Coger con la Psicologa Karina Saucedo

Coger con Karina Saucedo, la Psicologa
Soy un chico timido de 19 años y radico en Iztapalapa, Ciudad de Mexico.
Esto sucedió cuando estaba en la preparatoria, ahí teníamos a
una psicóloga Karina Saucedo que a mi parecer está muy buena, tenía 45 años
cuando mucho, nalgona, blanca, buen cuerpo, y con tetas grandes y sabrosas. Nunca había por mi mente que me la iba a coger, la veía como alguien más en la escuela.

Un buen día, cuando estaba por salir de la escuela, me
la encontré y le pregunte sobre sus terapias, que si era buena en eso, me dijo que si, claro, platicamos como 1 hora y le platique de algunos problemas
que tenía en mi vida, ella con gusto me dijo:
— Ve pasado mañana en el salon de al lado de el del 6to C
— No, será algo aburrido y soso? — Pregunte.
— No te preocupes, yo te ayudare con esos problemas que
tienes en tu vida.
— Ok ¿a q hora voy?
— A esta misma hora.
— Vale. Ahí le caigo.
Pasaron dos días, a mi la verdad no me importaba mucho, de hecho se
me iba olvidar si no es porque me la tope con la Psicóloga Karina Saucedo otra vez por los corredores de la escuela. Llevaba un pants negro y se veía muy buena. Eran las 14:00.
— Tienes prisa, ¿ya te vas? — me dijo
— Este, ahhhhhhhhh ya me acorde de la
terapia, se me andaba olvidando
— Ah que muchachito, pues estamos a tiempo, no tengo nada
que hacer y al parecer tú ya terminaste tus clases ¿no?
— Pues si — respondí a webo
— Mira ven, hay que aprovechar de aquí en adelante ¿o
tienes algo que hacer ahorita?
— Pues la mera verdad no, si tu quieres voy

— Ok, vente pues, sigueme — respondio con una sonrisa
picara.
Llegamos, cerro la puerta, que para que disque para que se me despeje la
mente, me ofrecio una silla y ahí estabamos frente a frente y empece a
platicarle mis problemas tontos.
De pronto, alcance a ver que empezaba a sudar y le pregunte…
— ¿Qué tiene por qué suda?
— Hace mucho calor aquí, estamos encerrados, no crees que seria mejor ir a un lugar mas agradable
— ¿Cómo cual?
— Mi consultorio, esta aquí en el centro.
— Mmm no se—conteste ignorando sus intenciones lujuriosas.
— Ándale, ven, al fin y al cabo no tienes nada que hacer.
— Ok vamos.
Nos subimos a su carro y nos dirigimos a su consultorio, un
lugar ventilado y mucho más cómodo que el que tenia en la escuela. Ella se sento
en el sofa y me dijo que la acompañara a su lado. Coopere. A su lado, podia oir su respiración un poco acelerada, empezamos a hablar de tonterias (escuela, romances y otras cosas) y de pronto me dice
—No entiendo como no tienes novia, con esos labios carnosos la
harias gozar.
— Ud cree eso?
— Desde luego estoy segura.
Acerco su boca ala mia y nos fundimos en un delicioso beso de
lengua, ella succionaba la mia y yo hacía lo mismo, la temperatura
fue aumentado cuando ella me agarro mi pene y me lo empiezo a sobar, yo no sabía
que hacer, decidí corresponderle sobando su vagina y su clítoris. Después, me la saco y empezo a hacerme una deliciosa chaqueta, y le dige:
— No crees que seria mejor si me quito mi pantalón???
— Definitivamente….pero creo que sería mejor si nos
quitamos todo.

Cegado por la calentura le dije: Ok, estoy de acuerdo.
Una vez ya desnudos pude ver su vagina rasurada, sus
deliciosas nalgas y culo. Me indico que me acostara, lo hice y me dio una
tremenda mamada, al mismo tiempo que succionaba mi pene, jugaba con mis
testículos, escupía sobre mi verga para hacerme una pequeña chaqueta, era algo
divino, de pronto me dijo:
— ¿quieres probar mi vagina?
— Eso ni se pregunta, ya!!
Se puso encima de mi, de manera que pudimos quedar en
posición para hacer un 69. La mamadera empezo, ella se deleitaba con mi verga
que parecia que iba a venirme en cualquier momento y yo gozaba con su conchita
depilada, saboreaba cada momento de sus labios y metia mi lengua en su conchita.
Escupi sobre su vagina y empece a lamer como si fuera un helado delicioso.
— Que rica lengua tienes… AAAHHHHH Sigue por favor, no pares!!!!!!!
Yo seguia mamando su vagina y ella ahora chupaba mis testículos, jugaba
y lo ensalivaba de manera constante y me masturbaba despacio para que no me
viniera. Hasta que por fin dijo………
— Ya no aguanto más lo que haces, necesito cojeeeer, cojéeme por favor!!!!! Yaaaaaaaa!!!!
Ella se bajo y se puso encima de mi, dándome sus ricas tetas, agarro mi verga y la acomodo a su entrada y de un solo golpe se sentó sobre ella, se la trago con gran placer, empezó a moverse muy cadenciosamente, hacia su cadera para adelante y para atrás y yo lamía sus tetas, yo empecé a incrementar mis movimientos y ella también, lo hacíamos cada vez más rápido, ella se dejaba caer con furia y yo seguía embobado con sus tetas y mi traviesa mano empezó a pasearse por sus nalgas…
—Nalguéame!!!!!! — exclamo ya poseída por la lujuria.
Asi lo hice, la nalgueaba y me la cogia con un ritmo endemoniado y por si fuera poco le mordía, succionaba y lamía sus ricas tetas y ella incremento sus sentidillas sobre mi verga, ya eran mas furiosas y arremetían con todo sobre mi miembro, de pronto empezó a saltar sus litros de jugos….
— AAAAAHHHHHHHHHH!!!!!!!! Que rico!!!!!! Me vengoooooooo!!!! AAAAAHHHHHHH!!!!
Se seco el sudor y se bajo de mi verga, que seguía mas dura que nada
— Al parecer sigues tieso, tendré que emplearme a fondo.
Se puso enfrente de mi, dándome la espalda y escupió sobre mi
verga maciza y venosa y empezó a descender pero lo apuntaba en dirección a su
ano. Yo me quede sin habla cuando mi verga la introdujo por su culito, era una
sensación de otro mundo y empezó ella levemente a tomar el control, cuando ya se
la había tragado toda la psicóloga empezó a brincar sobre mi verga como poseída
y yo sentía muy rico, su hoyito estaba muy apretadito, demasiado, y ella seguía
brincando y yo no me quede atrás, la agarre de la cintura y le ayudaba a que sus
embestidas fueran mas fuertes. Mientras tanto mi mano izquierda empezó a hurgar
entre sus pepita, la empecé a masturbar y al mismo tiempo ella se dejaba coger
por mi verga; era algo indescriptible. De pronto ella agarro mi mano y me dijo:
— Meteme los dedos que puedas, estoy súper caliente!!!
Obedecí y empecé con 1 dedo, luego otro y con esfuerzos le
metí el tercero; ella gritaba de placer y yo metía y sacaba mi mano y mi verga
de su vagina y culo respectivamente; sentí que ella se venia en mi mano y yo ya
no aguantaba mas, mi verga iba a estallar dentro de su ano así que le dije que
me iba a venir ella dijo:
— Rápido sacala y ponla entre mis tetas.
Así lo hice y cuando la puse mis ansias se calmaron pero las
de ella no. Empezó a mamarmela de una manera muy rica y a aprisionar mi miembro
entre sus tetas chicas, después, comenzó a lamer mi cabecita roja roja y con su
mano derecha me masturbaba y su lengua jugueteaba con mi glande al mismo tiempo,
la verdad que no podía mas y le dije que me iba a venir…. Lo hice, empecé a
eyacular y ella abría la boca como desesperada intentando cachar un poco de mi
semen, después ella se lo embarro por sus tetas y lo llevaba a su boca y a su
conchita rojita y peladita. Me quede exhausto y ella con una sonrisa pícara me
dijo:
— Cuando estés estresado o con problemas y quieras una “terapia” me avisas,
estaré lista!! Y me señalo su sexo rojo y húmedo lleno de leche.
— Claro que le diré, ya se cómo son las terapias funcionan.
Ella sonrió y nos besamos. Nos duchamos juntos y me dejo en mi casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.