar los gemidos que poco a poco fueron sustituyendo a los jadeos.

No se bien como sucedió pero mis manos fueron resbalando de su espalda y pronto estuvieron apoyadas en los laterales de sus grandes melones. Luego ya perdi el control por completo y meti ambas manos por el escote para jugar con sus firmes tetas. Y si, me corri en los pantalones, mientras retorcia y estiraba sus durisimos pezones.

¿Que porque les cuento todo esto?… Porque mañana entrare yo en el armario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.