Cambio de imagen, cambio de vida 6

Se acercan las fiestas de navidad y mi mujer quiere organizar una cena con los pocos amigos y conocidos que tenemos aquí, algo informal pero que podamos coincidir el mayor número parejas de personas conocidas, ella se lo dice a sus amistades del trabajo al igual que yo. Nos confirman un par de parejas, el resto están muy ocupados, normal pienso, es mejor pasar un día de estos con la familia antes que con desconocidos, pero no quiero discutir con mi mujer y le sigo el juego. Me pide el teléfono del centro de estética, que tiene que hacer una consulta, se lo doy, y dejo el tema por zanjado.

Sábado noche y todo está listo para la cena, las dos parejas que confirmaron que vendría ya han llegado, son amigas del trabajo de mi mujer y sus esposos, ellas se han arreglado todo lo posible y más, bien maquilladas, unas manicuras bien perfiladas y unos vestidos elegantes, ellos por su parte llevan unos tejanos y unas camisetas bastante desgastadas, me pongo a su lado y destaco con mi pantalón de lino negro y la camisa. Comento que si empezamos a cenar pero mi mujer me dice que no, que aún faltan dos personas.

Suena el timbre y voy a abrir la puerta, en mi cara una reacción de sorpresa, son ANA y NOELIA, me dicen que las llamo mi mujer, y que les había invitado a una cena, ya que vamos muy a menudo a depilarnos y quería agradecerles el trabajo de alguna manera. Antes de cenar tomamos un par copas, y esto hace que afloren ciertos sentimientos en todos nosotros, justo antes de empezar a cenar las amigas de mi mujer empiezan a despotricar de sus respectivos maridos, las copas de más dan soltura a sus lenguas, en pocos minutos una trifulca entre ellos se desata, mi mujer, ANA, NOELIA y yo intentamos calmarles pero no lo logramos, tras un par de minutos las dos parejas se han marchado de nuestra casa dejándonos estupefactos.

Mi mujer se disculpa por el espectáculo del que hemos sido testigos e insiste en que sigamos nosotros con la cena, accedemos y nos preparamos para cenar. Nos sentamos a la mesa, ANA frente a mí, a su lado se sienta NOELIA y mi mujer delante de ella. La cena entre los cuatro discurre de una forma distendida y agradable, ya hemos terminado el segundo plato, y con el tres botellas de vino, las risas entre nosotros van en aumento y empezamos a hablar de sexo en general, y un comentario sale de mi boca.

– Hay que ver, tengo en la misma habitación a tres mujeres y las tres me han visto desnudo.

Las tres empiezan a reír y hacen un brindis a mi salud, mientras traigo el postre a la mesa, fresas y bombones de trufa, y saco un par de botellas de cava, nos comemos el postre, y vamos bebiendo, pasamos de estar sentados a la mesa a ponernos cómodos en el sofá.
ANA me pregunta por el baño, la acompaño hacia él, mientras andamos por el pasillo ANA lleva su mano hacia mi entrepierna, y con una leve risa me dice al oído.

– Que aras hoy, te follaras a una, a dos, a tres o ninguna?

ANA entra en el baño y cierra la puerta tras de si dejándome muy sorprendido. De regreso al comedor NOELIA y mi mujer no paran de reír, igual que dos adolescentes, ANA regresa del baño y ahora es NOELIA quien me pide que le diga cómo ir al baño, la acompaño hasta la puerta, y de repente un deja vi, NOELIA lleva su mano a mi entrepierna y de sus labios sale la siguiente pregunta.

– Que aras hoy, te follaras a una, a dos, a tres o ninguna?

Cierra la puerta, la misma frase que antes, esas palabras retumbaban en mi cabeza, de vuelta al comedor, ANA y mi mujer seguían ablando y entre risas y brindis, NOELIA regresa del baño y en pocos segundos un mensaje llega a mi móvil. “Ves al baño allí te espera una sorpresa”. Me levanto y me voy al baño, las tres se ríen levemente. Al entrar en el baño encuentro en el medio del suelo unas bragas, un tanga y una nota:

“Las bragas son mías, ANA, y el tanga es mío, NOELIA, y esto es lo más cerca que hoy vas a estar de nuestros coños. Besos”

Recojo las dos prendas y me las guardo en el bolsillo, de vuelta en el comedor me encuentro con un gran espectáculo, en el sofá están ANA y NOELIA medio tumbadas y con la piernas abiertas, mirándome y masturbándose, de repente VERONICA mi mujer me agarra por detrás y me dice al oído.

– Me han dicho que mientras te depilaban en un par de veces te has empalmado pensando en ellas, así que les he propuesto que te calienten y les ha encantado la idea, tú te quedaras aquí quieto, solo miraras. Y ten, las bragas que yo llevaba, para que las pongas con las otras dos.

Mi mujer mete su mano en mi bolsillo y deja en el las bragas que llevaba, me rodea y se sitúa en medio de ANA y NOELIA y empieza a masturbarse, la escena que estoy presenciando me tiene hipnotizado, estoy paralizado por la excitación, las tres se están masturbando delante mío, cada una a su ritmo y de maneras distintas. ANA se acaricia el clítoris de vez en cuando y se penetra el coño con un par de dedos, mientras con la otra mano se acaricia una teta. Mi mujer se palpa el coño con la mano entera, metiéndose tres dedos cada vez que se quiere excitar más. NOELIA por su parte, tiene todo el rato un dedo metido dentro de su coño y con la otra mano no deja de acariciarse el clítoris.

La excitación crece dentro de ellas, gemidos que acompasan la respiración salen de sus bocas, en sus caras se dibujan muecas de placer. Entre ellas y yo solo nos separan tres metros, tres metros que no puedo recortar. Cada vez aceleran más el ritmo, y sus manos se van moviendo más rápido, veo sus coños mojados y carnosos, como se hinchan por la excitación. No sé el tiempo que llevo observándolas, he perdido la noción del tiempo, desearía que esta situación no terminase nunca, ANA, NOELIA y VERONICA, las tres juntas desnudas y masturbándose, un sueño, un sueño que no me dejan tocar.

NOELIA es la primera en correrse, un largo gemido sale de su boca, mientras con las dos manos se abre bien el coño para que salgan todos sus flujos. VERONICA es la siguiente en correrse, con la palma entera de su mano no para de acariciarse el coño, mojándolo sin parar. ANA estalla, un grito de placer sale de su boca, se estremece mientras tiene introducidos tres dedos dentro de su coño, que al sacarlos lentamente veo como chorrean.

En sus caras, sonrisas, miradas picaras, se lamen las manos y los dedos, sus movimientos se han apaciguado, un par de minutos después se levantan, NOELIA se me acerca, me da un beso en la mejilla derecha y se dirige hacia la puerta, ANA me da un beso en la mejilla izquierda, y la sigue. Mi mujer por su parte me da un beso en boca, y antes de que pueda decir nada me cierra la boca con un dedo, se dirige a la puerta para despedir a nuestras invitadas. Oigo risas entre ellas, besos y la puerta como se cierra.

En mi mente regresa un frase, “Que aras hoy, te follaras a una, a dos, a tres o ninguna?” . Ellas tres decidieron hoy por mí, no sé si como castigo o para demostrar que ellas también saben mandar sobre mi persona, y una solo palabra sale de mi boca, muy suave, en voz baja, como un pensamiento efímero.

– Ninguna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.