izmir escort bursa escort izmir bayan escort istanbul escort antalya escort izmir escort bayan izmir escort bursa escort bursa escort kızlar istanbul escort bayan gaziantep escort istanbul escort istanbul escort kızlar

Blanca la fiel viuda nalgona

La historia de cómo Blanca por circunstancias del destino se convierte en una puta de planta.
Blanca es una mujer de 43 años la cual los últimos años los ha vivido sola en su casa debido a la muerte de su esposo hace ya 8 años y dado que sus hijas ya se han casado y mantiene una relación a distancia con ellas, por suerte con la muerte de su esposo el crédito de su casa quedo pagado y un ingreso asegurado aunque mínimo le alcanza a cubrir sus necesidades actuales.
Como ya es costumbre desde que tiene memoria tiene un dolor en la espalda baja lo cual le impide realizar diferentes actividades como trabajar, hacer ejercicio, el más mínimo esfuerzo como agacharse le causa dolor, ella piensa que es debido a su compleción y por ello mismo a maldecido a su suerte, ella ha heredado el físico de su familia “nalgas grandes y abultadas con una cintura muy delgada” a lo cual sabe que les ha ayudado a conseguir familia muy fácilmente (ella y sus hijas se casaron a temprana edad por esa razón) y lo cual le ha ocasionado visitas frecuentes al médico el cual le ha surtido medicamentos adecuados para el dolor general y posteriormente para el dolor crónico, los cuales con el tiempo ya han dejado de tener efecto y su situación se empeora con el paso del tiempo por lo que está empezando a temer que le ocurra lo mismo que a su madre y a su hermana Sara, por lo que con los pocos ahorros que tiene a decidido asistir a otra clínica y explicar su situación esperando una mejoría en su salud.

Blanca: Buenos días doctor.
Medico: Buenos días, tome asiento y dígame cuál es su problema.
Blanca: Gracias doctor.
Blanca: El problema que me aqueja es un dolor en la espalda baja frecuente, lo tengo desde que tengo memoria y con el paso del tiempo está empeorando, es un dolor que ya no me deja ni dormir.
Medico: Usted se lo ha tratado con anterioridad.
Blanca: Si así es desde que tuve a mis hijas empezó a tratármelo, mire aquí tengo las recetas y los medicamentos.
Medico: Ya veo, así que le han recetado medicamentos para disminuir el dolor y dígame hace alguna actividad para mejorar su condición como natación.
Blanca: vera es que yo no tengo muchos ingresos, “llorando” desde la muerte de mi esposo yo…
Medico: Mire por lo que me cuenta sería bueno que se realice unos análisis, le voy a dar esta dirección, tráigamelos tan pronto los tenga y lleve esta tarjeta seguro le darán por lo menos un 70% descuento, será suficiente debido lo que me ha dicho.
Blanca: Muchas gracias doctor.
Medico: espere aun no terminamos, debido a que su problema se agrava cada vez mas no puedo medicarle medicamento contra el dolor pero creo tener una solución “provisional”.
Blanca: Si dígame usted.
Medico: Se va a tomar 2 de estas antes de dormir todos los días, hará que duerma plácidamente y sin problemas y al día siguiente se sentirá como nueva, pero es necesario que usted se encuentre al cuidado de algún familiar.
Blanca: Vera es que yo he vivido sola y pues….
Medico: Es necesario, de otra forma yo no le recetaría.
Blanca: Lo entiendo doctor, le hablare a alguna de mis hijas, después de todo es provisional.
Medico: no lo olvide necesita a alguien que cuide de usted por si presenta alguna m*****ia, estas pastillas son las de menor concentración, las iremos dolcificando de acuerdo a su comportamiento, venga a verme a más tardar en una semana.
Blanca: Muchas gracias doctor, aquí estaré la próxima semana.

Blanca en su casa ha llegado y tomado el teléfono para marcarle a alguna de sus hijas.
Blanca: mmm no debería m*****ar a mis hijas, pues ellas ya tienen sus propias familias y no quiero ser una carga para ellas, es lo menos que puedo hacer por ellas.
Al ser una mujer tímida y muy empática con las personas decide no m*****ar a ninguna de sus hijas, y al no tener otro apoyo, decide probar las pastillas esta noche sin supervisión.
Blanca: son las 6:00 pm, pero la verdad es que ya no aguanto este dolor, con solo ir al consultorio me siento fatal.
Blanca cierra bien su casa y apaga las luces, una vez en su habitación coloca un vaso de agua y las pastillas para dormir a un costado, se toman una a la vez y decide acostarse de inmediato.
Blanca: Me siento genial, ese doctor si sabe lo que hace no como el otro charlatan, jamás me había sentido de esta manera.
Se ha dado cuenta por la ventana que aún es de noche “las 8:00 pm marca el reloj”
Blanca: solo he dormido 2 horas y me siento como nueva, bueno veré que hay en la tele.
Enciende el televisor para ver una de sus novelas, se prepara algo de comer ya que siente mucha hambre, como si no hubiera comido en mucho tiempo, pero al sintonizar el televisor se da cuenta que hay otro programa.
Blanca: Que raro, este programa solo pasa los sábados, si hoy es viernes, deben de haber cambiado la programación.
Continúo cambiando de canal hasta regresar al mismo canal (ya que la programación no era la habitual, ella la conocía al derecho y al revés).
Locutor: Y recuerde que este sábado xx de xxx usted podrá ganar…….
Blanca: No puede ser dormí casi un día entero y yo ni en cuenta, debo de haberme levantado por mi hambre que de otra forma me hubiera quedado perdida hasta no sé cuánto, mejor será hacerle caso al doctor y buscar a alguien que pueda ayudarme, lo mejor será que c*** y me acueste, pero esta vez sin tomar el medicamento.
Al despertar Blanca sentía el dolor que acostumbraba, así que decidió que necesitaba ayuda urgente, pero desistió en hablarle a algún familiar, se levantó pensando que podría hacer, tendió su cama, preparo el desayuno y mientras estaba comiendo tuvo una gran idea.
Blanca: Ya se, como estoy sola en esta amplia casa tal vez deba rentar un cuarto, la chica que lo rente podrá vivir, las dos nos cuidaremos y además podre tener un ingreso extra, pondré el anuncio por periódico.
Blanca llamo al periódico que más conocía, ese plan no le podía fallar.
Blanca: Buen día, es aquí donde puedo colocar anuncios de cualquier tipo.
Recepcionista: con quien tengo el gusto.
Blanca: Mi nombre es blanca Torres
Recepcionista: Si en un momento le comunico con la persona encargada, espere en la línea.
Encargado: Así que quiere hacer un anuncio, bien dígame usted que es lo que quiere colocar palabra por palabra y yo lo colocare.
Blanca: si mmm
Encargado: Bien a partir de este momento no diga palabra alguna que no quiera que se ha publicada.
Blanca: Se renta cuarto económico en (dirección completa) favor de marcar al (xx-xx-xx-xx) con la señora blanca, preferentemente señoritas amables, que gusten de compañía y so sean conflictivas.
Encargado: Bien señora serán unos $800 para el día miércoles usted puede pagar por esta vía (xxxxx) una vez hecho el deposito me marca con el número de folio, corroboro y ya está.
Blanca: Pero si yo lo quiero ya.
Encargado: Serían unos $3000 por urgencia.
Blanca: Pero si 800 me parecía una salvajada, lo necesito mañana, pero bueno usted… solo tengo $500
Encargado: Vera nosotros cobramos por palabra y por el día de publicación, por 500 déjeme ver, se lo dejaría así:
Se Renta cuarto económico, comunicarse con Blanca Tel: (xx-xx-xx-xx)
Encargado: dadas las condiciones es lo más que puedo hacer por usted, pero deberá depositar cuanto antes para que salga el día de mañana temprano.
Blanca: No es lo que esperaba pero ok, yo le depósito y le marco en un momento.
Blanca salió de inmediato y deposito en la cuenta proporcionada, poco tiempo después marco y entrego el folio, parecía que todos sus problemas se resolverían el día de mañana… mañana.
Blanca: Mañana, pero si la necesito cuanto antes, y ahora que puedo hacer, necesito que alguien me cuide y quien puede ser, ya se, voy a pegar volantes y espero que alguien conteste a mi suplica.
Blanca se puso a realizar los volantes, parecían hechos por un niño, pero ella sin conocimiento alguno de computación y sin haber laborado en su vida, comenzó a pegarlos en su colonia, era un poco torpe así que los 20 volantes que realizo los pego solo en 4 calles las cuales pudo caminar, cuando se encontró con un vecino el cual había visto rara a la vez cuando ella compraba en la tienda, lo veía muy frecuente jugando en la maquinita (videojuego) de la tienda, del cual no sabía ni su nombre, mientras pegaba uno de sus anuncios el vecino dejo de jugar y miro como es de costumbre a esa madura de grandes nalgas las cuales en muchas ocasiones seguía hasta su casa y grababa sus enormes nalgas caminando de un lado a otro, él sabía que vivía sola y por chismes de las vecinas sabía que era viuda desde que tenía memoria, su deseo por ella era tal que incluso en alguna ocasión logro treparse por la azotea para robar unos cuantos calzones de esta increíble nalgona y masturbarse pensando en que podría ser suya.
Vecino: Veo que está rentando un cuarto.
Blanca: Si y es urgente.
Vecino: Pues yo conozco a alguien, si le interesa.
Blanca: si, si me interesa, quien sea, lo antes posible.
Vecino: Pues vera es que no tiene lo del depósito.
Blanca: ¿deposito?
Vecino: pues si es que no tiene dinero en este momento.
Blanca: No importa, después que me pague, lo de menos es el dinero.
Vecino: Mire usted pues esta persona tiene problemas en su casa, ya que siempre hay mucho ruido y prefiere salir a perder el tiempo, así que necesita un lugar para quedarse y hacer una vida tranquila.
Blanca: Pobre, yo puedo rentarle un cuarto, no me importa quien sea.
Vecino: No importa quien sea, ni que no le pague al momento, me lo jura.
Blanca: Si así es, y dime quien es.
Vecino: Pues resulta que soy yo, desde hace tiempo que estaba buscando algo, pero no me alcanza para lo que cobran “MENTIRA”
Blanca: pues es que yo buscaba una señorita.
Vecino: Usted me dijo y juro que quien sea, o es que va a faltar a su palabra.
Blanca: Esta bien, puedes ocuparlo el día de hoy, eso sí solo hoy. Si alguna señorita marca mañana tendrás que desocuparlo.
Vecino: No hay problema, yo a usted la había visto por aquí rara vez, parece que usted no sale a menudo.
Blanca: si así es veras es que estoy muy delicada y bueno… ven te enseño donde es.
Vecino: dígame y usted pego los volantes para que marcara una señorita.
Blanca: Si así es
Vecino: Puedo saber dónde los pego.
Blanca: Solo en estas 4 calles, son 20 carteles que yo misma hice.
Vecino: muy bien.
Blanca: ¿qué?
Vecino: que están muy bien hechos.
Blanca: Gracias.
Llegaron a su casa a 4 cuadras, las mismas que camino, abrió la puerta y le mostro la casa, la sala, el comedor, el cuarto, mientras ella hablaba el solo miraba las enormes nalgas, es como si fuera un gran culo que no paraba de hablar, para el solo era un enorme par de nalgas para ser usadas.
Vecino: dirá que soy un metiche, pero solo pego esos anuncios en la calle.
Blanca: si, ha también llame al periódico xxxxxxx, fue la última llamada que realice, deben de publicarlo mañana, por cierto mi nombre es Blanca Torres y usted como se llama.
Vecino: Edgar mi nombre es Edgar, por cierto me dejaría hacer una llamada quiero llamar a mi familia para avisarle.
Blanca: claro, claro, adelante, sirve que yo voy al baño que me estoy aguantado desde que entramos, puedes hablar lo que quiera desde el baño hasta el teléfono no se oye nada.
Edgar se apresuró a ir por el teléfono, marco radial y gracias a su suerte era el periódico.
Edgar: Bueno llamo para cancelar un anuncio que sale mañana.
Recepcionista: Lo comunico.
Edgar: Hablo para cancelar el anuncio de Blanca Torres.
Encargado: Así que bueno que lo cancele no sabe la alegría que me da, porque vera usted no había más espacio, mi jefe me regaño por confirmar así como así, bien eran $500 así que usted puede recoger el cheque aquí mismo con la recepcionista y como va a ser diga su nombre completo.
Edgar: Aaehh Al portador, me asegura que no publicara nada.
Encargado: bien al portador, diga que es para la señora Blanca Torres.
Justo a tiempo salió blanca del baño y se dirigió hacia Edgar.
Edgar: Muchas gracias Blanca, voy por unas cosas y regreso, en unas 2 horas.
Blanca: a ok, recuerda que es solo hasta que marque una señorita, si no fuera porque me URGE
Edgar: si tiene mi palabra.
Blanca se despidió de él y le entrego sus llaves.
Blanca: toma, no se te olvide sacar una copia para ti.
Edgar: Si claro que si Blanquita. … (Susurro) blanquita te voy a dejar la panocha de tanto vaciar mis webos.
Edgar salió hecho un diablo y camino las 4 cuadras que Blanca, quito todos y cada uno de los anuncios, conto y tenía 19 anuncios, le faltaba uno, vio a lo lejos que un niño tenía un avioncito muy parecido al anuncio y le ofreció al niño dinero a cambio, el niño lo acepto sin pensarlo, lotería, ya tenía los 20 anuncios, tomo un camión hacia el periódico ya con el pene escurriendo y totalmente erecto, llego con la recepcionista, la cual sin problema le entrego el cheque.
Ya con ese cheque lo cambio de inmediato en el banco y fue a comprar lo que necesitaría, saco 2 copias de llaves, compro unos 6 espejos, 5 paquetes de condones, un paquete de jeringas, 3 botes para análisis, una lámpara de bolsillo, una lámpara pequeña para habitación y con lo último que le quedo compro las sandalias más silenciosas que pudo encontrar “2 pares”.
Una vez compradas las cosas pasó por su casa y les dijo que se iba, que estaba harto, tomo sus cosas como pudo y se largó.
Fue a la casa de Blanca y ya se estaba muriendo simplemente por pensar todas las porquerías que podía hacer con esa madura, abrió la puerta y hay estaba blanca ya casi lista para dormir.
Edgar: Buenas noches blanca, ya traje mis cosas, voy y vengo.
Blanca: Espera, es que ya tengo sueño (MENTIRA- ya no aguantaba sus dolores), te explico mi situación y podrás retirarte.
Blanca: Mira es que yo siempre he tenido dolor en la espalda baja y el doctor me receto unas pastillas para dormir, que son muy buenas, pero me las tome y dormí casi un día, imagínate, por ello necesito que alguien me cuide cuando duermo y me despierte si es que me paso de sueño, esto es temporal me dijo el doctor, por ello te pido que me ayudes, no te cobrare ni un centavo, en lo que alguna muchacha llama, mira te voy a explicar.
Yo dejare mi puerta abierta antes de tomar mis pastillas y tú dejaras abierta tu puerta, te pido que de favor cheques cada cierto tiempo que yo me encuentre bien y a las 8:00 am me levantes para que te prepare un rico desayuno.
Edgar no podía contener la emoción, tenía pensado hacer todo tipo de porquerías a esta nalgona antes de siquiera contemplar el hecho de tener tan grande oportunidad.
Edgar: Por supuesto señora Blanca yo la cuidare y checare en su habitación como usted me lo pide.
Blanca: Eres un amor, hasta puede que no necesite a ninguna jovencita.
Blanca se preparó para dormir, se tomó las pastillas y se recoso en la cama, mientras Edgar ya no aguantaba más, había pensado cientos de cosas, incluso pensaba colarse en su habitación con sigilo, impregnar su comida con semen y orina, masturbarse con sus bragas, espiarla, grabarla mientras se bañaba, eyacular en su cepillo de dientes, pero cuando ella se le entrego así, él no podía creerlo, estaba muy caliente esperando a que se durmiera, cerro todo, apago las luces y al pasar por el cuarto de esa nalgona escucho algo que lo puso como loco, un fuerte ronquido, no habían pasado ni 20 minutos y la muy puta ya había preparado todo para convertirse en su depósito de semen, porque para él eso era un solo depósito de semen en cual usaría cuantas veces le diera en gana, fue rápidamente al que ahora sería su cuarto, se desnudó completamente y se puso sus nuevas sandalias y miro lo que tenía, rápidamente tomo ambas lámparas, su cámara, su celular, un paquete de condones y el paquete de jeringas, cuando de pronto se dio cuenta.
Edgar: Soy un idiota y si se despierta… ¡A ya se le diré que estaba durmiendo desnudo y escuche que gritaba!
Ya en el cuarto la miro, como un perro hambriento, el perro busca cualquier cosa, a él le habían dado lo que deseaba, esa madura que ha visto desde que era niño, la dueña y causa de sus constantes masturbaciones, de la cual solo tenía 2 bragas ya repletas de semen, avanzo con sigilo y dijo en voz baja:
Edgar: Blanca está usted bien.
Blanca: aggggggggggggggghhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh fiiiiiiiiiiii
Para su mala suerte los vendedores ambulantes pasaron por su calle a todo volumen, hasta el camión de la basura, solo se escondió y miro a Blanca.
Blanca: aggggggggggggggggghhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh fuuuuuuuuuuuuuuu
Ya más entonado decidió hablar cada vez más fuerte, hasta casi gritar, se detuvo cuando el vecino de a lado prendió la luz, ya estaba seguro que ningún ruido la levantaría, comenzó por zarandearla y no se movía, toco sus pechos y nada, pellizco una de sus nalgas, en su lujuria decidió darle una nalgada con toda sus fuerzas.
Blanca: Aghhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh fuuuuuuuuuuu
Edgar se sintió en el cielo, al ver la situación se dio cuenta que no necesitaría los condones ni las sandalias, los aventó afuera del cuarto, cerro bien la cortina, coloco su lámpara de mesa nueva, en dirección a Blanca, coloco su cámara en el ropero enfocando a la cara de Blanca.
Edgar: Bien blanquita como me suplicaste voy a vivir contigo, te usare y me vendré tantas veces como pueda, te are mía, serás mi puta de planta, te are mi depósito de semen, si estás de acuerdo no digas nada:
Blanca: agggggggggggggggggggggghhhhhhhhhhhhhhhhhh fiiiiiiiiiiiiiuuuuuuuuuuuuu
Edgar: Bien trato hecho.
Miro el reloj y eran las 9:05 PM, se dijo así mismo apenas comenzamos, apago su cámara, se acercó a la cara de blanca, la olio y olía menta, un olor que identificaba que se había lavado muy bien los dientes, los miro y eran blancos como perlas, mientras que el en su vida había besado a alguien, debido a que tiene los dientes chuecos, se animó y la beso, sabia a menta, continuo metiendo su lengua en cada rincón de esa boca que ahora le pertenecía, miro la mesa aun costado, una foto de ella y su marido después de su boda, la coloco boca abajo y siguió besándolas, una vez arto de besarla la dejo con la boca completamente abierta, le quito la sabana y miro su escultural cuerpo que tanto deseo, la despojo poco a poco de cada prenda, la más difícil y la más importante era su pantalón, que al ser tan nalgona costaba mucho, opto por tomarlo de ambos pies y tirar del aun jalando a la pobre de Blanca, una vez fuera, quito sus bragas, tomo su celular i realizo varias fotografías, en diferentes ángulos, aventó toda la ropa al suelo y encendió su cámara, una vez encendida se acostó junto a su hembra y empezó un manoseo tremendo, mientras ambos se conectaban con sus bocas, pasaba el tiempo y el seguía manoseando en especial ese gran par de nalgas, estaba tan caliente y era virgen, pero eso terminaba hoy, acomodo a Blanca con las piernas abiertas y mirando hacia el techo, lamio esa panocha llena de pelos, metió su lengua lo más hondo posible, como ya lo había hecho con su boca, ahora tanto la boca como la vagina se encontraban llenas de saliva, la cual salía por sus labios, levanto la cara sin aliento y miro algo que no encajaba en su fantasía, un anillo de bodas, lo retiro sin dudarlo y lo coloco en la mesa , una vez realizado, enfoco bien su cámara apuntando a la vulva de Blanca y dio un acercamiento hasta ver claramente, levantando por los pies a Blanca se colocó entre sus piernas y dijo:
Edgar: Blanca te entrego mi virginidad y cambio tú me entregaras tus nalgas, NO, serás mía todos tus orificios, todo tu cuerpo será mío, es un precio bajo por recibir mi semen.

Diciendo esto coloco su pene entre los labios vaginales y empujo su pene contra ella, poco a poco entraba, Edgar estaba en el cielo, Blanca estaba totalmente estrecha, Edgar no sabía lo que era sentir una vagina pero ella realmente estaba estrecha, después de 8 años siendo fiel al recuerdo de su esposo, esa vagina ahora recibía un intruso, pero ni Blanca, ni su vagina oponían resistencia, era como si la vagina de Blanca tuviera mente propia, la cual se moría de hambre, hambre de verga, El penetro a Blanca hasta chocar con sus Webos y resoplo como un verdadero hombre, eso era a partir de ese momento un hombre, sintió como una espada que entra en su funda, una funda creada solo para él, Blanca estaba tan estrecha que parecía que no estaba a la medida para recibir ese pene, pero eso se arreglaría, siguió penetrando sacando y metiendo su miembro, el cual se encontraba muy bien lubricado, con cada embestida se lubricaba más y más, los chasquidos se escuchaban en todo el cuarto, pronto no eran solo los chasquidos, empezó a rechinar esa cama, esa cama era tan vieja, la misma con la que alguna vez durmió Blanca con su esposo por última vez, rechinaba como si fuera la noche de bodas de una pareja de recién casados, Edgar se detenía cada 5 minutos para no eyacular, esa era la rutina penetraba suavemente y aumentaba el ritmo, una vez que sentía el espasmo se detenía completamente, aunque Blanca no sospechaba nada no solo era la puta de su nuevo inquilino, también era su muñeca de práctica, con ella estaba practicando como retardar su eyaculación, una vez más miro el reloj y eran las 11:13 pm, miro a Blanca sudorosa y con saliva colgando de su boca, totalmente despeinada y no soporto más, dio una fuerte envestida y eyaculo como nunca lo había hecho, sintió cada disparo salir de su miembro no eran 3 ni 4 dio 5 potentes disparos dentro de la vagina de Blanca, mientras bufaba como un a****l
Edgar: Fraaaaaaaaggggggggggggghhhhhhhh
Una vez vertido su semen, no se retiró de su vagina hasta que el pene perdió la erección y se volvió flácido, lo saco de ese orificio con un sonido muy particular:
Vagina: Plurghhhhh
Edgar: Blanca cumplí mi palabra, te convertí en mi depósito de semen, mi puta de planta y ten por seguro que a partir de hoy seré el único y ultimo macho que te usara, mientras tú me das un banquete con tus apetitosas nalgas yo cuidare de ti por las noches, ambos salimos ganando.
Después de esa grandiosa faena, decidió apagar la cámara para ponerla a cargar nuevamente, que buen uso le daría, cuando se levantó se dio cuenta de que apenas podía mantenerse en pie, estaba totalmente agotado fue a su cuarto y prendió su laptop, una vez encendida empezó a descargar el archivo directo a su computadora y dejo cargando la cámara, sin pensarlo se recostó esperando a que el vídeo se descargara por completo, cuando despertó vio su laptop la cual ya tenía todo el archivo descargado, miro el reloj y eran las 4:15 am, no se lo podía creer, había desperdicio unas valiosas horas que pudieron haber sido utilizadas con su nuevo juguete, enojado tomo su cámara totalmente cargada y con espacio totalmente libre para continuar con semejante hembra, al llegar a la habitación de Blanca cambio por completo de ánimo, la miro y vio que se encontraba en la misma posición que la había dejado hace unas horas, parecía que el tiempo no había pasado para ella, continuaba boca arriba con la boca completamente abierta, con silaba seca en el contorno de sus labios, su vagina aún se mantenía con un hilo de semen que conectaba la vagina con su sabana, pegotes en su vello púbico como evidencia de lo ocurrido, de inmediato su pene tomo forma, se endureció como si no estuviera satisfecho, sabía que esta era la oportunidad de su vida, así que sin más preámbulos se acercó a ella, a su rostro, la volvió a besar, esta vez con más descaro, coloco sus manos en su nuca y levanto su cabeza como si fuera un muñeca, Blanca no oponía resistencia así que el metió su lengua nuevamente, la quería devorar, entrelazaba su lengua en la mayor manera posible, una vez extasiado, vio que su pene continuaba duro, incluso palpitaba de la emoción, lo miro fijamente y vio que estaba cubierto de una capa blanquecina “semen y flujos vaginales”, inclusive su vello púbico tenia pegotes de semen, así que se le ocurrió una brillante idea, jalo a Blanca por las axilas y la coloco de manera perpendicular a la cámara, con la cabeza colgando, sostenida solo por una pequeña parte de la cabeza y el cuello, la dejo colgada por unos momentos y tomo la lámpara de bolsillo y con una cinta la pego al pecho de Blanca, la cual apuntaba hacia el cuello de esta, con su cámara en mano comenzó a grabar, empezó a pasar su pene una y otra vez por la cara de Blanca, lo dirigió hacia sus labios, al no oponer resistencia introdujo el pene de golpe hasta la garganta, a lo cual solo se escuchó un ruido:
Blanca: Blugooop
Él sabía que seguía dormida así que no le dio la mayor importancia, era la primera vez que le hacia una mamada y tenia que se fabulosa para que quedara en su memoria, con una buena iluminación y con su cámara totalmente enfocada comenzó a sacar completamente su miembro, se podía ver claramente a través de la cámara como la mitad de esa capa blanquecina desapareció, esta vez decidió retirar el glande para que la cámara lo enfocara mejor, entre esa capa se encontraba cierta cantidad de smegma, mantuvo su pene en esa posición y o metió nuevamente en esa gruta, con su sonido característico:
Blanca: Blugooop
Esta vez lo mantuvo y con su cadera realizo círculos en la cara de Blanca, el vello púbico se podía ver claramente topando contra sus labios, una vez más retiro s pene de golpe y en la cámara se podía ver como el pene había quedado limpio por completo, como si se lo hubieran lavado con delicadeza, a partir de ese momento decidió que Blanca se encargaría de limpiar esa parte de su cuerpo, ya que sería una ofensa que después de haber hecho tan buen trabajo se le negara realizarlo, ya con su pene recubierto de saliva que goteaba en la cara de su ahora hembra, lo metió sin contemplaciones una y otra y otra vez, lo hacía como a él le daba en gana, se movía de atrás hacia delante suavemente, para después meterlo de golpe y sacarlo secamente, se movía en círculos, incluso coloco su pene entre sus mejillas haciendo ver a través de las mismas la figura de su miembro, comenzó a realizar la misma faena que hace unas horas, lo metía suavemente y aumentaba el ritmo gradualmente, una vez que sentía el espasmo, se detenía completamente y continuaba, cada 5 minutos, realmente estaba disfrutando de su boca, este acto lo repitió unas 5 veces más, continuo hasta que sintió que su excitación ya no daba para más, sentía que estaba hirviendo, así que aumento las embestidas lo más fuerte que pudo, en el cuarto nuevamente se escuchaban los rechinidos de la cama y los chasquidos que ahora no eran ocasionados por los labios vaginales, más bien por su boca, hasta que no pudo contenerse y nuevamente Bufo como un a****l.
Edgar: Agghhhrr
Soltando así vario chorros de semen que se dirigieron rápidamente a la garganta de su anfitriona, saco el aun erecto pene.
Blanca: Mmmpppphhhh
Sono como cuando le quitas el chupón a un bebe, miro como el pene se encontraba cubierto de baba y escurriendo nuevamente, pero mas le sorprendió el estado en el que se encontraba Blanca, tenia los ojos abiertos completamente en blanco, con la boca abierta a mas no poder, con bello púbico entre sus labios y dientes, pero sobre todo con un hilo de semen que en ese momento conectaba su boca con el suelo, era tan viscoso que no se caía de su boca solo se mantenía tocando el suelo, ya que la mayor parte se encontraba como un enorme chicle entre el paladar y los dientes, era realmente hermoso, continuo grabando haciendo varios acercamientos, ahora ya con el pene reluciente y con la cabeza más fría decidió que ese semen no debía desperdiciarse, después de todo ella era un depósito de semen, su depósito personal de semen, así que nuevamente la tomo por la cabeza y la levanto con fuerza, hasta que esta quedo en un Angulo de unos 60° sobre la cama, todo esto mientras graba específicamente su boca, mediante la cámara pudo ver como el semen se mantuvo pegado al paladar y bajo por la campana, donde finalmente desapareció, no pudo evitar sentirse excitado nuevamente, esta vez quería divertirse un poco más, a o pesar de ser las 5:30 am él sabía que aun podía disfrutarla una vez más, la movió hacia el lado derecho de tal manera que quedo flexionada hacia los pies de la cama y su culo apuntando hacia la cabecera, ese enorme par de nalgas que tanto morbo le habían ocasionado, no lo pensó 2 veces, recubrió las 2 almohadas una tras otra con la sabana, a modo de crear un bulto, lo acomodo justo en monte de venus, la giro y la puso de espaldas y hay estaba su centro de placer, un enorme par de nalgas redondas que en esa posición parecía que eran mas grandes que el resto de su cuerpo, no pudo evitar pasar su lengua por sus propios labios, saboreando antes del primer contacto, su pene ya se encontraba hinchado por el bobeo constante de sangre, consiente del poco tiempo que tenía decidió empezar, tomo con ambas manos ese enorme par de nalgas y las contrajo una y otra vez, aumentando el ritmo y escuchando como chocaban entre sí, las frotaba en círculos, nuevamente coloco su cámara esta vez en el la mesa de noche apuntando a esas enormes nalgas, le dio un gran beso en cada una de ellas y mostró su pene a la cámara, para inmediatamente introducirlo rápido y bruscamente entre es vulva rellena de semen, la penetración fue más fácil que la primera vez, a pesar de ya haber pasado varias horas, aun se sentía cálida y apretada, esta vez lo hizo sin miramientos, empezó con ligeras embestidas y fue subiendo el ritmo, se escuchaba en toda la casa como si se tratara de personas aplaudiendo, pero lo que en realidad ocurría es que las grandes nalgas de Blanca chocaban contra su Pelvis una y otra y otra vez, cuantas veces se le diera en gana, mantenía el ritmo mientras la cabecera de la cama chocaba contra la pared constantemente, el solo la tomaba de la cintura y empujaba con todas sus fuerzas, ambos cuerpos empapados de sudor, fue tanto placer que esta vez no pudo contenerse cuando la descarga vino sin siquiera darle tiempo de retenerla, la sujeto fuertemente mientras bombeaba el semen restante que quedaba entre sus testículos, los cuales en este momento ya le dolían, como si estuvieran totalmente secos, sabiendo que pronto terminaría esa noche, siguió montando a esa hembra aun cuando ya había eyaculado se mantuvo erecto entrando y saliendo sin contemplaciones, totalmente fatigado la desmonto y se acostó a su lado, no podía dejar de sobarle sus enormes nalgas, vio una vez más vio el reloj el cual marcaba las 6:45, apago su cámara nuevamente y recogió todo lo que había llevado esa noche, una vez dejado todo en su cuarto regreso con Blanca y pudo notar un olor particular, el al pasar estos últimos años masturbándose conocía bien este olor, el cuarto apestaba a semen, sudor y el ultimo aroma lo asocio a la vagina de Blanca, todo se había mezclado, el lugar olía a sexo, pensó para sí mismo que es lo que podía hacer para no ser descubierto después de semejante barbaridad, primero vio a blanca que era la más importante evidencia de lo ocurrido, todo ese aroma provenía de su cuerpo, aunque ella continuaba durmiendo él sabía que en algún momento tendría que despertar, así que tomo, ropa de su cuarto, algunas blusas, las cuales debieron pertenecer a las hijas de Blanca y comenzó a limpiar todo el sudor de su cuerpo, rociándola con un poco de desodorante, miro nuevamente a Blanca y limpio poco a poco su cara, bruscamente con un cepillo comenzó a peinarla, con el cabello totalmente seco, ya viéndola en mejores condiciones hizo lo que acostumbraba, el tenía la mala costumbre de guardar su semen en frascos, así que viendo que a Blanca no le cabía más decidió juntarlo y darle un buen uso, con una tarjeta paso por los labios vaginales de blanca y comenzó a colocarlo en un frasco, ahora tomo una de sus jeringas y retiro la aguja, ya con esto la inserto entre sus labios vaginales y comenzó a succionar, una vez llena la vaciaba en el frasco, retiro esto en 2 ocasiones, una vez hecho esto Blanca se veía como nueva, le coloco la ropa interior y la cómodo en la cama tal y como estaba, al intentar colocar las prendas, no hubo problema a excepción de pantalón, el cual a pesar de utilizar toda su fuerza , seguía sin entrar, desesperado la tapo con la sabana y dejo su pantalón a media rodilla, a pesar de estar muerto de cansancio, sentía mucho morbo y temor al mismo tiempo, él quería saber que diría Blanca cuando despertara, es decir ella podría acusarlo de violación, pasaría su vida en la cárcel, pero de otra forma si no se daba cuenta él podría disfrutarla cuantas veces se le diera la gana, se mantuvo firme y se hecho agua en la cara para disimular el hecho de que no pego el ojo en toda la noche, tomando el poco tiempo que faltaban para las 8 abrió de par en par la ventana y la cortina del cuarto de Blanca, para que el mal olor saliera, cuando volteo y vio su boca, no se había percatado que tenía una maraña de vello púbico en su boca, con desesperación empezó a retirar el pelo con sus dedos, pudo retirar la mayoría, pero los que se quedaron atorados entre sus dientes realmente eran imposibles, con el temor de ser descubierto lo único que se le ocurrió fue cortarlos para que no los viera fácilmente esos 3 vellos rizados se quedaron en los dientes de blanca, cortados de tal manera que no se percibían por la parte frontal, lo cual resolvía el problema, coloco la fotografía como estaba, la miro fijamente y al ver que su pene contenía restos de semen en la punta los limpio con la fotografía, una gota en los labios de los novios y le coloco nuevamente el anillo de bodas a Blanca. Comenzó a descargar los vídeo faltantes en su laptop cuando se dio cuenta de que ya eran las 8:00 am, como lo prometió debería levantarla a esa hora si quería ganar su confianza, pero después de lo ocurrido como la podría levantar, lo pensó bien y tomo un vaso con agua y ligeramente lo salpico en su cara, como no reaccionaba decidió vaciar el vaso completo en su cara, pero no hubo reacción alguna, una vez más el morbo lo domino, la puso de lado y aprovechando que no reaccionaba y con la excusa de levantarla, comenzó a darle fuertes nalgadas una tras otra para ver si se levantaba, pasaron más de 15 minutos y Blanca al igual que sus manos se encontraban rojas, sabía que seguí muy caliente, tomo un plumón permanente y marco esas enormes nalgas por la parte inferior de par en par en la nalga izquierda “cógeme” y en la derecha “gratis”, pero debía ganar su confianza, así que tomo una foto con su celular como recuerdo y en un momento de lucidez recordó que el cuerpo tiene defensas naturales ante ciertas circunstancias, era arriesgado pero debía funcionar, por su bien debía funcionar, tomo la blusa con la que la limpio y se la coloco en la boca, con sus dedos presiono su nariz para que no pudiera respirar, no pasaron ni 3 segundos y Blanca había despertado, agitada y perdida, rápidamente quito la blusa de su hija y la saludo muy sonriente.
Edgar: Buenos días Blanquita, como dormiste.
Blanca: Bien, me siento de maravilla, aunque tengo un poco de nauseas, debe ser por algo que comí ayer.
Edgar: Puedo saber que comiste.
Blanca comió unos huevos con salchicha, pero no deben haber caído muy bien, porque siento agruras en la garganta, la ciento un poco irritada.
Edgar: Debe ser porque cuando duermes roncas muy fuerte.
Blanca: si debe ser eso, mi esposo me decía lo mismo.
Blanca: Veo que hiciste lo que acordamos, me levantaste a la hora que te pedí, muchas gracias, si fuera por mi te dejaría vivir conmigo, pero tú sabes ya coloque los anuncios y si alguna joven marca pues sería obrar de mala fe.
Edgar: No se preocupe Blanquita, yo comprenderé que ¡Sí! alguien llamara me tendré que ir, pero mientras eso ocurre estoy para ayudarla.
Blanca se sentó en la cama con una cara de m*****ia y se sostenía el estomago.
Edgar: Le pasa algo Blanquita.
Blanca: no, no es nada, tengo ganas de ir al baño.
Torpemente intento levantarse, pero su propio pantalón le estorbaba para caminar, desamarro una cinta en el costado del pantalón y por arte de magia el pantalón aumento el ancho de cintura pudiendo así subirlo completamente.
Blanca: realmente con esas pastillas puedo dormir profundamente, ni si quiera recuerdo haber intentado ir al baño, jajaja.
Ya en el baño, blanca se sentó ya que tenía muchos deseos de orinar, sintió como la orina caliente salía y sentía un ardor mientras esto ocurría.
Blanca: huy realmente tenía que ir al baño, tengo que ir con el doctor al terminar la semana, primero me duermo casi un día completo y ahora esto.
Ya al terminar blanca se levantó y al jalar la cadena miro su orina, la cual estaba muy espumosa, parecía como si flotara un líquido blanco entre toda esa espuma, como es su costumbre tomo un poco de papel y limpio sus labios vaginales, lo paso y vio una especie de moco blanco en el rollo, mezclado con su orina, había pasado tanto desde que Blanca veía eyacular a un hombre que inocentemente pensó que era la medicina expulsada de su cuerpo, es decir todas las toxinas deben salir de su cuerpo, lo medito un poco y ese ligero dolor al orinar era un precio muy bajo comparado con su dolor de espalda.
Blanca ya más despierta y sin ese espantoso dolor en la espalda, saludo a Edgar amablemente.
Blanca: te voy a preparar el desayuno, después de todo te lo has ganado.
Edgar: (sonriente) No es nada, usted es tan servicial, que hasta podría decir que estoy abusando de su hospitalidad.
Blanca: no es nada, tiende tu cama en lo que yo preparo el desayuno.
Edgar no podía disimular la felicidad que tenía, había usado ese tremendo par de nalgas y ella ni siquiera lo había notado, esto debería continuar así y nada debía cambiarlo, así que busco en la habitación de Blanca alguna evidencia, para poder eliminarla cuanto antes, no encontró nada, pero vio en su mesita de noche el medicamento y rápidamente tomo una foto de la portada, también tomo la receta del medicamento y la guardo en su habitación, esto lo puso muy excitado nuevamente, así que se le ocurrió algo para saciar su morbo.
De entre sus cosas tenia algunas golosinas, de las cuales tomo los chocolates rellenos y con la punta de la jeringa que había utilizado hizo un pequeño orificio entre los pliegues del chocolate, con otra jeringa retiro el relleno y con una más, coloco el semen que había res**tado de Blanca, esto lo hizo con 3 chocolates y los guardo con discreción 3 en su bolsa izquierda “con semen” y 3 3nsu bolsa derecha “sin semen”, también lleno la jeringa sin punta con su semen.
Blanca: A desayunar.
Edgar miro a Blanca la cual al ser una mujer hogareña le había servido como se le trata a un esposo, pudo ver que coloco 2 platos con chilaquiles, 2 tazas de café y condimentos para los mismos.
Blanca: adelante siéntate y desayuna.
Empezaron a condimentar sus platos cuando sonó el teléfono, Blanca muy contenta corrió a contestar, lo que Edgar aprovecho para condimentar mejor la comida de blanca, su café tenía crema en la parte superior, así que agrego unas pequeñas gotas de su semen en este y lo batió, en cuanto a su plato lo condimento con una capa del semen sobrante, y le agrego una ligera capa de crema, se veía prácticamente igual, blanca regreso a los pocos minutos.
Blanca: hay estos vendedores, una espera una llamada importante y solo le quitan el tiempo a una.
Edgar permanecía comiendo pero observando en cada instante como Blanca tomo una cuchara para posteriormente dirigir la comida hacia su boca, todo parecía en cámara lenta, vio como lo introducía y saboreaba, Blanca con una sonrisa dijo:
Blanca: a poco no son los mejores que has probado.
Edgar: si claro
Continuaron comiendo hasta que blanca empezó a hacer una especie de buches con la boca.
Blanca: Hay esta crema la compre el día de ayer y parece que esta cuajada, mira.
Le mostro su boca sin recato alguno, al que Edgar excitadísimo saco su celular y le tomo y par de fotos, en su boca se podía ver como el semen se había agrupado en su boca y se le dificultaba tragárselo, además que uno de los pelos se encontraba hay nadando entre esa “crema”, realmente esa foto valía oro.
Edgar: pues no sabe nada mal, debería pasársela de golpe con un poco de café.
A lo cual ella obedeció y se tomó más de la mitad del café de un solo trago, cuando dejo la taza no se podía ver nada de crema sobre este, su corazón estaba latiendo muy rápido, continuaron hasta dejar vacíos sus platos.
Blanca: Termine, voy a levantar los platos.
Edgar: Espere, pensé que tal vez quisiera un chocolate.
Blanca: hay mijito, pero no vez que tengo las 2 manos ocupadas con los trastes.
Ni flojo ni perezoso encendió la cámara de su celular y saco uno de sus chocolates y lo dirigió a su boca, ella tan simpática como siempre abrió la boca y recibió uno el cual mastico y su cara era todo un poema, antes de que dijera palabra alguna, Edgar saco los otros 2 y los metió uno a uno en su boca, a lo cual no le quedo más que masticarlos, nuevamente hizo buches con la boca abriendo la de par en par su boca.
Blanca: me saben un poco agrios.
Blanca le mostro el relleno de los chocolates a Edgar y con un poco de asco se lo trago.
Edgar: sabe, debe de habérsele quedado el sabor de la crema en su boca, por ello ese sabor.
Blanca: si eso debe ser.
Se dirigió a lavar los platos, mientras que Edgar con su celular en mano disfrutaba del espectáculo que hace pocos minutos le regalo esa puta de nalgas grandes, se dirigió a su cuarto para descargar esas joyas, Blanca sin sospechar nada al respecto permaneció haciendo sus labores habituales, se sentó a esperar una llamada que nunca llegaría, recostada viendo la televisión, mientras que Edgar permaneció dormido en su habitación, sabiendo que nadie llamaría, esa puta ya era suya y de nadie mas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Bienvenidos al sitio oficial de historias sexuales! Durante más de dos décadas, hemos sido los líderes en historias porno hardcore anal cuentos de sexo. Con un amor por todas las cosas culo, sexrelatos.com te trae la mejor anal lesbiana, grandes tetas Milf relatos, follando culo interracial, hardcore películas de doble penetración, inserciones extremas, y mucho más.