Carta para pedir perdon

Hola:
Espero que cuando leas este mensaje que te dejo no estés m*****o conmigo por lo qué supiste, yo soy un chico mas de ciudad que de pueblo o comunidad, por eso no me pude quedar a vivir en tu haciendita algunos días, sin embargo quiero que te enteres que con tu amigo del tráiler que llego a casa para llevarme para allá hicimos cosas en el trayecto y la verdad me encantó por sentir esa adrenalina de escuchar que manejas un motor grande, por eso acepté ir con el aunque no lo conocía bien.
Hoy que ya estoy en casa de regreso quiero que sepas que no he podido olvidarlo por que lo que hicimos, fue perfecto e indescriptible, pero te voy dejar saber en ésta carta todo lo que sentí momento a momento porque tu eres a quien le tengo toda la confianza y me sabrás guiar o aconsejar que hago porque estoy enamorado.
Cuando me senté en el asiento de chofer el solo se recorrió hacia atrás y yo me acomodé adelante de él pero sin sentarme en sus piernas solo nos rosábamos muy levemente sin malicia y comencé lentamente a conducir su tráiler no me pude concentrar en embragar las velocidades porque su mano fuerte me puso nervioso cuando la puso sobre la mía para decirme como entran las velocidades, aunque logre manejar hasta el hotel de paso donde nos quedamos a descansar, en algún momento sentí que su pene se paro y me tocaban mis nalgas muy discretamente sin hablar nada ninguno de los dos aunque sabíamos lo que estaba sucediendo.
Juro que no era mi intensión verlo cundo se estaba bañando, pensé que el mingitorio estaba separado de la regadera, y por eso lo observé masturbándose y con su pene súper erecto, una disculpa si te hago sentir mal con haberlo mirado con su verga erecta pero no lo pude evitar; Dios era tan grande y perfecta que no pude quitarle la vista de encima, me gusto su sonrisa retorcida que hizo cuando me quedé paralizado sin saber que decirle y me regresé a la cama con aquella imagen que me conmocionó.
Mientras terminaba de bañarse me estuve masturbando pensando en él, por eso es que me encontró sin ropa interior cuando termino de bañarse y yo ya dormía, fue tan extraño que me diera esa nalgadita suave pero tronada y después me cubrió con la sábana.
Al siguiente día, me daba pena mirarlo a los ojos, pero él rompió el hielo con bromas e historias de carretera, me llamó la atención de lo mucho que ha vivido y la larga experiencia que tiene en sus viajes y su propia vida, por ese motivo comencé a sentir algo extraño en mi corazón y en mi cuerpo, un deseo de estar con él y no separarme nunca, por eso le dije que me gustaba mucho, él me acarició mi barbilla y me correspondió con un beso en mi cachete, su acercamiento me erizo la piel por que olía a perfume mesclado con tabaco y tuve la intensión de volverme para que me besara en la boca.
Sé que yo di el primer paso para que éste viaje que hicimos culminara en toda una experiencia inolvidable, porque mientras él se mantenías al margen yo lo asechaba en todo momento y consciente estoy que la carne es débil y ante tanta insistencia poca resistencia. Sabes a lo que me refiero, lleve al siguiente nivel la relación.
Por eso cuando llegamos a tu hacienda el y yo ya llevábamos esa inquietud de en algún momento encontrarnos solos, me encanto la distribución de tu haciendita, eso lo percate cuando llegamos, muy cómoda y confortable, el ganado que tienes es de excelente calidad, sin pasar por alto toda la vegetación que has plantado.
Cuando nos sentamos a cenar esa noche tomé un poquito mas de lo normal y como ya sentía la confianza que me ya me había dado durante el viaje le hice entre ver que me gustan los hombres velludos y maduros como él, y mientras tu me aconsejabas yo notaba la mirada de él un poco diferente mas fija en mi, insinuante y pícara, por eso cuando me dijo vamos a caminar un poco para que conocer el establo de los caballos yo presentí que iba a ocurrir lo que tanto había deseado durante el viaje por el bulto que ya era notorio entre sus piernas, por supuesto que accedí, yo creo que porque deseaba que pasara esto que ahora te cuento.
Aproveche la obscuridad de la noche para tropezar y hacerme el lastimado para que me cargara entre sus fuertes brazos, le mentí cuando le dije que me había lastimado la pierna derecha, eso fue para sacarme el pantalón y quedarme solo en ropa interior, me volteé boca abajo en la pila de paja del establo solo para provocarlo y valla que si me dio resultado, sus manos comenzaron a frotarme y comencé a sentir una dulce excitación que no podía despistar por mi respiración entrecortada cuando sus manos se dirigían cerca de mis nalgas, después se volvió todo permisivo cuando me comenzó a besar alternadamente cada una de mis nalgas, mientras yo suplicaba que tomara de una vez mi ano que se encontraba ya para esos momentos dispuesto.
Cuando al fin sucedió que llegó a él por mi fuerte calentura que me cubría todo el cuerpo sentía que la flor de mi culo estaba hinchado y dilatado, le iba a pedir o a exigir que me lo hiciera, sin embargo apenas iba a voltearme boca arriba cuando sentí frente a mi esa verga llena de muchas venas y esa cabeza hinchada obscura frente a mi, cerquita de mi cara que podía olerlo despidiendo esos deliciosos aromas que desprende un buen palo excitado, se lo mamé no se por cuanto tiempo, perdí la noción del tiempo y de mi mismo al entregarme a esa fenomenal mamada que le di en su verga quizá por un millón de horas, solo sentía que mi mente me mandaba instrucciones de continuar mas tiempo absorbiendo ese rico palo que dejaba escurrir líquidos pre eyaculatorios dulces como la miel, mientras en la obscuridad se escuchaban sus suspiros y sus suaves palabras que me decían que no parara que continuara así, me tomaba de mi cabeza y me sometía para tragártela toda, aunque casi devuelvo mi estomago por lo profundo de su embestida, soportaba cada empujón de su bien parada verga penetrando mi boca.
Me pidió que te montara su polla pero no con palabras, sino con sus movimientos y sus quejidos como cuando un macho llama a su hembra, yo sin pensarlo le interpreté y accedí suavemente, moviendo mis caderas hacia su abdomen, apuntado su garrote hacia mi ojo, ensalivé su miembro desde el tronco hasta su hinchada cabeza, lo coloque en mi entrada y presioné para que se diera la penetración, cuando sucedió te juro que no pude evitar mi llanto, no me preguntes por que, fue toda una mezcla de dolor, de placer, de excitación, de deseo, de cariño, de amor, de querer sentirlo dentro de mi, pesé a todas esas cosas que sentía me repetía mil veces en mi cabeza, métemela toda sin compensación, rómpeme el culo, tenme por perra, párteme en dos mi culo, hazme tuya las veces que te de la gana, desmádrame, hazlo que quieras con mi puto culo, y mi cuerpo perdió el control hasta el desmayo, mis pinches ojos los sentía que se ponían en blanco, mientras arremetía con su poderosa verga una y otra vez, yo estaba totalmente retraído cuando alcance a escucharte muy lejanamente me voy a venir ponte en cuatro patas puta para echártelos todos, no se como me acomodé pero le empine mi culo el que sujetó con energía y me embistió con una fuerza inmensurable que sentía que me sacaba los ojos por su tremenda penetración, en mi mente solo escuchaba coge, coge, coge, de un empujón que me dio nos despegamos de esa posición, luego me levanto los pies a sus hombros y volvió a introducir mientras yo sentía su golpeteo de sus huevos en mis nalgas, me aferre a las suyas para empujarlo hasta tope y fue cundo sucedió.
Mmmmmmmmmmmmmmmm, demonios que abundante venida, que mecos que me estaba aventando, que contracciones tan hermosas se sentían cuando me arrojó toda esa cantidad de espermas en mí túnel, lo sentía como iba perdiendo fuerza pero se la aprisioné para que no se salieras y así nos mantuvimos por mucho tiempo, solo sintiendo el relajamiento de su verga, entonces me hizo lo que aun no puedo olvidar, saco su pedazo de verga semi erecta, apuntó su palo hacia mi culo y comenzó a orinarse en mi rico agujero, mientras mi culo por inercia y la sensación tan tibia de sus orines que me estaban bañando se medio abría arrojando su travesura hacia el exterior de mi.
Terminamos totalmente húmedos y exhaustos, nos quedamos recostados y cansados casi hasta el amanecer que fue cuando perdí la noción de mi y que amanecí ya desnudo y con sensaciones extrañas en mi ano.
Desperté y ya no estaba, lo tuve que buscar y me dijeron que salió temprano por el alimento del ganado, entonces tome la determinación de regresarme con otro trailero amigo tuyo que iba rumbo a casa por que tenia un compromiso social, es por eso que te mando ésta carta para decirte que llegué bien aunque después te platico por lo que pase a mi regreso.
Por favor no te vayas a enojar, me tomó también por su hembra pero nada es comparado a él, supe que discutieron y no quiero ser la causa de su m*****ia por que han sido mas que amigos, mas bien se consideran hermanos.
Si puedes perdónalo me harías muy feliz sabiendo que ya arreglaron sus diferencias.
Con cariño Mauricio…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.